¿Có­mo acep­ta­ría­mos los pre­cios en pe­se­tas?

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Fernando Trías de Bes Es­cri­tor y eco­no­mis­ta

An­te una hi­po­té­ti­ca vuel­ta a la pe­se­ta nos sor­pren­de­rían los pre­cios que pa­ga­mos por las co­sas. Fernando Trías de Bes lo ana­li­za con re­sul­ta­dos apa­bu­llan­tes. Ejem­plos: en el sú­per ve­ría­mos el li­tro de agua mi­ne­ral a 72 pe­se­tas o el li­tro de un re­fres­co de co­la a 182. “¿Me co­bra el ca­fé con le­che?”. “215 pe­se­tas, por fa­vor”, nos res­pon­de­rían.

Se vie­ne ha­blan­do úl­ti­ma­men­te de una even­tual sa­li­da del eu­ro de Es­pa­ña. ¿Qué pro­ba­bi­li­dad exis­te? ¿Có­mo se lle­va­ría a ca­bo el re­gre­so a la pe­se­ta? ¿Qué pa­sa­ría con nues­tra deu­da ex­ter­na si la pe­se­ta se des­plo­ma­se?

Per­mí­tan­me que abor­de en mi pró­xi­mo ar­tícu­lo es­tas im­por­tan­tes cues­tio­nes y que me cen­tre hoy en al­go más en­tre­te­ni­do. Las va­ca­cio­nes no han ter­mi­na­do, son días de lec­tu­ras pla­cen­te­ras de ha­ma­ca y som­bri­lla. To­da li­te­ra­tu­ra que se pre­cie de­be ser re­la­jan­te, pues el oto­ño se pre­sen­ta mo­vi­di­to y ya habrá tiem­po pa­ra el rock du­ro.

Su­pon­ga­mos que efec­ti­va­men­te Es­pa­ña ha en­via­do al eu­ro a ha­cer gár­ga­ras y he­mos adop­ta­do nues­tra in­me­mo­rial pe­se­ta, el du­ro, y los cin­co du­ros que ya sólo apa­re­cen en Cuén­ta­me. La mo­vi­da es es­pec­ta­cu­lar. Al igual que en enero del 2002, cuan­do la gen­te deam­bu­la­ba por los mer­ca­dos con eu­ro­cal­cu­la­do­ras, com­pro­ban­do el cam­bio sin asi­mi­lar cuán­to des­em­bol­sa­ban ni cuán­to les de­vol­vían, sin pun­tos de re­fe­ren­cia, per­di­dos co­mo el ojo del ma­ni­quí de Sa­bi­na, aquel día don­de un pre­cio de 187 se trans­for­mó en la ex­tra­ñí­si­ma ci­fra de 1,12 y los es­ca­pa­ra­tes eran pro­pios de ciu­da­des ex­tran­je­ras, tal que si hu­bié­se­mos adop­ta­do el dó­lar ame­ri­cano o el mar­co ale­mán.

Pues cie­rren los ojos e ima­gi­nen que la si­tua­ción se re­vier­te. Ama­ne­ce­mos una ma­ña­na con los pre­cios de nue­vo en pe­se­tas. Los es­pa­ño­li­tos he­mos can­jea­do nues­tra cal­de­ri­lla y bi­lle­tes, in­clui­do al­guno de esos ca­da vez más es­ca­sos Bin La­den, por fla­man­tes y re­na­ci­das pe­se­tas, re­sur­gi­das cual ave fé­nix mo­ne­ta­ria.

EL TI­PO DE CAM­BIO

¿Cuál se­ría el ti­po de cam­bio? Su­pon­ga­mos que los po­lí­ti­cos o la troi­ka en­car­ga­da de fi­jar­lo op­ta­sen por cam­biar 1 eu­ro por 100 de las nue­vas pe­se­tas.

Au­to­má­ti­ca­men­te, el país su­fri­ría una de­va­lua­ción, sólo no­mi­nal, pe­ro enor­me. Así, un pro­duc­to de 6 eu­ros, lo ve­ría­mos ro­tu­la­do a 600 pe­se­tas. Nos da­ría la sen­sa­ción de que las co­sas se han aba­ra­ta­do, pe­ro una nó­mi­na de 1.800 eu­ros, a fi­nal de mes, mos­tra­ría un apun­te de 180.000 pe­se­tas, y no de 300.000, co­mo aho­ra es­ti­ma­mos. ¿Cuál se­ría la reac­ción po­pu­lar? La gen­te bra­ma­ría in­dig­na­da: ¡pe­ro si yo en­tre­gué 166,386 pe­se­tas por ca­da eu­ro! ¡Que me de­vuel­van to­das mis pe­se­tas!

