SE ACA­BA EL TIEM­PO DE REACCIÓN

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Es­te­ban Ra­ven­tós So­cio Di­rec­tor de Ba­ker & McKen­zie Abo­ga­dos

Es vier­nes 30 de no­viem­bre cuan­do es­cri­bo es­tas lí­neas. Es el día D, fe­cha lí­mi­te de la am­nis­tía fis­cal. Cuan­do se pu­bli­quen es­tas lí­neas ya se sa­brá si la am­nis­tía se ha pro­rro­ga­do o no. Ha­cien­da y la cla­se po­lí­ti­ca han re­pe­ti­do por ac­ti­va y por pa­si­va que no ha­brá pró­rro­ga y, aún así, no es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do de ello. ¿Por qué? De­be ser por­que en po­lí­ti­ca no siem­pre se ha­ce lo que se di­ce. En otras ju­ris­dic­cio­nes –tan res­pe­ta­bles co­mo la nues­tra– di­je­ron que no ex­ten­de­rían sus am­nis­tías y aca­ba­ron ha­cien­do jus­ta­men­te to­do lo con­tra­rio.

De­je­mos es­te te­ma por­que po­si­ble­men­te mis du­das sean in­fun­da­das y hoy ya no to­que hablar de la am­nis­tía, un au­tén­ti­co th­ri­ller con to­do ti­po de in­tri­gas: dos de­cre­tos, dos in­for­mes in­ter­pre­ta­ti­vos, una no­ta de los ins­pec­to­res ma­ni­fes­tan­do su desacuer­do, una or­den mi­nis­te­rial re­cu­rri­da an­te la Au­dien­cia y pos­te­rior­men­te des­es­ti­ma­da, re­cur­sos al Cons­ti­tu­cio­nal pen­dien­tes de re­so­lu­ción pe­ro ya ol­vi­da­dos por to­dos, et­cé­te­ra. Emo­cio­nan­te y ade­más aca­ba bien. A pe­sar de los pro­ble­mas que sur­gen du­ran­te la pe­lí­cu­la, los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do co­la­bo­ran pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes se­gu­ras que per­mi­ten que mu­chos ciu­da­da­nos ha­gan las pa­ces con Ha­cien­da.

Las con­se­cuen­cias en ca­so de in­cum­plir la nue­va ley an­ti­frau­de son du­rí­si­mas

¿Y aho­ra qué? Dos re­fle­xio­nes. La pri­me­ra es que nue­vos fon­dos son sus­cep­ti­bles de im­po­si­ción y con in­de­pen­den­cia de la re­cau­da­ción, que se sa­brá en bre­ve, más im­por­tan­te se­rán los fu­tu­ros in­gre­sos de­ri­va­dos de di­chos fon­dos. La am­nis­tía ha si­do ba­ra­ta, en tér­mi­nos de cos­te asu­mi­do por aque­llos que han re­gu­la­ri­za­do. Pe­ro es­ta sólo cu­bre has­ta el 2010 y, por tan­to, aque­llos que se han aco­gi­do a la mis­ma, ya han pre­sen­ta­do o están a pun­to de pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias de ren­ta y pa­tri­mo­nio pa­ra re­gu­la­ri­zar el 2011. Aquí la co­sa cam­bia, la ren­ta y el pa­tri­mo­nio no son ba­ra­tos, es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lun­ya.

En el 2011, el ti­po mar­gi­nal de ren­ta era el 49% (44,9% en Ma­drid) y 2,5% en pa­tri­mo­nio (0% en Ma­drid, al es­tar bo­ni­fi­ca­do). Y, en el 2012, el mar­gi­nal sube al 56% (52% en Ma­drid) y se man­tie­ne en el 2,5% en pa­tri­mo­nio (si­gue bo­ni­fi­ca­do en Ma­drid). En mi opi­nión, un au­tén­ti­co dis­pa­ra­te. Aun­que siem­pre se di­ce que Sue­cia y Aru­ba tie­nen tipos su­pe­rio­res, la reali­dad es que la fiscalidad in­di­vi­dual en Ca­ta­lun­ya es po­si­ble­men­te la más al­ta del mun­do si con­si­de­ra­mos la pro­gre­si­vi­dad de los tipos y el cos­te con­jun­to de ren­ta y pa­tri­mo­nio (en Sue­cia y Aru­ba no tie­nen es­te úl­ti­mo).

Apro­ve­cho la oca­sión pa­ra ani­mar a nues­tros di­ri­gen­tes a mi­rar lo que pa­sa en el res­to del mun­do y con­se­guir que nues­tro país sea más com­pe­ti­ti­vo fis­cal­men­te pa­ra re­te­ner y atraer ta­len­to de pro­fe­sio­na­les, em­pren­de­do­res y em­pre­sa­rios. Mien­tras, es im­por­tan­te que se pla­ni­fi­quen las in­ver­sio­nes y se es­truc­tu­re el pa­tri­mo­nio pa­ra re­du­cir la fac­tu­ra fis­cal apro­ve­chan­do las ven­ta­jas de la nor­ma­ti­va.

