Es­ce­na­rio ideal pa­ra el ci­ne his­tó­ri­co

Mas Pi, eri­gi­da en el si­glo XV en Vi­la­bla­reix, es una ma­sía for­ti­fi­ca­da que al­ber­ga en el in­te­rior sin­gu­la­res es­tan­cias y un sin­fín de ra­ros ob­je­tos

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - ca­sas@lavan­guar­dia.es Jor­di Pa­la­rea

Re­cios mu­ros y ga­ri­tas de de­fen­sa en las es­qui­nas. Se su­po­ne ade­más que la cons­truc­ción es­ta­ba ro­dea­da por una mu­ra­lla. Y es que cuan­do en 1415, Joan Pi, ori­gi­na­rio de Vi­la­bla­reix, re­gis­tra la pro­pie­dad an­te el no­ta­rio Ber­nat Soler, de Gi­ro­na, ya su­po­nía que la vi­da y la ac­ti­vi­dad agrí­co­la no iba a ser siem­pre bu­có­li­ca.

En­tre la gue­rra ci­vil ca­ta­la­na, las re­vuel­tas de los re­men­ces y los ban­di­dos que pu­lu­la­ban en la épo­ca, Joan Pi y sus su­ce­so­res go­za­ron du­ran­te bas­tan­te tiem­po de una ma­sía for­ti­fi­ca­da por si pin­ta­ban bas­tos en esa zo­na pró­xi­ma a la ciu­dad de Gi­ro­na. En 1699, Mas Pi pa­sa a ma­nos de Isi­dre Ca­nou, ca­nó­ni­go de Gi­ro­na, y cam­bia el nom­bre por el de Mas Ca­nou. La ac­tual fa­mi­lia pro­pie­ta­ria apun­ta tam­bién que, tras la gue­rra de Su­ce­sión, pa­só a ma­nos del bar­ce­lo­nés Francesc d’Alós i de Rius, viz­con­de Bell­ver, quien abra­zó la cau­sa bor­bó­ni­ca y que por ello fue dis­tin­gui­do con el tí­tu­lo de mar­qués de Puer­to Nue­vo. Bell­ver ejer­ció ade­más los car­gos de re­la­tor de la su­pe­rin­ten­den­cia, al­cal­de ma­yor del co­rre­gi­mien­to de Bar­ce­lo­na y pre­si­den­te de la Au­dien­cia.

Los re­cios mu­ros per­mi­tie­ron que Mas Pi aguan­ta­ra bien el pa­so de los si­glos, pe­ro no tan­to su in­te­rior. Así que, cuan­do ha­ce unos cin­cuen­ta años fue ad­qui­ri­do por los ac­tua­les due­ños, fue ob­je­to de una pro­fun­da res­tau­ra­ción pa­ra re­con­ver­tir la tra­di­cio­nal ac­ti­vi­dad agrí­co­la en re­si­den- cia, so­bre to­do en lo que res­pec­ta a la plan­ta ba­ja. A par­tir de ahí, la es­po­sa del pro­pie­ta­rio em­pren­dió un pau­sa­do y di­la­ta­do pro­ce­so de de­co­ra­ción me­dian­te la ad­qui­si­ción de mue­bles y ob­je­tos an­ti­guos de ha­ce unos dos­cien­tos años, has­ta el pun­to de que el in­te­rior tie­ne el as­pec­to de un mu­seo de ca­rác­ter pri­va­do.

La ma­sía se asien­ta en un te­rreno con un su­per­fi­cie de 5 hec­tá­reas que in­clu­ye un vas­to cam­po de cul­ti­vo, fru­ta­les, huer­ta y jar­dín con pis­ci­na. Fren­te la ca­sa, la an­ti­gua era fue re­con­ver­ti­da en una suer­te de pa­tio in­te­rior aco­ta­do por co­ber­ti­zos y de­co­ra­do con dis­tin­tos am­bien­tes a fin de dis­fru­tar del ex­te­rior a la som­bra o aca­ri­cia­do por el sol.

En­tre las pe­cu­lia­res es­tan­cias que al­ber­ga Mas Pi, ca­be des­ta­car una co­ci­na an­ti­gua, de fun­ción me­ra­men­te de­co­ra­ti­va, cu­yo ho­gar co­bi­ja una mar­mi­ta de gran ta­ma­ño, si­mi­lar a la que ca­yó Obé­lix cuan­do era pe­que­ño; una igle­sia en la plan­ta ba­ja, de un no­ta­ble ta­ma­ño y con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­ren­ta per­so­nas y un en­tra­ña­ble ci­ne, en la úl­ti­ma plan­ta, de si­mi­lar ca­pa­ci­dad y con bu­ta­cas de ma­de­ra, don­de la fa­mi­lia dis­fru­tó du­ran­te años de bue­nas pe­lí­cu­las de ci­ne en for­ma­to de 8 y 16 mm. Y, por úl­ti­mo, un con­sul­to­rio mé­di­co con un an­ti­guo apa­ra­to de ra­yos X e ins­tru­men­tal.

De ahí que Mas Pi sea una pro­pie­dad fan­tás­ti­ca pa­ra ro­dar pe­lí­cu­las y se­ries his­tó­ri­cas de te­le­vi­sión o pa­ra fotografía pu­bli­ci­ta­ria. Ese es el pro­yec­to que ini­cian aho­ra los ac­tua­les pro­pie­ta­rios me­dian­te el al­qui­ler por días.

sa­la pa­ra re­ci­bir

Co­me­dor con agua­ma­nil de ce­rá­mi­ca ca­ta­la­na

Una de las ha­bi­ta­cio­nes con an­te­cá­ma­ra y ca­ma de es­ti­lo isa­be­lino

Cu­rio­so cuar­to de ba­ño con pa­re­des de pie­dra a la vis­ta y los sa­ni­ta­rios re­cu­bier­tos de ma­de­ra

Uno de los por­ches que aco­tan el pa­tio in­te­rior de la an­ti­gua era uti­li­za­do co­mo co­me­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.