Aho­ra ima­gi­ne­mos lo con­tra­rio, que se op­ta por un cam­bio de 300 pe­se­tas por ca­da eu­ro. La per­cep­ción se­ría de que los pre­cios se han dis­pa­ra­do. Un pro­duc­to a 6 eu­ros es­ta­ría a

Mi es­ti­ma­ción es que, des­de la in­tro­duc­ción del eu­ro, he­mos per­di­do en­tre un 30% y un 40% de po­der ad­qui­si­ti­vo en pro­duc­tos de con­su­mo bá­si­co de la ces­ta de la com­pra” “¿Me da una ba­guet­te?”. “Son 150 pe­se­tas”. La cer­ve­za en el chi­rin­gui­to de la pla­ya cos­ta­ría 500...

1.800 pe­se­tas. De nue­vo, in­dig­na­ción en la ca­lle, a pe­sar de que los sa­la­rios tam­bién au­men­ta­rían no­mi­nal­men­te.

Y aho­ra ima­gi­ne­mos que ni una co­sa ni la otra y que, por un mo­ti­vo ro­mán­ti­co-po­lí­ti­co, se fi­ja­se un cam­bio de 166,386 nue­vas pe­se­tas por ca­da eu­ro. La in­dig­na­ción per­sis­ti­ría, pues al ver ro­tu­la­dos los pre­cios en pe­se­tas… ¡se evi­den­cia­ría la in­fla­ción la­ten­te de es­ta dé­ca­da! Pro­ba­ble­men­te los fi­che­ros pú­bli­cos con los cál- cu­los del IPC des­apa­re­ce­rían de los ser­vi­do­res pa­ra no de­jar ras­tro (ni As­san­ge los en­con­tra­ría) de có­mo pu­do ven­der­se al vul­go un IPC que a na­die cua­dra­ba.

APLI­QUE­MOS EL CAM­BIO

Les doy pre­cios ac­tua­les en pe­se­tas. ¡Qué di­fe­ren­cia cal­cu­lar­los men­tal­men­te que ver­los es­cri­tos! En la ta­qui­lla del ci­ne lee­ría­mos: “Una en­tra­da, 1.085 pe­se­tas” y, den­tro, “pa­lo­mi­tas + be­bi­da, 1.000 pe­se­tas”.

En el sú­per ve­ría­mos el li­tro de agua mi­ne­ral a 72 pe­se­tas, el li­tro de un re­fres­co de co­la a 182 pe­se­tas, un li­tro de le­che en­te­ra de mar­ca a 165 pe­se­tas.

“¿Me co­bra el ca­fé con le­che?”. “215 pe­se­tas, por fa­vor”, nos res­pon­de­rían. Al lle­nar el de­pó­si­to de un co­che de ta­ma­ño me­dio, con ca­pa­ci­dad pa­ra unos 50 li- tros de ga­so­li­na, le co­bra­rían cer­ca de 10.000 pe­se­tas, que era lo que abo­na­ba un trans­por­tis­ta en el 2001 pa­ra lle­nar el de­pó­si­to de su ca­mión ar­ti­cu­la­do. “¿Me da una ba­guet­te?”. “Son 150 pe­se­tas”. La cer­ve­za gran­de en el chi­rin­gui­to de la pla­ya cos­ta­ría 500 pe­se­tas…

He rea­li­za­do el ejer­ci­cio de com­pa­rar los pre­cios en pe­se­tas del 2001 con los de un even­tual re­gre­so a la pe­se­ta hoy. La in­fla­ción me­dia anual su­fri­da es sim­ple­men­te es­can­da­lo­sa. El agua mi­ne­ral ha subido un 9,1% ca­da año, de pro­me­dio; el ci­ne, un 6,1%; los re­fres­cos o el pan, un 7,1%; la ga­so­li­na sú­per, un 5,0%.

