Muy in­dul­gen­tes an­te el pe­ca­do

Des­de 1973, Roma ha apro­ba­do múl­ti­ples con­do­na­cio­nes pa­ra los con­tri­bu­yen­tes irre­gu­la­res

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­se­bio Val Roma. Co­rres­pon­sal

En la ca­tó­li­ca y pa­pis­ta Ita­lia, a los nu­me­ro­sos pe­ca­dos les si­guen otras tan­tas in­dul­gen­cias. For­ma par­te de la cul­tu­ra. El frau­de tri­bu­ta­rio es uno de los peo­res vi­cios na­cio­na­les. Pe­ro, en la his­to­ria re­cien­te, los pe­ca­do­res fis­ca­les tu­vie­ron múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de con­fe­sión y per­dón. Se usó y abu­só del ins­tru­men­to de las am­nis­tías, que mu­chos ven co­mo un in­cen­ti­vo a bur­lar la ley.

En Ita­lia ha ha­bi­do to­do ti­po de con­do­na­cio­nes a be­ne­fi­cio de con­tri­bu­yen­tes irre­gu­la­res. Des­de las am­nis­tías fis­ca­les clá­si­cas, pa­ra quie­nes ocultaron in­gre­sos a Ha­cien­da, a al­gu­nas muy es­pe­cí­fi­cas pa­ra aque­llos que po­seían ac­ti­vos no de­cla­ra­dos en el ex­tran­je­ro, o las lla­ma­das “con­do­na­cio­nes in­mo­bi­lia­rias” –muy im­por­tan­tes por vo­lu­men– pa­ra re­gu­la­ri­zar vi­vien­das y otras cons­truc­cio­nes le­van­ta­das de for­ma ile­gal, que ni si­guie­ra fi­gu­ra­ban en el ca­tas­tro y por las que no se de­ven­ga­ban ta­sas ni im­pues­tos.

El pri­mer con­dono fis­cal del que se tie­ne no­ti­cia se pro­du­jo en el le­jano 1973. Go­ber­na­ba Ita­lia el de­mo­cris­tiano Ma­riano Ru­mor. Eran tiem­pos con­vul­sos, en ple­na cri­sis del pe­tró­leo por la reacción ára­be con­tra Is­rael y sus alia­dos. Ita­lia, en fa­se de es­tan­ca­mien­to des­pués de su pro­di­gio­so mi­la­gro tras la II Gue­rra Mun­dial, te­nía un pro­ble­ma de li­qui­dez. La ini­cia­ti­va de Ru­mor fue un éxi­to.

Tres años más tar­de, sien­do pri­mer mi­nis­tro Giu­lio An­dreot­ti y con un Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ita­liano (PCI) en la ci­ma de su po­ten­cia elec­to­ral, el go­bierno ita­liano se in­ven­tó la con­do­na­ción mo­ne­ta­ria, una am­nis­tía pa­ra re­cu­pe­rar di­vi­sas eva­di­das al ex­tran­je­ro. Los re­sul­ta­dos de la ope­ra­ción fue­ron mo­des­tos.

Me­jor suer­te co­rrió un nue­vo per­dón de­cre­ta­do en 1982, el año en que Ita­lia ga­nó el Mun­dial de fút­bol ce­le­bra­do en Es­pa­ña. Lo de­ci­dió el bre­ve eje­cu­ti­vo que pre­si­dió el re­pu­bli­cano Gio­van­ni Spa­do­li­ni. Se re­cau­dó más de lo es­pe­ra­do: 11 bi­llo­nes de li­ras de la épo­ca (más de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual).

En 1985, cuan­do ocu­pa­ba el pa­la­cio Chi­gi el so­cia­lis­ta Bet­tino Cra­xi, al frente del cé­le­bre pen­ta­par­ti­to, el Par­la­men­to ita­liano apro­bó una gran am­nis­tía in­mo­bi­lia­ria pa­ra re­gu­la­ri­zar los edi­fi­cios cons­trui­dos has­ta 13 años an­tes. Los in­gre­sos fue­ron al­tos, pe­ro la opo­si­ción cri­ti­có la me­di­da con du­re­za con el ar­gu­men­to de siem­pre: un per­dón tan ge­ne­ro­so no pro­pi­cia ac­ti­tu­des vir­tuo­sas.

En 1989, el año que ca­yó el mu­ro de Ber­lín, los ga­bi­ne­tes de los de­mo­cris­tia­nos De Mi­ta y An­dreot­ti lo­gra­ron el ré­cord de las am­nis­tías: cua­tro en to­tal, que vol­vie­ron a afec­tar a los in­mue­bles de cons­truc­ción sal­va­je, los tri­bu­tos en ge­ne­ral y has­ta las ta­sas de la re­co­gi­da de ba­su­ras.

Los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do vol­vie­ron a ver con­do­na­cio­nes, de nue­vo con el de­mo­cris­tiano An­dreot­ti co­mo pri­mer mi­nis­tro, en 1991, y con el tec­nó­cra­ta Lam­ber­to Di­ni, en 1995.

Los go­bier­nos de cen­troiz­quier­da pos­te­rio­res no de­cre­ta­ron nin­gu­na am­nis­tía. Hu­bo que es­pe­rar a Sil­vio Ber­lus­co­ni, en el 2003: otro do­ble per­dón, in­mo­bi­lia­rio y fis­cal. Al mi­nis­tro de Economía, Giu­lio Tre­mon­ti, le re­pro­cha­ron ha­ber trai­cio­na­do sus pro­pias opi­nio­nes. Años an­tes ha­bía di­cho que las am­nis­tías fis­ca­les

Se­gún Giu­lio Tre­mon­ti, en Su­da­mé­ri­ca ha­cían am­nis­tías fis­ca­les tras los gol­pes y en Ita­lia an­tes de las elec­cio­nes

“las ha­cen en Su­da­mé­ri­ca des­pués de los gol­pes de Es­ta­do y en Ita­lia an­tes de las elec­cio­nes”, y las ca­li­fi­có una for­ma de ta­sa­ción “fue­ra de la ley”.

La úl­ti­ma con­do­na­ción, ba­jo Ber­lus­co­ni, ya en ple­na cri­sis, en el 2009, fue el es­cu­do fis­cal, pa­ra lo­grar la re­pa­tria­ción de ca­pi­ta­les eva­di­dos al ex­te­rior, pre­vio pa­go de una mul­ta del 5% so­bre la can­ti­dad de­frau­da­da.

SAL­VA­TO­RE LA­POR­TA / AP

La úl­ti­ma con­do­na­ción, ba­jo Ber­lus­co­ni, fue en el año 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.