LA BAN­CA FUER­ZA CAM­BIOS EN LA FI­NAN­CIA­CIÓN DE LAS EM­PRE­SAS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Los fon­dos de al­to ries­go in­ter­na­cio­na­les y los bancos de in­ver­sio­nes han rein­ven­ta­do los bo­nos cor­po­ra­ti­vos o deu­da emi­ti­da por gran­des em­pre­sas, en al­gu­nos ca­sos con ca­li­fi­ca­cio­nes ba­jas”

La fi­nan­cia­ción cam­bia por­que tam­bién lo ha­ce el sis­te­ma ban­ca­rio. Aho­ra bien, los cam­bios son dis­tin­tos si se tra­ta de com­pa­ñías que co­ti­zan en bol­sa res­pec­to de las que no co­ti­zan. Y en la si­tua­ción ac­tual, los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do va­rían fun­da­men­tal­men­te por ti­pos de paí­ses. Los que tie­nen una pri­ma de ries­go por la deu­da so­be­ra­na ele­va­da (Ita­lia y Es­pa­ña) pa­gan más ca­ro el cré­di­to ban­ca­rio. En el otro ex­tre­mo, los go­bier­nos que pue­den emi­tir deu­da pú­bli­ca a me­dio pla­zo con ti­pos de in­te­rés que no su­pe­ran los 50 pun­tos bá­si­cos (0,5%, ca­so de Ale­ma­nia), las po­si­bi­li­da­des de con­se­guir fi­nan­cia­ción son me­jo­res y más am­plias. Por ejem­plo, si un in­ver­sor de Bar­ce­lo­na desea com­prar un in­mue­ble en Ber­lín pue­de con­se­guir fi­nan­cia­ción de bancos ale­ma­nes y pa­ga­rá me­nos de la mi­tad.

Y tam­bién in­flu­ye des­de lue­go el ci­clo eco­nó­mi­co y la for­ma có­mo se fi­nan­cia­ban las gran­des em­pre­sas cuan­do em­pe­zó la cri­sis. En la que aho­ra nos pa­re­ce una cri­sis ba­nal, la del bie­nio 1993-1995, que tu­vo la for­ma tí­pi­ca de V (caí­da brus­ca, re- cu­pe­ra­ción y sa­li­da rá­pi­da, con crea­ción de em­pleo), las em­pre­sas que en 1993 te­nían ni­ve­les de deu­da ba­jos sa­lie­ron an­tes de la cri­sis mien­tras que las más en­deu­da­das per­die­ron cuo­ta de mer­ca­do y tu­vie­ron más di­fi­cul­ta­des pa­ra re­cu­pe­rar­se.

En la cri­sis ac­tual, las gran­des em­pre­sas ale­ma­nas hi­cie­ron fren­te al pri­mer em­ba­te de la caí­da

El cam­bio que es­tá te­nien­do con­se­cuen­cias más gra­ves es la con­ge­la­ción del mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio

del PIB el año 2008 con bue­nos már­ge­nes de ex­plo­ta­ción y po­ca deu­da so­bre ca­pi­ta­les per­ma­nen­tes. Re­cu­pe­ra­ron rá­pi­da­men­te su pa­pel de fuer­za mo­triz de Eu­ro­pa. Las más en­deu­da­das que­da­ron re­za­ga­das. En otros paí­ses, las sus­pen­sio­nes de pa­gos y las quie­bras se su­ce­die­ron en­tre las que no co­ti­za­ban en bol­sa, pe­ro in­clu­so en el se­lec­ti­vo gru­po del ín­di­ce Ibex 35 las que es­ta­ban li­ga­das a la cons­truc­ción, las ace­rías y la obra ci­vil se vie­ron obli­ga­das a rea­li­zar cam­bios pro­fun- dos en su es­truc­tu­ra de fi­nan­cia­ción. Al­gu­nas in­clu­so de­ja­ron de co­ti­zar. Ba­jo la pers­pec­ti­va ac­tual, los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do pue­den re­su­mir­se en cua­tro gran­des lí­neas:

1. El en­ca­re­ci­mien­to del cré­di­to ban­ca­rio y la con­ge­la­ción de los prés­ta­mos sin­di­ca­dos (mer­ca­do de Lon­dres) es­tán obli­gan­do a las gran­des com­pa­ñías es­pa­ño­las a dis­mi­nuir los ni­ve­les de en­deu­da­mien­to, apla­zar el pa­go de di­vi­den­dos y, en al­gu­nos ca­sos, a de­jar de re­com­prar sus pro­pias ac­cio­nes en bol­sa, lo que era tam­bién una for­ma de re­mu­ne­ra­ción in­di­rec­ta que fa­vo­re­cía a los ac­cio­nis­tas. Esos cam­bios son re­cien­tes, por­que cuan­do la pri­ma de ries­go era ra­zo­na­ble (250 pun­tos) las gran­des com­pa­ñías se fi­nan­cia­ban emi­tien­do bo­nos o deu­da cor­po­ra­ti­va en torno al 6% anual. Eso su­ce­día an­tes del pri­mer res­ca­te de Gre­cia y lo ha­cían las eléc­tri­cas, em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y to­da­vía al­gu­nas in­ge­nie­rías.

