“Es un error abu­sar del clien­te y del em­plea­do”

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Rosa Gar­cía, pre­si­den­ta de Sie­mens Es­pa­ña Do­lors Ál­va­rez

Rosa Gar­cía (47 años) lle­va al­go más de un año al frente de Sie­mens Es­pa­ña. De ella de­pen­den cin­co fá­bri­cas y ca­si 3.000 tra­ba­ja­do­res, con una es­truc­tu­ra fun­da­men­ta­da en cua­tro sec­to­res: in­dus­tria, ener­gía, sa­lud e in­fra­es­truc­tu­ras y ciu­da­des. Su pro­duc­ción in­clu­ye los mo­to­res pa­ra tre­nes que se ha­cen en la his­tó­ri­ca fá­bri­ca de Cor­ne­llà, pe­que­ño ma­te­rial eléc­tri­co, equi­pos pa­ra aná­li­sis clí­ni­cos y so­lu­cio­nes re­la­cio­na­das con las lla­ma­das smart ci­ties. Por ejem­plo, sis­te­mas pa­ra la con­duc­ción au­to­má­ti­ca en el me­tro de la Lí­nea 9. En­tre los pro­yec­tos más des­ta­ca­dos que tie­ne aho­ra so­bre la me­sa es la re­con­ver­sión de los autobuses de TMB pa­ra que fun­cio­nen con mo­tor eléc­tri­co, tan­to los de ga­só­leo co­mo los que aho­ra fun­cio­nan con gas. ¿Có­mo se de­fien­de en es­tos mo­men­tos la mar­ca Es­pa­ña en la se­de cen­tral de una mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na co­mo es Sie­mens? Re­cor­dán­do­les la for­ta­le­za de la economía es­pa­ño­la, que es­tá ba­sa­da en pi­la­res só­li­dos, con una in­dus­tria que ex­por­ta, que tie­ne em­pre­sas de re­co­no­ci­da ca­li­dad, con pres­ti­gio. Es ver­dad que es­ta­mos pa­san­do por una cri­sis co­yun­tu­ral, por­que du­ran­te mu­cho tiem­po abu­sa­mos del cré­di­to y aho­ra nos to­ca una cu­ra de adel­ga­za­mien­to que es­tá pro­vo­can­do que la cri­sis se alar­gue. Pe­ro en el mo­men­to en el que sea­mos ca­pa­ces de di­ge­rir nues­tras in­ver­sio­nes y nues­tros cré­di­tos sal­dre­mos for­ta­le­ci­dos. Tam­bién les di­go que en Es­pa­ña hay em­plea­dos com­pro­me­ti­dos y pre­pa­ra­dos, que te­ne­mos unas es­cue­las de in­ge­nie­ría ex­tra­or­di­na­rias y que en es­te país hay un sen­ti­do prag­má­ti­co. Afron­ta­mos la cri­sis de una for­ma muy dis­tin­ta que los grie­gos y hay un sen­ti­do ne­go­cia­dor en los sin­di­ca­tos co­mo se ve en la in­dus­tria con acuer­dos co­mo el de Re­nault. O el que he­mos he­cho en Sie­mens. ¿Y có­mo ven las em­pre­sas ale­ma­nas la si­tua­ción es­pa­ño­la? Ven dos pro­ble­mas fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro, la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, ya que ha ha­bi­do un par de de­cre­tos en po­cos me­ses y se anun­cia un ter­cer cam­bio. El otro pro­ble­ma es­tá re­la­cio­na­do con la cre­di­bi­li­dad co­mo país, por­que no se pa­gan las deu­das. Las em­pre­sas tam­bién es­ta­mos apa­lan­can­do a las ad­mi­nis­tra­cio­nes, que ha­ce mu­chos me­ses que no pa­gan. ¿Y có­mo ven el nue­vo es­ce­na­rio de Ca­ta­lun­ya? So­mos una em­pre­sa tre­men­da­men­te de­mo­crá­ti­ca y tre­men­da­men­te tec­no­ló­gi­ca. Nues­tro pa­pel es res­pe­tar las de­ci­sio­nes de los pue­blos que se ex­pre­san a tra­vés de los vo­tos. El gru­po ha anun­cia­do una re­or­ga­ni­za­ción que po­dría in­cluir des­in­ver­sio­nes y re­cor­tes de plan­ti­lla. ¿Có­mo pue­de afec­tar a Es­pa­ña? Ma­ti­ce­mos: el gru­po ha te­ni­do el se­gun­do me­jor ejer­ci­cio de su his­to­ria. Por tan­to, el plan no se ha­ce por­que es­te­mos en cri­sis, sino por­que en­ten­de­mos que to­das las em­pre­sas de­be­rían ha­cer es­te ti­po de pro­gra­mas ca­si cons­tan­te­men­te. Lo lla­ma­mos hi­gie­ne em­pre­sa­rial, un aná­li­sis de qué paí­ses y qué ne­go­cios pro­du­cen be­ne­fi­cios o pér­di­das, de có­mo se pue­den op­ti­mi­zar los gas­tos. Aho- ra es­ta­mos en es­te pe­rio­do de re­fle­xión y po­dre­mos te­ner al­go más con­cre­to en el mes de enero o en fe­bre­ro. En cual­quier ca­so, Es­pa­ña es un país muy im­por­tan­te pa­ra Sie­mens. Es­tá den­tro del gru­po de 25 paí­ses (so­bre un to­tal de 204) que apor­tan el 80% de la fac­tu­ra­ción to­tal del gru­po. Al me­nos en el sec­tor del au­to­mó­vil la re­es­truc­tu­ra­ción eu­ro­pea es­tá be­ne­fi­cian­do a Es­pa­ña, don­de los cos­tes se han aba­ra­ta­do mu­cho con la cri­sis. ¿Po­dría pa­sar lo mis­mo con Sie­mens? En Ale­ma­nia están ana­li­zan­do pre­ci­sa­men­te eso, la hue­lla de las fá­bri­cas, dón­de con­vie­ne te­ner fá­bri­cas y dón­de no. Aún se es­tá en pro­ce­so de aná­li­sis y las de­ci­sio­nes tam­bién de­pen­de­rán de có­mo evo­lu­cio­ne la de­man­da mun­dial, que pa­re­ce que se es­tá en­frian­do, in­clu­so en Chi­na. En Ca­ta­lun­ya el gru­po tie­ne dos fá­bri­cas, ¿en qué po­si­ción se en­cuen­tran?

