IM­PLO­SIÓN, RE­CU­PE­RA­CIÓN, DES­TRUC­CIÓN Y CRE­CI­MIEN­TO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La lla­ma­da de­fla­ción in­ter­na se pue­de ob­te­ner con el apo­yo de la nue­va car­ga fis­cal y el im­pul­so de com­pe­ti­ti­vi­dad que se de­ri­va de un au­men­to sus­tan­ti­vo y ge­ne­ra­li­za­do del IVA, que en­tra­rá en vi­gor el 1 de sep­tiem­bre”

Ha­ce me­dio si­glo se men­cio­na­ba tran­qui­la­men­te la fra­se “me en­can­ta pa­gar im­pues­tos, con ellos com­pro ci­vi­li­za­ción”. Los im­pues­tos de hoy atien­den a mu­chas ne­ce­si­da­des que van más allá (o acá) de la ci­vi­li­za­ción, co­mo las deu­das acu­mu­la­das, las pre­fe­ren­cias de los ges­to­res, la su­per­po­si­ción de ni­ve­les ad­mi­nis­tra­ti­vos pú­bli­cos y sus múl­ti­ples me­dios de in­for­ma­ción, la sub­ven­ción de mu­chas ac­ti­vi­da­des –al­gu­nas in­tere­san­tes y con­ve­nien­tes–, los fun­cio­na­rios y em­plea­dos que ges­tio­nan esas ac­ti­vi­da­des y otras pres­ta­cio­nes que con­fi­gu­ran un lar­go et­cé­te­ra in­tere­sa­do en am­pliar sus re­cur­sos, aun­que sea a cos­ta de fre­nar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra re­cu­pe­rar ese cre­ci­mien­to y el em­pleo que apor­ta, se im­po­ne, tran­si­to­ria­men­te, un au­men­to fis­cal im­por­tan­te que fre­na­rá el em­pleo y el con­su­mo pe­ro que se es­pe­ra que per­mi­ta vol­ver al cre­ci­mien­to y el em­pleo.

Los cam­bios en la tri­bu­ta­ción, ade­más de la re­cau­da­ción, obli­gan a es­tu­diar las im­pli­ca­cio­nes, a tra­tar de mi­ni­mi­zar su car­ga y, cuan­do se pue­de, apro­ve­char pa­ra ga­nar clien­tes y cuo­tas de mer­ca­do, de lo cual po­dría sa­lir al­go útil. La lla­ma­da de­fla­ción in­ter­na se pue­de ob­te­ner con el apo­yo de la nue­va car­ga fis­cal y el im­pul­so de com­pe­ti­ti­vi­dad que se de­ri­va de un au­men­to sus­tan­ti­vo y ge­ne­ra­li­za­do del IVA, que en­tra­ra en vi­gor el día 1 de sep­tiem­bre. La pri­me­ra im­pre­sión

las em­pre­sas que man­ten­gan los pre­cios o los au­men­ten po­co, ob­ten­drán más cuo­ta de mer­ca­do

lle­va a pen­sar en un au­men­to ge­ne­ra­li­za­do de los pre­cios, a una re­duc­ción im­por­tan­te del con­su­mo y de la ca­pa­ci­dad de aho­rro de las fa­mi­lias, pe­ro tan­to los pro­duc­to­res co­mo los com­pra­do­res bus­can vías pa­ra re­du­cir el de­te­rio­ro de sus in­gre­sos y, al ha­cer­lo, pue­de re­com­po­ner­se bue­na par­te de la eco­no­mía.

En pri­mer lu­gar, las em­pre­sas que man­ten­gan los pre­cios o los au­men­ten po­co, ob­ten­drán más cuo­ta de mer­ca­do, afian­za­rán a sus clien­tes y ac­ce­de­rán a otros nue­vos. Eso, ha­bi­tual­men­te, se lo­gra re­du­cien­do el mar­gen de be­ne­fi­cios y con­fiar en que el au­men­to de ven­tas com­pen­se la de­trac­ción fis­cal, pe­ro hay op­cio­nes me­jo­res y que han da­do re­sul­ta­dos en si­tua­cio­nes de­li­ca­das co­mo la ac­tual. La al­ter­na­ti­va me­jor pa­sa por re­du­cir los cos­tes de pro­duc­ción a lo lar­go de to­da la ca­de­na de pro­duc­ción, de trans­por­te, de ven­ta y post ven­ta.

Las me­jo­ras sue­len pro­ve­nir de in­no­va­cio­nes que trans­for­man el pro­duc­to o la for­ma de ela­bo­rar­lo. En am­bas apa­re­cen cam­bios sus­tan­ti­vos que dan lu­gar a in­ven­cio­nes y nue­vos pro­duc­tos o, sim­ple­men­te, re­du­cen el tiem­po de ela­bo­ra­ción, me­jo­ran la ro­bus­tez, cam­bian com­po­nen­tes o los pro­ce­sos de mon­ta­je.

Así pues hay, al me­nos, dos for­mas de con­se­guir la re­duc­ción de cos­tes de pro­duc­ción, el cam­bio in­no­va­dor y drás­ti­co o la re­duc­ción con­ti­nua que acu­mu­la las ideas de to­da la plan­ti­lla, las su­ge- ren­cias de los pro­vee­do­res, la com­pa­ra­ción con los com­pe­ti­do­res y la es­cu­cha de los clien­tes pa­ra adap­tar­se.

