LA FUER­ZA DE LA COOPE­RA­CIÓN

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Joan M. Hernández Gas­cón Di­rec­ción ge­ne­ral d’in­dús­tria de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya

Jor­di Pu­jol lo de­cía con fre­cuen­cia y te­nía ra­zón: “El ca­rác­ter in­dus­trial de su es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va es lo que ha per­mi­ti­do que Ca­ta­lun­ya ha­ya dis­fru­ta­do his­tó­ri­ca­men­te de una po­si­ción de li­de­raz­go eco­nó­mi­co en el con­jun­to de Es­pa­ña”. Antón Cos­tas lo ha se­ña­la­do va­rias ve­ces y tam­bién tie­ne ra­zón: “El va­lor de la in­dus­tria tras­cien­de lo eco­nó­mi­co por­que ge­ne­ra un ti­po de va­lo­res so­cia­les y vir­tu­des cí­vi­cas que no sur­gen fá­cil­men­te en otras ac­ti­vi­da­des”. Dos opi­nio­nes que sin­te­ti­zan al­go que, en mi opinión, es in­dis­cu­ti­ble: que Ca­ta­lun­ya no se­ría lo que es si el desa­rro­llo in­dus­trial no hu­bie­se si­do el eje fun­da­men­tal de su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Efec­ti­va­men­te, la ac­ti­vi­dad in­dus­trial tie­ne un pa­pel cla­ve en la mo­der­ni­za­ción de nues­tra so­cie­dad por su in­fluen­cia en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas y en el desa­rro­llo de la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción. La in­dus­tria ha te­ni­do y tie­ne un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la ver­te­bra­ción de la eco­no­mía ca­ta­la­na y en la ge­ne­ra­ción de efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res so­bre el res­to de ac­ti­vi­da­des que con­tri­bu­yen de una ma­ne­ra de­ci­si­va al bie­nes­tar so­cial. Y es con­ve­nien­te re­cor­dar que la fuer­te tra­di­ción in­dus­trial ca­ta­la­na no es con­se­cuen­cia de la dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­rias pri­mas o re­cur­sos ener­gé­ti­cos, sino de un im­por­tan­te es­pí­ri­tu em­pren­de­dor que ha si­do his­tó­ri­ca­men­te ca­paz de im­pul­sar nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les, mu­chas de ti­po familiar.

En el mar­co de los desafíos a los que se en­fren­ta la eco­no­mía mun­dial, fun­da­men­tal­men­te el cam­bio tec­no­ló­gi­co y la glo­ba­li­za­ción, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más de­fi­ni­to­rias de la in­dus­tria ca­ta­la­na co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia: la re­du­ci­da di­men­sión de nues­tras em­pre­sas.

Es ver­dad que en mo­men­tos de cri­sis las py­mes pue­den te­ner más fle­xi­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al cam­bio, pe­ro no lo es me­nos que con la apa­ri­ción de un nue­vo mo­de­lo in­dus­trial que se ma­ni­fies­ta en la di­fu­mi­na­ción de la fron­te­ra en­tre ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra y ser­vi­cios, y que pro­vo­ca que los mo­de­los de ne­go­cio y las es­tra­te­gias que eran úti­les pa­ra com­pe­tir ha­ce unos años, hoy ya no lo sean tan­to. La fal­ta de em­pre­sas de ta­lla su­fi­cien­te pa­ra ac­tuar co­mo trac­to­ras y ser com­pe­ti­ti­vas en el mer­ca­do glo­bal se con­vier­te en una de­bi­li­dad.

Co­mo es bien sa­bi­do, una de las ma­ne­ras más efi­ca­ces pa­ra en­fren­tar­se a las li­mi­ta­cio­nes de­ri­va­das de la re­du­ci­da di­men­sión em­pre­sa­rial es la coope­ra­ción, pe­ro ra­zo­nes so­cio­cul­tu­ra­les de­ri­va­das del he­cho de que nues­tras py­mes sean ma­yo­ri­ta­ria­men­te de pro­pie­dad familiar es­tán, pro­ba­ble­men­te, en la ba­se de otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­bi­li­tan com­pe­ti­ti­va­men­te a nues­tro te­ji­do pro­duc­ti­vo: la es­ca­sa pro­pen­sión de la em­pre­sa ca­ta­la­na a es­ta­ble­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas. Por esa ra­zón, ha­ce ya mu­chos años que una de las lí­neas de la po­lí­ti­ca in­dus­trial que se desa­rro­lla en Ca­ta­lun­ya po­ne el én­fa­sis en tra­ba­jar con las em­pre­sas pa­ra sub­ra­yar que, en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes, se pue­de coope­rar pa­ra com­pe­tir me­jor.

Con­tri­buir a di­fun­dir la idea de que la coope­ra­ción in­ter­em-

De­be­mos re­cor­dar que la fuer­te tra­di­ción in­dus­trial ca­ta­la­na es fru­to de un im­por­tan­te es­pí­ri­tu em­pren­de­dor

pre­sa­rial pue­de tra­du­cir­se en ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas es uno de los ac­ti­vos de la po­lí­ti­ca de clús­te­res desa­rro­lla­da en Ca­ta­lun­ya y es­tá en la ba­se del es­ta­ble­ci­mien­to de una nue­va re­la­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y el te­ji­do em­pre­sa­rial.

Las ini­cia­ti­vas de re­fuer­zo de la com­pe­ti­ti­vi­dad que ar­ti­cu­lan la po­lí­ti­ca de clús­te­res se fun­da­men­tan en la pro­mo­ción y me­jo­ra de las re­la­cio­nes in­ter­em­pre­sa­ria­les y en la coor­di­na­ción pú­bli­co-pri­va­da, y se es­truc­tu­ran al­re­de­dor de la re­fle­xión con­jun­ta de em­pre­sas y Ad­mi­nis­tra­ción so­bre los desafíos de fu­tu­ro y los po­si­cio­na­mien­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra su­pe­rar­los, lo que, a su vez, exi­ge la pues­ta en mar­cha de pro­ce­sos di­ná­mi­cos y par­ti­ci­pa­ti­vos que agru­pen a las em­pre­sas por ne­go­cios y en los que los par­ti­ci­pan­tes es­tén dis­pues­tos a rom­per con el sa­ber con­ven­cio­nal.

Vi­vi­mos una épo­ca con­vul­sa en la que los cam­bios se pro­du­cen a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y no sal­dre­mos ade­lan­te si la in­dus­tria no ejer­ce un pa­pel fun­da­men­tal en nues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca. Ne­ce­si­ta­mos am­bi­ción em­pre­sa­rial y com­pli­ci­dad del sec­tor pú­bli­co, em­pre­sa­rios ca­pa­ces de im­pul­sar pro­yec­tos in­dus­tria­les com­pe­ti­ti­vos y una ad­mi­nis­tra­ción bu­si­ness friendly en la que la po­lí­ti­ca in­dus­trial ten­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te. En eso es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.