¿Qué gra­do de uti­li­za­ción tie­nen?

Están bien. La plan­ta de Cor­ne­llà, que ex­por­ta el 90% de su pro­duc­ción, es­tá a pleno ren­di­mien­to en es­tos mo­men­tos. Es­tá ha­cien­do mo­to­res pa­ra Bél­gi­ca, Ru­sia y Chi­na.

¿No se les apli­ca el ERE que apro­ba­ron ha­ce unos me­ses?

No, el ERE era pa­ra los de­par­ta­men­tos de in­ge­nie­ría y de ven­tas. Tras ana­li­zar la caí­da de pe­di­dos, em­pe­za­mos por re­du­cir gas­tos, pe­ro lue­go vi­mos que tam­bién se ne­ce­si­ta­ba un ajus­te de per­so­nal. Plan­tea­mos un re­cor­te de unas 200 per­so­nas so­bre un to­tal de ca­si 3.000. Era un ajus­te muy me­di­do, por­que por­cen­tual­men­te la caí­da de pe­di­dos es muy su­pe­rior. Pe­ro, ade­más, Sie­mens es una em­pre­sa que va­lo­ra mu­cho su ta­len­to y no lo quie­re per­der. Sa­be­mos que un día es­ta cri­sis des­apa­re­ce­rá y for­mar a las per­so­nas pue­de re­que­rir va­rios años de tra­ba­jo. Por eso, ofre­ci­mos va- rias alternativas, co­mo to­mar­se un tiem­po sa­bá­ti­co, ir­se a es­tu­diar o tras­la­dar­se a otros paí­ses. Y des­de Ale­ma­nia ayu­da­ron al crear en Es­pa­ña un equi­po de se­ña­li­za­ción fe­rro­via­ria que ha con­tri­bui­do a pa­liar el ajus­te. Con to­das es­tas me­di­das, he­mos con­se­gui­do ya ba­jar el re­cor­te de 200 a 140 per­so­nas y creo que aún lo con­se­gui­re­mos re­du­cir más. Po­co a po­co va­mos en­con­tran­do opor­tu­ni­da­des pa­ra re­ci­clar em­plea­dos y que se pue­dan que­dar en otros de­par­ta­men­tos. Y la ver­dad es­ta­mos en­con­tran­do una gran co­la­bo­ra­ción por par­te de los sin­di­ca­tos.

