Un ‘cho­llo’ pa­ra el di­ne­ro pres­cri­to

A los con­tri­bu­yen­tes con di­ne­ro de pe­lo­ta­zos de años atrás, la re­gu­la­ri­za­ción les sa­le muy ba­ra­ta

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi Lafraya

Es­to es un cho­llo! ¡Es­to es un cho­llo!”. Es una de las frases que co­rría co­mo la pól­vo­ra es­tos días en­tre los abo­ga­dos de dis­tin­tos bu­fe­tes y ase­so­res fis­ca­les, so­bre to­do de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, don­de iban lle­gan­do los con­tri­bu­yen­tes con sus du­das de si de­bían aco­ger­se o no a la am­nis­tía fis­cal.

Ca­da con­tri­bu­yen­te pre­sen­ta­ba su ca­so de for­ma con­fi­den­cial, in­clu­so con voz ba­ja. Co­mo si las paredes oye­sen... Y la pregunta más es­cu­cha­da por los ase­so­res era: “Pe­ro, ¿por qué me va a pi­llar aho­ra Ha­cien­da?”. A lo que el abo­ga­do res­pon­día: “Se­ñor, no es que le va­ya a pi­llar aho­ra, el pro­ble­ma es que si le ca­zan en el fu­tu­ro la mul­ta se­rá de has­ta el 150% del di­ne­ro ocul­to.”

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, y su equi­po eco­nó­mi­co han tra­mi­ta­do de for­ma pa­ra­le­la a la am­nis­tía fis­cal una nor­ma­ti­va muy du­ra con­tra el frau­de, que pue­de in­clu­so lle­var a la cár­cel si el di­ne­ro eva­di­do su­pera los 120.000 eu­ros y es de­li­to fis­cal.

Por ello, mu­chos ri­cos, em­pre­sa­rios, de­por­tis­tas, ac­to­res y tam­bién gen­te co­rrien­te de la ca­lle que ha­bía ido acu­mu­lan­do di­ne­ro ocul­to ha op­ta­do por aflo­rar­lo. An­tes, te­nía mie­do a traer­lo a Es­pa­ña, aho­ra lo pue­de gas­tar. No obs­tan­te, la ma­yor par­te, lo han de­ja­do en sus cuen-

El pa­sa­do vier­nes, el pro­gra­ma in­for­má­ti­co de los ban­cos lle­gó a co­lap­sar­se por las pri­sas de úl­ti­ma ho­ra

tas ban­ca­rias in­ter­na­cio­na­les de Sui­za y An­do­rra por el ries­go de Es­pa­ña co­mo país.

Ca­da con­tri­bu­yen­te es un mun­do. Hay ter­ce­ras ge­ne­ra­cio­nes de pri­mos que sus pa­dres ven­die­ron la em­pre­sa fa­mi­liar y mon­ta­ron una fun­da­ción en Sui­za pa­ra eva­dir el pa­go de im­pues­tos en Es­pa­ña. Otro que te­nían un bar­co y cons­ti­tu­yó trein­ta so­cie­da­des en dis­tin­tos puer­tos pa­ra eva­dir im­pues­tos. Otros tie­nen cua­dros de pin­to­res famosos que com­pra­ron con di­ne­ro B en su día y aho­ra quie­ren ven­der, pe­ro des­co­no­cen el pre­cio real de la jo­ya de ar­te... Y, así, un sin­fín de ca­sos.

Aun­que en la ac­tual re­gu­la­ri­za­ción ha ha­bi­do dos per­fi­les tí­pi­cos. El del gran pa­tri­mo­nio fa­mi­liar que abrió cuen­tas en Sui­za y el del empresario que ha ido ha­cien­do ca­ja por no co­brar el IVA o ven­der par­te de su mer­can­cía en di­ne­ro ne­gro... Es de­cir, el que te­nía los bi­lle­tes de 500 eu­ros bien guar­da­dos en su ca­sa por­que nun­ca ha­bían tri­bu­ta­do por esos in­gre­sos ile­ga­les.

La re­gu­la­ri­za­ción per­mi­ti­da por Ma­riano Ra­joy y el ac­tual Go­bierno del PP ha si­do un au­tén­ti­co cho­llo pa­ra los de­frau­da­do­res que te­nían di­ne­ro pres­cri­to.

¿Por qué? Por­que “to­dos los bie­nes y de­re­chos de los que ya fue­ra ti­tu­lar un con­tri­bu­yen­te en un ejer­ci­cio hoy pres­cri­to no ha si­do ob­je­to de de­cla­ra­ción, sólo ha tri­bu­ta­do en la re­gu­la­ri­za­ción es­pe­cial por los in­gre­sos que esos bie­nes han ge­ne­ra­do en­tre el 2008 y el 2010”, ex­pli­ca Die­go Ar­ta­cho de Rousaud Cos­tas Du­rán. Otra co­sa es, di­ce, “que se ha­yan vis­to obli­ga­dos a re­gu­la­ri­zar otros tri­bu­tos, así co­mo a ha­cer frente al pa­go de re­tra­sos”.

La am­nis­tía fis­cal ha per­mi­ti­do co­sas im­pen­sa­bles cuan­do em­pe­zó. Por ejem­plo, los he­re­de­ros han po­di­do re­gu­la­ri­zar di­ne­ro de per­so­nas fa­lle­ci­das que te­nían di­ne­ro en cuen­tas de pa­raí­sos fis­ca­les o se po­drán rom­per es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias crea­das pre­ci­sa­men­te co­mo pantalla pa­ra eva­dir im­pues­tos. Co­mo es­to no es fá­cil ya que en mu­chas oca­sio­nes están aso­cia­das a dis­tin­tos paí­ses, una vez aco­gi­dos a la am­nis­tía fis-

“La ban­ca es­pa­ño­la ha con­ge­la­do trans­fe­ren­cias des­de Sui­za por mie­do a blan­queo de ca­pi­ta­les”

cal, ten­drán un año pa­ra rom­per­las ese ti­po de so­cie­da­des.

Los úl­ti­mos días, ha ha­bi­do pro­ble­mas pa­ra ha­cer las trans­fe­ren­cias des­de la ban­ca sui­za pa­ra po­der pa­gar la de­cla­ra­ción tri­bu­ta­ria es­pe­cial. “Los ban­cos han con­ge­la­do trans­fe­ren­cias y no la abo­nan en cuen­ta por pre­ven­ción de blan­queo de ca­pi­ta­les y ner­vios de úl­ti­ma ho­ra”, di­ce Es­te­ban Ra­ven­tós, so­cio di­rec­tor de Ba­ker & McKen­zie Abo­ga­dos en Bar­ce­lo­na. La de­cla­ra­ción tri­bu­ta­ria es­pe­cial sólo se po­día ha­cer por vía te­le­má­ti­ca, pe­ro an­tes ha­bía que pa­gar el im­pues­to en la ban­ca y ob­te­ner un dí­gi­to pa­ra com­ple­men­tar el mó­du­lo.

J. M. CENCILLO

Las má­qui­nas de con­tar bi­lle­tes de 500 eu­ros se rom­pie­ron en más de una sucursal ma­dri­le­ña...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.