2. El cam­bio que es­tá te­nien­do con­se­cuen­cias más gra­ves es la con­ge­la­ción del mer­ca­do al por ma­yor o in­ter­ban­ca­rio. Los bancos ya no se pres­tan en­tre sí (por des­con­fian­za) y de es­ta for­ma se va re­du­cien­do la ca­pa­ci­dad de pres­tar a las em­pre­sas. Salvando to­das las dis­tan­cias, se­ría co­mo si las gran­des cen­tra­les ma­yo­ris­tas de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos ce­rra­ran por fal­ta de su­mi­nis­tros. Des­de Mer­ca­bar­na a Mer­ca­za­ra­go­za. Las tien­das mi­no­ris­tas ten­drían que ce­rrar. Cuan­do eso ocu­rrió en el in­ter­ban­ca­rio de Lon-

Las em­pre­sas que ne­ce­si­tan bie­nes de equi­po pi­den cré­di­to com­pra­dor a Ale­ma­nia o Sue­cia

dres, el nue­vo go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ofre­ció a los bancos 500.000 mi­llo­nes de eu­ros en di­ciem­bre pa­sa­do, a tres años y un ti­po de in­te­rés anual del uno por cien­to. En fe­bre­ro re­pi­tió la ope­ra­ción. Pa­ra in­du­cir a los bancos a que hi­cie­ran uso de esas fa­ci­li­da­des pa­ra dar prés­ta­mos a las em­pre­sas (y no com­pra­ran de­ma­sia­da deu­da so­be­ra­na de Ita­lia y Es­pa­ña, co­sa que no pu­do evi­tar), úl­ti­ma­men­te de­ci­dió que la li­qui­dez que les so­bra­ra el BCE no la re­mu­ne­ra­ría.

Mien­tras exis­tió el gi­gan­tes­co mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio, con de­pó­si­tos a 90 días, re­no­va­bles in­de­fi­ni­da­men­te, po­dían fi­nan­ciar­se las ma­yo­res ope­ra­cio­nes que pue­dan ima­gi­nar­se a 30 o 50 años. Eso ya no exis­te y ha si­do ne­ce­sa­rio bus­car nue­vas vías, co­mo los bo­nos cor­po­ra­ti­vos.

3. Los bancos se re­con­vier­ten y vuel­ven al ne­go­cio tra­di­cio­nal, que es el que ge­ne­ra in­gre­sos re­cu­rren­tes y ries­gos ba­jos. Pe­ro los fon­dos de al­to ries­go in­ter­na­cio­na­les y los bancos de in­ver­sio­nes han rein­ven­ta­do los bo­nos cor­po­ra­ti­vos o deu­da emi­ti­da por las gran­des em­pre­sas, en al­gu­nos ca­sos con ca­li­fi­ca­cio­nes ba­jas, pe­ro am­pa­ra­das por los bue­nos re­sul­ta­dos de las que han ga­na­do cuo­ta de mer­ca­do en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Se tra­ta de una fi­nan­cia­ción to­da­vía a pla­zos de­ma­sia­do cortos (me­dia de cin­co años) pe­ro que en Eu­ro­pa ya ma­ne­ja bi­llo­nes de eu­ros y en Es­ta­dos Uni­dos, de dó­la­res. Tam­po­co es una for­ma ba­ra­ta, pues en el ca­so de Es­pa­ña al ries­go ne­go­cio y el se­gu­ro de la emi­sión y co­lo­ca­ción es ne­ce­sa­rio aña­dir la pri­ma de ries­go país, que en­ca­re­ce es­ta nue­va fuen­te de fi­nan­cia­ción. La es­tán uti­li­zan­do las eléc­tri­cas es­pa­ño­las, com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, in­ge­nie­rías y em­pre­sas de ser­vi­cios. Y el Go­bierno es­pa­ñol las pro­pu­so a los bancos con ne­ce­si­da­des de re­ca­pi­ta­li­za­ción ba­jo una va­rian­te más com­ple­ja, los lla­ma­dos co­cos, que no son más que obli­ga­cio­nes ne­ce­sa­ria­men­te con­ver­ti­bles en ac­cio­nes ba­jo unas con­di­cio­nes es­tric­tas, que en al­gu­nos ca­sos pue­den compu­tar co­mo ca­pi­tal prin­ci­pal.

4. Pa­ra con­cluir, han au­men­ta­do las ga­ran­tías que se exi­gen pa­ra con­ce­der prés­ta­mos ban­ca­rios, por­que tam­bién la ban­ca ha te­ni­do que ha­cer fren­te a una fi­nan­cia­ción más exi­gen­te. Lo que an­tes pa­ga­ban las py­mes aho­ra es fre­cuen­te que se apli­que a las gran­des em­pre­sas: 1,85% por ries­go ne­go­cio más 2,5% por ries­go país (en el ca­so de Es­pa­ña); to­tal, pues, un 4,35% de mar­gen que se re­car­ga al ti­po va­ria­ble (co­mi­sio­nes apar­te). Ma­los tiem­pos pa­ra en­deu­dar­se. Por eso las em­pre­sas que ne­ce­si­tan bie­nes de equi­po pi­den cré­di­to com­pra­dor a Ale­ma­nia o Sue­cia. Los aho­rros son im­por­tan­tes. Hoy ven­de quien da cré­di­to, y en eso los es­can­di­na­vos y ale­ma­nes son es­pe­cia­lis­tas.

J.M. CENCILLO

Han au­men­ta­do las ga­ran­tías que se exi­gen pa­ra con­ce­der prés­ta­mos ban­ca­rios, por­que tam­bién la ban­ca ha te­ni­do que ha­cer fren­te a una fi­nan­cia­ción más exi­gen­te

Ro­bert Tor­na­bell

Ca­te­drá­ti­co de ban­ca y ex­de­cano de Esa­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.