Ojo, los ban­cos sui­zos ya no te guar­dan el se­cre­to

Ber­na se rinde a la pre­sión di­plo­má­ti­ca in­ter­na­cio­nal y co­mu­ni­ca a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros que des­ve­la­rá sus nom­bres si el fis­co se lo pi­de

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Cuán­tos cam­bios tra­jo al mun­do el 11-S en Nue­va York! Des­de el 2001, ya se tie­ne por cier­to que cual­quier es­ce­na­rio –cual­quier ca­pi­tal de es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se– es vul­ne­ra­ble. De for­ma pe­no­sa pe­ro in­elu­di­ble, ha co­bra­do for­ma la gue­rra de las ci­vi­li­za­cio­nes. Pro­li­fe­ran las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia y se han mul­ti­pli­ca­do los con­tro­les en las sa­las de em­bar­que, don­de se hur­ga en ne­ce­se­res, bo­ti­nes y pas­tas de dien­tes. Se plan­tea la po­si­bi­li­dad de im­plan­tar es­cá­ne­res hu­ma­nos en los prin­ci­pa­les ae­ro­puer­tos eu­ro­peos y es­ta­dou­ni­den­ses. Des­de el 11-S, mo­ver el di­ne­ro de un lu­gar a otro del mun­do, con la in­ten­ción de ocul­tar­lo al fis­co, sim­ple­men­te, se an­to­ja una te­me­ri­dad.

Tan pron­to co­mo los in­ves­ti­ga­do­res co­lo­ca­ban a Osa­ma bin La­den en el pun­to de mi­ra, se su­po que Al Qae­da, su ten­tácu­lo te­rro­ris­ta, ma­ne­ja­ba y ocul­ta­ba su di­ne­ro a tra­vés de pa­raí­sos fis­ca­les. Apro­ve­chán­do­se de la cua­li­dad opa­ca de es­tos es­ce­na­rios, y de su ba­ja (o nu­la) ta­sa im­po­si­ti­va, Al Qae­da ca­na­li­za­ba un ca­pi­tal ex­tra­or­di­na­rio des­de un sul­ta­na­to has­ta una is­la ca­ri­be­ña, sin que na­die fue­ra ca­paz de de­tec­tar­lo. Así, co­mo un fan­tas­ma, la or­ga­ni­za­ción ha­bía ido cre­cien­do en­tre las som­bras.

“El 11-S abrió la puer­ta a otro es­ce­na­rio –di­cen a la par los eco­no­mis­tas Jor­di Bech y Se­bas­tián Pie­dra, del des­pa­cho de abo­ga­dos y ase­so­res tri­bu­ta­rios JGBR Cro­we Hor­wath–. De­bía po­ner­se co­to a los pa­raí­sos fis­ca­les. A par­tir de en­ton­ces, se in­ten­si­fi­có la lu­cha con­tra el frau­de fis­cal”.

En to­do es­te tiem­po, Es­ta­dos Uni­dos, la pri­me­ra economía mun­dial, ha li­de­ra­do ta­ma­ña lu­cha. “Se tra­ta del país más desa­rro­lla­do en téc­ni­cas fis­ca­les”, apun­ta Es­te­ban Ra­ven­tós, so­cio di­rec­tor de Ba­ker & McKen­zie Abo­ga­dos. Pre­sio­na­dos por Es­ta­dos Uni­dos, de­ce­nas de paí­ses –Es­pa­ña en­tre ellos– han sus­cri­to cen­te­na­res de con­ve­nios bi­la­te­ra­les de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra.