¿Y qué pa­sa con los que no se han aco­gi­do a la am­nis­tía? Si re­ca­pa­ci­tan aún pue­den reac­cio­nar y re­gu­la­ri­zar a un cos­te ra­zo­na­ble has­ta el 30 de mar­zo del 2013. ¿Qué pa­sa el 30 de mar­zo? Que en­tre las mu­chas me­di­das que con­tie­ne la nue­va ley an­ti­frau­de, en vi­gor des­de el 31 de oc­tu­bre, des­ta­ca una: la nue­va obli­ga­ción de in­for­ma­ción de los bie­nes si­tua­dos en el ex­tran­je­ro, que de­be­rá cum­plir­se no más tar­de del 30 de mar­zo. Las con­se­cuen­cias en ca­so de in­cum­pli­mien­to son du­rí­si­mas.

Si Ha­cien­da des­cu­bre la exis­ten­cia de di­chos bie­nes, se en­ten­de­rá que su va­lor cons­ti­tu­ye un in­cre­men­to de pa­tri­mo­nio no jus­ti­fi­ca­do im­pu­tán­do­se al año más an­ti­guo de los no pres­cri­tos. Es de­cir, aun­que el con­tri­bu­yen­te ten­ga un cer­ti­fi­ca­do del ban­co sui­zo X con­fir­man­do que tie­ne un mi­llón de eu­ros en un de­pó­si­to des­de el 2005, se en­ten­de­rá por ley que ese con­tri­bu­yen­te ga­nó el mi­llón de eu­ros en el año 2008 y tri­bu­ta­rá a su ti­po mar­gi­nal de en­ton­ces (43%). Por tan­to, pa­ga­rá 430.000 eu­ros. Ade­más, la nue­va ley es­ta­ble­ce una sanción del 150%, 645.000 eu­ros más, a lo que ha­brá que aña­dir los in­tere­ses de de­mo­ra. Con to­do, el con­tri­bu­yen­te per­de­rá el

Es­pa­ña ya tie­ne más de cien acuer­dos de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción con otros paí­ses

mi­llón de eu­ros y ten­drá que uti­li­zar sus aho­rros de­cla­ra­dos pa­ra ha­cer frente a la con­tin­gen­cia.

Pe­ro el dra­ma no aca­ba aquí. Co­mo la cuo­ta de­frau­da­da su­pera 120.000 eu­ros, se po­drá in­coar un ex­pe­dien­te de de­li­to fis­cal. Pa­ra más in­ri, el Có­di­go Pe­nal es­tá en pro­ce­so de re­for­ma y con­tem­pla un en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas lle­gan­do en al­gún ca­so has­ta seis años de pri­sión y am­plian­do el pla­zo de pres­crip­ción pe­nal a diez años.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te pa­no­ra­ma digno de Hitch­cock, vie­ne la se­gun­da re­fle­xión: aun­que la am­nis­tía ha­ya con­clui­do, se pue­de re­gu­la­ri­zar si­guien­do el pro­ce­di­mien­to tra­di­cio­nal y pre­sen­tan­do de­cla­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias de ren­ta y pa­tri­mo­nio. Mien­tras no se in­cum­pla la nue­va ley, el cos­te se­rá muy ra­zo­na­ble, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de di­ne­ro an­ti­guo (ob­te­ni­do an­tes del 2007). El con­tri­bu­yen­te sólo tri­bu­ta­rá por los ren­di­mien­tos y ga­nan­cias ob­te­ni­das tri­bu­tan­do al ti­po del aho­rro, ti­po re­du­ci­do que se ha in­cre­men­ta­do des­de un 18% en el año 2007 al 27% en el 2012. Por el con­tra­rio, des­pués del 30 de mar­zo, una vez in­cum­pli­da la ley an­ti­frau­de, la re­gu­la­ri­za­ción se­rá más ca­ra al no po­der jus­ti­fi­car la ad­qui­si­ción de los bie­nes en un año pres­cri­to y por tan­to te­ner que tri­bu­tar a tipos mar­gi­na­les.

Sin du­da la am­nis­tía ha te­ni­do sus ven­ta­jas: no in­te­rrum­pe la pres­crip­ción, tipos ba­jos (10%) sin re­car­gos ni in­tere­ses, no es sus­cep­ti­ble de com­pro­ba­ción ais­la­da, et­cé­te­ra. El pro­ce­di­mien­to tra­di­cio­nal no go­za de es­tos pri­vi-

Si se de­frau­dan más de 120.000 eu­ros se po­drá in­coar un ex­pe­dien­te de de­li­to fis­cal

le­gios, pe­ro tie­ne una ven­ta­ja fun­da­men­tal en com­pa­ra­ción con la am­nis­tía: las pér­di­das pa­tri­mo­nia­les son com­pen­sa­bles con las ga­nan­cias pa­tri­mo­nia­les y es­to con­si­de­ran­do el ba­ta­ca­zo del 2008 ayu­da a que los cos­tes de la re­gu­la­ri­za­ción tra­di­cio­nal pue­dan ser ba­jos. Pe­ro, ojo, el tiem­po se aca­ba y los ries­gos se in­cre­men­tan, no so­la­men­te por la nue­va ley, sino tam­bién por la pre­sión in­ter­na­cio­nal (Es­pa­ña ya tie­ne más de cien acuer­dos de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción con otros paí­ses).

An­te es­ta si­tua­ción, pa­re­ce ra­zo­na­ble apro­ve­char lo que po­dría ser una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad.

TIM BOY­LE / BLOOMBERG

Pa­re­ce ra­zo­na­ble apro­ve­char lo que po­dría ser una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.