Tres per­do­nes fis­ca­les des­de el 2005

Es­te año Por­tu­gal no exi­gía la re­pa­tria­ción de los ca­pi­ta­les pe­ro les subió la ta­sa de pe­na­li­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - An­xo Lugilde San­tia­go de Com­pos­te­la

En Por­tu­gal más que de am­nis­tía se ha­bla de per­dón fis­cal, ex­pre­sión que re­mi­te a una in­dul­gen­cia co­ti­dia­na, que re­sul­ta más apro­pia­do pa­ra un país que des­de el 2005 es­ta­ble­ció tres pe­rio­dos es­pe­cia­les pa­ra po­ner en or­den ca­pi­ta­les no de­cla­ra­dos en el ex­te­rior. El nom­bre ofi­cial, en por­tu­gués, es el de ré­gi­men ex­cep­cio­nal de re­gu­la­ri­za­ción tri­bu­ta­ria. En el úl­ti­mo de­ce­nio se abrió en el 2005, el 2010 y el 2012 y fue pro­mo­vi­do tan­to por go­bier­nos so­cia­lis­tas co­mo por con­ser­va­do­res.

La de­ses­pe­ra­da si­tua­ción de las ar­cas pú­bli­cas por­tu­gue­sas, ya an­tes de la pe­ti­ción de la ayu­da externa en ma­yo del 2011, y la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de con­se­guir in­gre­sos fue el fac­tor que jus­ti­fi­có es­tas muy po­lé­mi­cas am­nis­tías con las que, de acuer­do con las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das por la pren­sa por­tu­gue­sa, el fis­co in­gre­só en to­tal 384 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 258 co­rres­pon­den al úl­ti­mo per­dón.

Has­ta el 30 de ju­nio de es­te año los con­tri­bu­yen­tes por­tu­gue­ses que te­nían fon­dos en pa­raí­sos fis­ca­les po­dían so­li­ci­tar su re­gu­la­ri­za­ción an­te la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria, pa­gan­do una pe­na­li­za­ción del 7,5%. Es­ta ta­sa era su­pe­rior a la del 5% que ha­bía re­gi­do en las am­nis­tías an­te­rio­res. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, ha­bía la novedad de que no era ne­ce­sa­rio re­pa­triar los ca­pi­ta­les, es de­cir, lle­var­los de vuel­ta a Por­tu­gal. Así, el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal era la re­cau­da­ción del im­pues­to, más que con­tri­buir al in­cre­men­to de la li­qui­dez en el país. En reali­dad, en las edi­cio­nes an­te­rio­res tam­po­co se es­ta­ble­cían con­di­cio­nes pa­ra la per­ma­nen­cia en Por­tu­gal. Ade­más, el Go­bierno de Lis­boa ape­la­ba a un dic­ta­men del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE que con­si­de­ra­ba que la re­gla de la re­pa­tria­ción vio­la­ba el prin­ci­pio de la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les.

Frente a los 43 y 83 mi­llo­nes que re­cau­dó Por­tu­gal con las re­gu­la­ri­za­cio­nes del 2005 y 2010, es­te año el era­rio pú­bli­co in­gre­só 258,4 mi­llo­nes, que co­rres­pon­de­rían a 3.400 mi­llo­nes de eu­ros has­ta en­ton­ces no de­cla­ra­dos.

El ma­yor éxi­to del per­dón de es­te año es ex­pli­ca­do por los ana­lis­tas por­tu­gue­ses co­mo el pro­duc­to de va­rios fac­to­res, en­tre los que des­ta­can el au­men­to de los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra y la creen­cia de que en el fu­tu­ro pró­xi­mo no va a ha­ber nue­vos pe­rio­dos de in­dul­gen­cia.

En un Por­tu­gal en el que una par­te de la cla­se me­dia se hun­de más en la mi­se­ria tras ca­da plan de ajus­te, el per­dón fis­cal ha si­do vis­to co­mo un nue­vo signo de una so­cie­dad más de­sigual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.