Sui­za tam­bién se ha vis­to apre­mia­da, en es­pe­cial tras el ca­so UBS (en el 2009, las au­to­ri­da­des fis­ca­les es­ta­dou­ni­den­ses exi­gie­ron al ban­co hel­vé­ti­co que re­ve­la­ra los ti­tu­la­res de 52.000 cuen­tas). Des­de en­ton­ces, Was­hing­ton, Pa­rís, Ber­lín y la OC­DE han pues­to a Ber­na con­tra las cuer­das, has­ta lle­gar a ame­na­zar­la

Sui­za y Es­pa­ña mo­di­fi­ca­rán su pro­to­co­lo fi­nan­cie­ro: ha­brá un mu­tuo in­ter­cam­bio de da­tos

con in­cluir­la en la lis­ta ne­gra de pa­raí­sos fis­ca­les.

Hoy, mu­chos ana­lis­tas ase­gu­ran que Sui­za ha per­di­do la ba­ta­lla del se­cre­to ban­ca­rio. Lo ha­cen ba­sán­do­se en una cer­te­za: en la ac­tua­li­dad, si un clien­te ex­tran­je­ro desea abrir una cuen­ta en un ban­co de Zu­rich o Gi­ne­bra, pri­me­ro de­be con­tes­tar un aba­ni­co de pre­gun­tas, di­se­ña­das en for- ma de ca­si­llas. “En­tre otras, hay una cues­tión muy com­pro­me­te­do­ra –apun­ta Pie­dra–. El ban­co sui­zo pregunta a su nue­vo clien­te: ‘¿tie­ne in­con­ve­nien­te en que in­for­me­mos al fis­co de su país si nos pi­de sus da­tos?’. Si el in­ver­sor se nie­ga, en­ton­ces el ban­co sui­zo se re­ser­va el de­re­cho de ad­mi­sión”.

En tér­mi­nos le­ga­les, la adop­ción del for­ma­to de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra ela­bo­ra­do por la OC­DE –en­du­re­ci­do en el pa­sa­do mes de ju­lio– ha ro­to la re­sis­ten­cia sui­za. Ber­na ya ha acor­da­do vein­te con­ve­nios bi­la­te­ra­les: no es­tá obli­ga­da a des­ta­par el nom­bre de sus clien­tes, “pe­ro sí a re­ve­lar los com­por­ta­mien­tos inapro­pia­dos”, ha di­cho Mi­chael Am­bühl, su se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Cues­tio­nes Fi­nan­cie­ras In­ter­na­cio­na­les.

En ese es­ce­na­rio, y en la me­di­da de lo po­si­ble, Sui­za tra­ta de pre­ser­var su sta­tus quo. “Lo ha­ce a tra­vés de los acuer­dos Ru­bik –di­ce Pie­dra–: se tra­ta de un me­ca­nis­mo de com­pen­sa­ción fis­cal pa­ra cal­mar al país de ori­gen. Sui- za se com­pro­me­te a gra­var al clien­te ex­tran­je­ro tal y co­mo lo ha­ría en su país de ori­gen –y ese tri­bu­to, de he­cho, re­gre­sa al lu­gar de ori­gen–, y a cam­bio se re­ser­va el de­re­cho a opa­car el nom­bre de ese clien­te”.

En el 2007, Aus­tria y Gran Bre­ta­ña acep­ta­ron esa pro­pues­ta de in­ter­cam­bio Ru­bik, una fór­mu­la

El cer­co se ha ido es­tre­chan­do des­de el 11-S en Nue­va York, al des­cu­brir­se que Al Qae­da mo­vía su di­ne­ro

que en­tra­rá en vi­gor a par­tir del pró­xi­mo 1 de enero. Ale­ma­nia la re­cha­zó ha­ce nue­ve días. Con­si­de­ra que la re­ten­ción fis­cal (de en­tre un 20% y un 41%) es un pre­mio al de­frau­da­dor. “Le fa­ci­li­ta de­ma­sia­do las co­sas a ese de­frau­da­dor, cuan­do lo que se pre­ten­de es que Sui­za pu­bli­ci­te su nom­bre”, di­ce Pie­dra.