Por su par­te, el sa­la­rio bru­to me­dio anual y la in­fla­ción han au­men­ta­do a ra­zón de un 2,9% anual, de pro­me­dio, du­ran­te el pa­sa­do de­ce­nio. Se de­be­ría cal­cu- lar pa­ra un con­jun­to más am­plio de pro­duc­tos y ser­vi­cios, pe­ro mi es­ti­ma­ción es que, des­de la in­tro­duc­ción del eu­ro, he­mos per­di­do en­tre un 30% y un 40% de po­der ad­qui­si­ti­vo en pro­duc­tos de con­su­mo bá­si­co de la ces­ta de la com­pra. Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res de­nun­cia­ron es­to con cálcu­los si­mi­la­res los pri­me­ros años tras adop­tar la nue­va mo­ne­da.

¿Có­mo pu­di­mos ab­sor­ber es­tos pre­cios si los sa­la­rios no au­men­ta­ban en la mis­ma pro­por­ción? ¡Si la eco­no­mía cre­cía! Muy sencillo: por­que era el cré­di­to quien fi­nan­cia­ba el con­su­mo, tan­to vía prés­ta­mos per­so­na­les o hi­po­te­cas co­mo vía crea­ción de em­pleo de un mo­de­lo de cre­ci­mien­to in­sos­te­ni­ble. Es de­cir, la bo­rra­che­ra cre­di­ti­cia ab­sor­bía la bre­cha en­tre sa­la­rios y el cos­te de la vi­da, efec­tos se­cun­da­rios po­co co­men­ta­dos de es­ta le­tal bur­bu­ja.

En reali­dad, la gen­te per­ci­bía

En es­tos años la bo­rra­che­ra cre­di­ti­cia ab­sor­bía la bre­cha en­tre sa­la­rios y el cos­te de la vi­da

que los pre­cios subían, pe­ro, ¡ay, ma­gia de los nú­me­ros! Los au­men­tos de un nú­me­ro pe­que­ño son me­nos ob­vios que los de uno gran­de. Si un pre­cio pa­sa de 12 a 13,20 eu­ros no nos qui­ta el sue­ño, al fin y al ca­bo ¿quién se in­dig­na por un eu­ro? En cam­bio, si pa­sa de 2.000 a 2.200 pe­se­tas, nos pa­re­ce me­nos acep­ta­ble. ¡Pues es el mis­mo im­por­te y au­men­to!

Los re­don­deos que in­cor­po­ró el eu­ro hi­cie­ron es­tra­gos en los pro­duc­tos de im­por­tes ba­jos. Que se lo di­gan a los po­bres críos, cu­yos chi­cles pa­sa­ron de 5 pe­se­tas a 3 cén­ti­mos el 1 de enero del 2002, y al ca­bo de po­co ya cos­ta­ban 5 cén­ti­mos (¡in­fla­ción del 66%!) “pa­ra fa­ci­li­tar el cam­bio”.

¿Có­mo se po­dría erra­di­car de los nue­vos ró­tu­los la cons­ta­ta­ción de in­fla­ción? Pues me­dian­te la se­mán­ti­ca. In­tro­du­cien­do un pre­fi­jo, co­mo por ejem­plo, neo­pe­se­ta. Se­ría de es­te mo­do que, al ver la en­tra­da al ci­ne a 1.085 neo­pe­se­tas, man­ten­dría­mos la in­dul­gen­cia de es­tos diez años.

Aun­que lo más pro­ba­ble es que se crea­se una mo­ne­da par­tien­do de ce­ro y, de sa­li­da, se man­tu­vie­se la pa­ri­dad con el eu­ro pa­ra no liar más las co­sas, que bas­tan­te en­re­da­das es­ta­rían. En tal ca­so, ha­bría que in­ven­tar un nue­vo nom­bre que no re­cor­da­se a nues­tra an­ti­gua mo­ne­da. His­pa­nios, pe­sos es­pa­ño­les, fi­li­pos, qué se yo. El pri­mer día los pre­cios se­rían co­mo el an­te­rior. ¿Se ima­gi­nan? Ofer­ta es­pu­ma de afei­tar: 1,99 fi­li­pos.

Ac­to se­gui­do, la de­va­lua­ción se­ría in­mi­nen­te. Pe­ro eso se­rá ob­je­to de mi pró­xi­mo ar­tícu­lo.

ALE­XAN­DRA BEIER / REUTERS

Lle­nar el de­pó­si­to de un co­che de ta­ma­ño me­dio, con ca­pa­ci­dad pa­ra 50 li­tros, cos­ta­ría cer­ca de 10.000 pe­se­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.