LA RE­VO­LU­CIÓN DE LAS ENER­GÍAS LIM­PIAS SA­LE A CUEN­TA

La Vanguardia - Dinero - - ESCENARIOS ENERGÉTICOS - ALAS­TAIR MI­LLER / BLOOM­BERG

SPar­que eó­li­co en Bre­ta­ña (Fran­cia)

Las fuen­tes de ener­gías re­no­va­bles y un al­to po­ten­cial de la efi­cien­cia se dan prác­ti­ca­men­te en to­do el mun­do, en con­tras­te con otras fuen­tes de energía que se con­cen­tran en un nú­me­ro li­mi­ta­do de paí­ses”

egún la Agen­cia Internacional de la Energía –un or­ga­nis­mo ase­sor de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos de la OCDE–, el mun­do dis­po­ne de un am­plio aba­ni­co de tec­no­lo­gías ca­pa­ces de re­vo­lu­cio­nar el ac­tual sis­te­ma ener­gé­ti­co, re­du­cien­do drás­ti­ca­men­te las emi­sio­nes glo­ba­les de efec­to in­ver­na­de­ro, me­jo­ran­do la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca y ge­ne­ran­do un im­por­tan­te be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co.

En un in­for­me pre­sen­ta­do el pa­sa­do 11 de ju­nio y ti­tu­la­do Energy tech­no­logy pers­pec­ti­ves 2012, la agen­cia di­fe­ren­cia tres es­ce­na­rios fu­tu­ros que po­dría­mos ca­ta­lo­gar, res­pec­ti­va­men­te, co­mo con­ti­nuis­ta, re­for­mis­ta y re­vo­lu­cio­na­rio.

El pri­me­ro mues­tra que de se­guir con las ten­den­cias ac­tua­les las emi­sio­nes de CO , se mul­ti­pli

2 ca­rían por dos du­ran­te el pe­rio­do 2010-2050, lo que com­por­ta­ría un au­men­to apro­xi­ma­do de 6ºC en la tem­pe­ra­tu­ra me­dia glo­bal. Es­te es­ce­na­rio, de­no­mi­na­do 6DS ( 6 de­grees sce­na­rio) nos di­ce a las cla­ras que la re­la­ción exis­ten­te en la ac­tua­li­dad en­tre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de­man­da ener­gé­ti­ca y emi­sio­nes de CO es

2 cla­ra­men­te in­sos­te­ni­ble.

El se­gun­do es­ce­na­rio (4DS) asu­me que los paí­ses aca­ba­rán cum­plien­do los com­pro­mi­sos ac­tual­men­te ad­qui­ri­dos pa­ra re­du­cir sus emi­sio­nes de CO , lo que se

2 tra­du­ci­ría en­tre el 2010 y el 2050 en un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia glo­bal en torno a los 4ºC. Un es­ce­na­rio me­jor que el an­te­rior, pe­ro to­da­vía cla­ra­men­te in­sos­te­ni­ble.

El ter­cer es­ce­na­rio, de­no­mi­na­do 2DS, ex­plo­ra las op­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer reali­dad un fu­tu­ro sos­te­ni­ble ba­sa­do en una ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y en un sis­te­ma ener­gé­ti­co mas equi­li­bra­do en el que las fuen­tes de energía re­no­va­bles y la dis­mi­nu­ción de emi­sio­nes ad­qui­ri- rían es­pe­cial re­le­van­cia. El 2DS iden­ti­fi­ca las op­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y las vías po­lí­ti­cas que per­mi­ti­rían ase­gu­rar, con un 80% de pro­ba­bi­li­dad, li­mi­tar en el 2050 a 2˚ C el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra glo­bal.

El mun­do dis­po­ne de un am­plio aba­ni­co de tec­no­lo­gías ca­pa­ces de re­vo­lu­cio­nar el ac­tual sis­te­ma ener­gé­ti­co

Sin du­da, una de las con­clu­sio­nes mas re­le­van­tes del Energy

tech­no­logy pers­pec­ti­ves 2012 es que, a lar­go pla­zo (en el 2050), los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de­ri­va­dos de la im­ple­men­ta­ción a es­ca­la glo- bal del es­ce­na­rio 2DS so­bre­pa­sa­rían am­plia­men­te los cos­tes re­la­cio­na­dos con las in­ver­sio­nes ini­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra su desa­rro­llo –in­clu­so sin te­ner en cuen­ta el va­lor ge­ne­ra­do al evi­tar los da­ños po­ten­cia­les aso­cia­dos al cam­bio cli­má­ti­co–. ¿Que nú­me­ros jus­ti­fi­can es­ta con­clu­sión?