En el ca­so es­pa­ñol, el nue­vo es-

ta­do cam­bia­rá mu­chas co­sas, so­bre to­do aho­ra, al ven­ci­mien­to de la am­nis­tía fis­cal. Es­pa­ña y Sui­za ne­go­cian un nue­vo con­ve­nio de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra: el vie­jo pro­to­co­lo pa­ra evi­tar la do­ble im­po­si­ción que Sui­za y la Es­pa­ña de Fran­co ha­bían fir­ma­do en 1966 –par­cial­men­te mo­di­fi­ca­do en ju­nio del 2006– pue­de pa­sar a la his­to­ria.

“De he­cho, in­clu­so an­tes de que se fir­me el nue­vo con­ve­nio, los ban­cos sui­zos ya están exi­gien­do a sus fu­tu­ros clien­tes es­pa­ño­les que ha­gan un es­fuer­zo por re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción fi-

“Ha­ce cin­co años, mis clien­tes no me creían cuan­do les pro­po­nía que re­gu­la­ri­za­ran su di­ne­ro”, di­ce un ase­sor

nan­cie­ra”, apun­ta Jor­di Bech.

“Has­ta aho­ra –si­gue Bech–, los ban­cos sui­zos sólo ofre­cían la in­for­ma­ción pre­vio re­que­ri­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la, y siem­pre que se hu­bie­ra abier­to una in­ves­ti­ga­ción pe­nal. Aho­ra, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da es­pa­ñol avan­za en los re­que­ri­mien­tos ma­si­vos. Y Sui­za es­tá obe­de­cien­do de for­ma muy es­tric­ta”.

Ra­ven­tós di­ce que la si­tua­ción se veía ve­nir. “No­so­tros te­ne­mos ofi­ci­nas en Gi­ne­bra y en Zu­rich –di­ce Ra­ven­tós–. Y ha­ce cin­co años, en Sui­za, cuan­do or­ga­ni­za­ba se­mi­na­rios con mis clien­tes fi­nan­cie­ros y les pre­sio­na­ba pa­ra que re­gu­la­ri­za­ran sus cuen­tas, me mi­ra­ban es­cép­ti­cos. Me con­tes­ta­ban que es­ta­ba de­ma­sia­do sen­si­bi­li­za­do con el asun­to. Al­gu­nos si­guie­ron mis ins­truc­cio­nes. Otros pen­sa­ban que, si obli­ga­ban a sus clien­tes a re­gu­la­ri­zar­se, el di­ne­ro vo­la­ría de vuel­ta a Es­pa­ña. Así que no lo hi­cie­ron. Es­tos se que­da­ron atrás. Y aho­ra, cuan­do el pro­ce­so de re­gu­la­ri­za­ción se ha ace­le­ra­do has­ta vol­ver­se irre­ver­si­ble, tie­nen pri­sa...”.

La de­ri­va im­pli­ca una reali­dad: la trans­pa­ren­cia es un fe­nó­meno mun­dial, con­se­cuen­cia de la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía. Hoy, la pre­sen­ta­ción de im­pues-

En el nue­vo es­ce­na­rio, y en la me­di­da de lo po­si­ble, Sui­za tra­ta de pre­ser­var su sta­tu quo

tos es te­le­má­ti­ca. De­trás de ca­da re­vi­sión hay un ro­bot, re­cuer­da Ra­ven­tós: “Una má­qui­na que da el avi­so tan pron­to co­mo de­tec­te cual­quier irre­gu­la­ri­dad. Aho­ra, el asun­to ya no es­tá en ma­nos de un fun­cio­na­rio, al­guien que po­dría des­pis­tar­se y ob­viar un de­li­to fis­cal. To­do aquel que no re­gu­la­ri­ce su si­tua­ción se es­tá com­por­tan­do de for­ma im­pru­den­te”.

GIAN­LU­CA CO­LLA / BLOOMBERG

Los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les ya no pue­den con­tar con re­fu­giar­se ba­jo el pa­ra­guas sui­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.