Los pro­ce­sos in­dus­tria­les pue­den ser lar­gos y las me­jo­ras en ca­da es­la­bón be­ne­fi­cian a to­da la ca­de­na. Siem­pre hay for­mas de me­jo­rar; los que las en­cuen­tran pro­gre­san, los otros des­apa­re­cen. En paí­ses co­mo Ale­ma­nia y Ja­pón la re­la­ción en­tre tra­ba­ja­do­res y di­rec­ción es in­ten­sa, la coopera-

Los pro­ce­sos in­dus­tria­les son lar­gos y las me­jo­ras en ca­da es­la­bón be­ne­fi­cian a to­da la ca­de­na

ción es flui­da, es útil y apor­ta con­fian­za. En los paí­ses me­di­te­rrá­neos hay me­nos re­la­ción y cier­to dis­tan­cia­mien­to que ayu­da po­co a tra­ba­jar pen­san­do en el con­jun­to de la en­ti­dad. Pro­ba­ble­men­te, el he­cho de que los es­tu­dian­tes no ten­gan la opor­tu­ni­dad de pa­sar una par­te de sus va­ca­cio­nes tra­ba­jan­do en al­gu­na em­pre­sa y, tam­bién, las di­fi­cul­ta­des que los que es­tu­dian for­ma­ción pro­fe­sio­nal pa­ra, más tar­de, bus­car más ca­pa­ci­ta­ción, ex­pli­can es­tas di­fe­ren­cias. Sea lo que fue­re, es im­por­tan­te en­con­trar la for­ma de ga­nar en efi­ca­cia lo que ca­pa­ci­te pa­ra re­du­cir cos­tes de pro­duc­ción en cuan­tía ca­paz de com­pen­sar el au­men­to del IVA o cual­quier otro.

El ob­je­ti­vo que con­se­guir es que na­die pier­da, lo que se pue­de al­can­zar si ca­da par­te re­du­ce sus cos­tes y pre­cios, pe­ro man­te­nien­do los már­ge­nes. Así, la car­ga fis­cal que ha au­men­ta­do se pue­de apli­car al mis­mo pro­duc­to que se ven­de a un pre­cio in­fe­rior al exis­ten­te an­tes del au­men­to y, lo que es de la mis­ma im­por­tan­cia, con au­men­to de la ca­pa­ci­dad de ven­der y ex­por­tar. La de­va­lua­ción in­ter­na es es­to y no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca pér­di­das, pe­ro sí que re­quie­re ha­cer más y me­jor con me­nos cos­te y tiem­po.

La evo­lu­ción lle­va a es­tas in­no­va­cio­nes, pe­ro ge­ne­ral­men­te con len­ti­tud. Uno de los as­pec­tos que mar­ca las di­fe­ren­cias en­tre em­pre­sas, e in­clu­so en­tre paí­ses, es la ca­pa­ci­dad de cam­biar pa­ra me­jor y ha­cer­lo con­ti­nua­men­te, pe­ro es­to va más allá de lo que aho­ra mis­mo exi­ge la pro­tec­ción de los clien­tes y ha­cer que el acer­ca­mien­to de los ti­pos de gra­va­men se apro­xi­me a los apli­ca­dos en la UE. Es­to es, pa­sar del 18% y el 8% al 21% y el 10%, res­pec­ti­va­men­te, con una me­dia en Es­pa­ña de un 12,2% y en­tre el 15% y el 25% de me­dia en­tre los otros miem­bros de la UE.

Con­si­dé­re­se el pri­mer ca­so. El pa­so del 18% al 21% im­pli­ca un au­men­to del 3% que pue­de cu­brir­se, en pri­mer lu­gar, con re­duc­ción de un 1% de cos­te el ori­gen de los pro­duc­tos, sus com­po­nen­tes y su ela­bo­ra­ción. El se­gun­do pun­to co­rres­pon­de a la lo­gís­ti­ca, trans­por­tes, aco­pios, al­ma­cén, de­vo­lu­cio­nes y afi­nes. El ter­ce­ro re­co­ge la ven­ta, co­bros, de­vo­lu­cio­nes, et­cé­te­ra. Por si al­guno aflo­ja que­da al­go en la cen­tral, en re­cur­sos, fi­nan­cia­ción, pu­bli­ci­dad, et­cé­te­ra. Las em­pre­sas que es­ti­mu­lan y atien­den con se­rie­dad las su­ge­ren­cias que reciben sue­len man­te­ner la pau­ta útil y que crea buen am­bien­te.

Si las re­la­cio­nes en­tre las dis­tin­tas par­tes tie­nen un gra­do me­dio de con­ti­nui­dad, la asun­ción del re­to –mu­chas em­pre­sas han pa­sa­do por al­go peor– pue­de ges­tio­nar­se sin gran­des es­fuer­zos con la con­vic­ción de me­jo­ra en la re­la­ción con clien­tes y con au­men­to de la cuo­ta de ven­tas, por­que por más ten­sas que sean las ne­go­cia­cio­nes, los re­sul­ta­dos se ven con pron­ti­tud. La bús­que­da sis­te­má­ti­ca de esos aho­rros da su pre­mio que re­dun­da en be­ne­fi­cio ge­ne­ral y jus­ti­fi­ca el nom­bre de de­va­lua­ción in­ter­na, que per­du­ra sin de­caer sien­do más efi­caz que la tra­di­cio­nal, que se em­pie­za a des­ha­cer des­de el mo­men­to en que se apli­ca.

DA­NI DUCH / ARCHIVO

Luis de Guin­dos, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y Cristóbal Mon­to­ro en la rue­da de pren­sa del 13 de ju­lio en que se anun­ció la subida del IVA pa­ra el 1 de sep­tiem­bre

Joa­quín Trigo Eco­no­mis­ta Di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.