Por lo que res­pec­ta al apar­ta­do de cos­tes del 2DS, se es­ti­ma que los re­la­cio­na­dos con el su­mi­nis­tro de energía y la de­man­da de tec­no­lo­gías pa­ra el pe­rio­do 2010-2050 ron­da­rían los 140 bi­llo­nes de dó­la­res. Una ci­fra que su­pera en apro­xi­ma­da­men­te 36 bi­llo­nes los pre­vis­tos en el es­ce­na­rio ten­den­cial in­sos­te­ni­ble 6DS. Eso sig­ni­fi­ca que la re­vo­lu­ción con­du­cen­te a un sis­te­ma ener­gé­ti­co ba­jo en car­bono re­que­ri­ría de un es­fuer­zo ex- tra que a es­ca­la mun­dial su­pon­dría una in­ver­sión adi­cio­nal me­dia cer­ca­na a 130 dó­la­res por per­so­na y año du­ran­te cua­ren­ta años.

En­tre los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de la in­ver­sión adi­cio­nal de­man­da­da en el es­ce­na­rio sos­te­ni­ble 2DS ca­be con­si­de­rar, muy en par­ti­cu­lar, los li­ga­dos a la dis­mi­nu­ción de la de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les. La me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca pre­vis­ta en el 2DS dis­mi­nui­ría la ta­sa de cre­ci­mien­to del con­su­mo ener­gé­ti­co y, al mis­mo tiem­po, la sus­ti­tu­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les por re­no­va­bles y bio­car­bu­ran­tes re­du­ci­ría de for­ma drás­ti­ca las can­ti­da­des gas­ta­das en la com­pra de pe­tró­leo, gas y car­bón. Así, en el 2020 los paí­ses im­por­ta­do­res ha­brían aho­rra­do un to­tal de 450 exa­jou­les (EJ) en com­pras de com­bus­ti­ble fó­si­les. Es­to equi­va­le al to­tal de las im­por­ta­cio­nes de los paí­ses de la OCDE du­ran­te los úl­ti­mos seis años.

Y pa­ra el 2050, el es­ce­na­rio 2DS cal­cu­la que el aho­rro acu­mu­la­do en com­bus­ti­bles fó­si­les su­pon­dría cer­ca de 9.000 EJ, una ci­fra equi­va­len­te a más de 15 años de la ac­tual de­man­da mun­dial de

Ir ha­cia un nue­vo sis­te­ma ener­gé­ti­co glo­bal ba­jo en car­bono es eco­nó­mi­ca­men­te via­ble a lar­go pla­zo

energía pri­ma­ria. Se­gún el Energy

tech­no­logy pers­pec­ti­ves 2012 du­ran­te el pe­rio­do 2010-2050 to­do ello po­dría re­por­tar un aho­rro cer­cano a los 100 bi­llo­nes de dó­la­res. Si a es­ta ci­fra le des­con­ta­mos el mon­to de las in­ver­sio­nes adi­cio­na­les con­tem­pla­das en el es­ce­na­rio 2DS, ob­ten­dría­mos un aho­rro ne­to acu­mu­la­do su­pe­rior a los 60 bi­llo­nes de dó­la­res.

To­do in­di­ca que la mar­cha ha­cia un nue­vo sis­te­ma ener­gé­ti­co glo­bal ba­jo en car­bono es per­fec­ta­men­te via­ble des­de una pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo. Pe­ro, ade­más, me­re­ce la pe­na no ol­vi­dar que se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca y mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co van de la mano. El es­ce­na­rio 2DS de­mues­tra có­mo la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y el des­plie­gue ace­le­ra­do de tec­no­lo­gías ba­jas en emi­sio­nes de car­bono pue­den ayu­dar a re­cor­tar los gas­tos de los go­bier­nos, re­du­cir la de­pen­den­cia de las im­por­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas y a dis­mi­nuir las emi­sio­nes.

Las fuen­tes de ener­gías re­no­va­bles y un al­to po­ten­cial de la efi­cien­cia se dan prác­ti­ca­men­te en to­das las par­tes del mun­do, en con­tras­te con otras fuen­tes de energía que se con­cen­tran en un nú­me­ro li­mi­ta­do de paí­ses. La re­duc­ción de la in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca jun­to a la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca pa­ra su­mi­nis­trar energía, su­pon­drían a lar­go pla­zo, amén de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, ma­yor se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca.

VANGUFuen­te:Energy Tech­no­logy Pers­pec­ti­ves 2012 LA AR­DIA

Ma­riano Mar­zo

Ca­te­drá­ti­co de Re­cur­sos Ener­gé­ti­cos de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.