La ofi­ci­na rom­pe sus fron­te­ras

Na­ce el ‘ne­work’: un con­cep­to de tra­ba­jo fle­xi­ble que im­pli­ca cam­bios fí­si­cos en la em­pre­sa

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

Tras el pa­rón va­ca­cio­nal, la pró­xi­ma se­ma­na la gran ma­yo­ría de tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les vol­ve­rán –si no lo han he­cho ya- a su ofi­ci­na de siem­pre, con el ho­ra­rio de siem­pre. Pe­ro al­go em­pie­za a cam­biar po­co a po­co en las em­pre­sas: el es­ti­lo de tra­ba­jo es ca­da vez más fle­xi­ble, y ca­da vez son más los pro­fe­sio­na­les que es­co­gen sus pro­pios ho­ra­rios y es­pa­cios de tra­ba­jo. Las ofi­ci­nas de las em­pre­sas tam­bién co­mien­zan a trans­for­mar­se fí­si­ca­men­te pa­ra dar res­pues­ta a las nue­vas ne­ce­si­da­des de sus tra­ba­ja­do­res: a es­ta nue­va ten­den­cia se le lla­ma ne­work y ya se han apun­ta­do a ella fir­mas co­mo Mi­cro­soft, Jazz­tel, Ke­llogs, ING Di­rect o La­bo­ra­to­rios Merck, que ya han trans­for­ma­do sus se­des cor­po­ra­ti­vas en es­pa­cios fle­xi­bles.

“El ne­work se de­fi­ne co­mo aquel con­cep­to de tra­ba­jo que da li­ber­tad al pro­fe­sio­nal pa­ra ele­gir la ubi­ca­ción y ho­ra­rio óp­ti­mos pa­ra desa­rro­llar sus ta­reas en el día a día”, ex­pli­ca Fran­cis­co Váz­quez, pre­si­den­te de 3G Of­fi­ce. En su opinión, las po­lí­ti­cas ha­bi­tua­les de te­le­tra­ba­jo “no siem­pre son exi­to­sas por­que a ve­ces su­po­nen una im­po­si­ción pa­ra ha­cer des­de ca­sa ac­ti­vi­da­des que el em­plea­do pre­fe­ri­ría ha­cer des­de la ofi­ci­na”, y de­fien­den que el pro­fe­sio­nal de­be po­der op­tar a tra­ba­jar tan­to fue­ra de la ofi­ci­na co­mo en ella, en fun­ción de su ne­ce­si­dad.

Es­ta nue­va for­ma de tra­ba­jar lle­va in­trín­se­ca, ase­gu­ra Váz­quez, una adap­ta­ción de los es­pa­cios cor­po­ra­ti­vos: “Des­apa­re­ce el con­cep­to de una me­sa pa­ra ca­da em­plea­do, así co­mo los des­pa­chos ce­rra­dos pa­ra los car­gos más al­tos de la em­pre­sa: el es­pa­cio ac­tual de las ofi­ci­nas es­tá so­bre­di­men­sio­na­do e in­fra­uti­li­za­do y po­dría re­du­cir­se has­ta un 50%”. Jun­to a LA Aso­cia­dos y Mi­cro­soft In­no­va­tion Cen­ter for Pro­duc­ti­vity, 3G Of­fi­ce ha im­pul­sa­do el Work­pla­ce In­no­va­tion Group, un gru­po de co­la­bo­ra­ción in­de­pen­dien­te que ase­so­ra a em- pre­sas pa­ra im­plan­tar una ofi­ci­na fle­xi­ble.

Ade­más del es­pa­cio, el ne­work exi­ge re­or­ga­ni­zar los re­cur­sos hu­ma­nos y las tec­no­lo­gías. “Im­pli­ca pa­sar del pre­sen­tis­mo a cen­trar­se en los re­sul­ta­dos, y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que los tra­ba­ja­do­res de to­dos los ni­ve­les ac­tua­li­cen o desa­rro­llen nue­vas ha­bi­li­da­des”, des­ta­ca Leo­pol­do Alandete, Pre­si­den­te de L&A Aso­cia­dos.

En paí­ses co­mo Ho­lan­da o el Reino Uni­do el tra­ba­jo fle­xi­ble es­tá com­ple­ta­men­te im­plan­ta­do, de la mis­ma ma­ne­ra que an­tes se veía na­tu­ral ir al tra­ba­jo con un ho­ra­rio de­ter­mi­na­do. En Es­pa­ña, las em­pre­sas que ya lo han im­plan­ta­do creen que pron­to se­rá ha­bi­tual. “Es­te sis­te­ma de tra­ba­jo es el más ade­cua­do pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­ja­dor y la con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral y per­so­nal”, ase­gu­ra Fernando Car­ne­ros, di­rec­tor de in­mue­bles y ser­vi­cios ge­ne­ra­les de Mi­cro­soft. En­tre otras ven­ta­jas, Car­ne­ros cita una me­jor re­ten­ción del ta­len­to, el aho­rro de cos­tes y la dis­mi­nu­ción de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les in ití­ne­re.

La fir­ma de ca­fé y té D.E. Mas­ter Blen­ders 1753 en­car­gó a 3G Of­fi­ce que trans­for­ma­ra su se­de cor­po­ra­ti­va en Es­pa­ña en una ofi­ci­na fle­xi­ble. “Te­ne­mos una nue­va cul­tu­ra, unos nue­vos va­lo­res y nue­vos ob­je­ti­vos, y que­ría­mos trans­mi­tir­lo tam­bién en el es­pa­cio”, ex­pli­ca An­na La­mar­ca, di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de la fir­ma. Se creó en sus ofi­ci­nas un gran es­pa­cio abier­to co­mún don­de na­die, ni si­quie­ra el di­rec­tor ge­ne­ral, dis­po­ne de des­pa­cho; los tra­ba­ja­do­res se or­ga­ni­zan en cé­lu­las in­ter­de­par­ta­men­ta­les y los em­plea­dos cuen­tan con un es­pa­cio de reunión al que lla­man Coffee &Tea Club. “En él ex­pe­ri­men­ta­mos, ex­plo­ra-

Des­apa­re­ce el con­cep­to de una me­sa por em­plea­do y los des­pa­chos ce­rra­dos, in­clu­so pa­ra los je­fes

mos, com­par­ti­mos, nos reuni­mos y tra­ba­ja­mos: el cam­bio de at­mós­fe­ra ha si­do es­pec­ta­cu­lar y es­tá sien­do cla­ve pa­ra nues­tro cam­bio cul­tu­ral”, ase­gu­ra La­mar­ca. “He­mos me­jo­ra­do tan­to la co­mu­ni­ca­ción que ne­ce­si­ta­mos me­nos reunio­nes, es­ta­mos to­dos más dis­po­ni­bles, so­mos más fle­xi­bles y flu­ye me­jor el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción”, aña­de.

3G OF­FI­CE / ARCHIVO

Se­de cor­po­ra­ti­va de la fir­ma 3G Of­fi­ce en Ma­drid, con­ver­ti­da en una ofi­ci­na fle­xi­ble sin fron­te­ras fí­si­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.