En sus in­ter­ven­cio­nes us­ted siem­pre des­ta­ca co­mo fac­to­res de éxi­to el buen tra­to al clien­te y la mo­ti­va­ción de la plan­ti­lla. Pe­ro tam­bién le han pre­gun­ta­do si eso com­pen­sa a la vis­ta de ca­sos co­mo el de Rya­nair, que es una de las ae­ro­lí­neas que más cre­ce y que no se dis­tin­gue pre­ci­sa­men­te por mi­mar a clien­tes y per­so­nal.

Cual­quier em­pre­sa pue­de te­ner un éxi­to a cor­to pla­zo ha­cien­do co­sas que no se de­ben ha­cer, co­mo ma­cha­car al em­plea­do y tra­tar mal al clien­te. Pe­ro pa­ra que una em­pre­sa so­bre­vi­va con éxi­to du­ran­te 167 años co­mo Sie­mens el clien­te y el em­plea­do de­ben es­tar en el fo­co de aten­ción. Las cri­sis des­apa­re­cen y aquel em­plea­do que du­ran­te un ti­po se de­jó abu­sar lle­ga un mo­men­to que ya no se de­ja. Los bue­nos se van. ¿A dón­de? A las em­pre­sas que ha­cen las co­sas bien.

¿Có­mo afec­tan a Sie­mens los cam­bios en la re­gu­la­ción ener­gé­ti­ca?

Las em­pre­sas de­ben te­ner cla­ro cuál va a ser la ley y qué con­di­cio­nes van a re­gir pa­ra sus in­ver­sio­nes. Al­gu­nas tie­nen un re­torno rá­pi­do y otras, por su ta­ma­ño, lo tie­nen de mu­chos años. Por ejem­plo, con tec­no­lo­gías muy in­no­va­do­ras el mar­gen es muy pe­que­ño. Si cam­bian im­pues­tos o pri­mas, las pre­vi­sio­nes son dis­tin­tas...

Ha te­ni­do que re­nun­ciar Sie­mens a al­gún pro­yec­to?

No sólo Sie­mens. Los pro­yec­tos están pa­ra­dos en es­pe­ra de que se acla­re el mar­co le­gal

Se ha que­da­do fue­ra del con­cur­so eó­li­co de Ca­ta­lun­ya.

Sí. Pe­ro es un con­cur­so que ha re­ci­bi­do mu­chas im­pug­na­cio­nes y se en­cuen­tra en stand-by. No­so­tros no he­mos im­pug­na­do. Pe­ro creo que aho­ra que se in­ten­ta tra­tar las plan­tas eó­li­cas a pre­cio de mer­ca­do po­de­mos re­sul­tar be­ne­fi­cia­dos en bas­tan­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas des­pués del pa­rón. An­tes da­ba un po­co igual si las má­qui­nas no eran fia­bles y no fun­cio­na­ban du­ran­te to­do el tiem­po, por­que la pri­ma era muy al­ta. Aho­ra al­gu­nas co­mu­ni­da­des se están plan­tean­do un cam­bio de pro­vee­do­res pa­ra dis­po­ner de má­qui­nas que pro­du­cen más ener­gía, con me­nos vien­to, que sean fia­bles y que pue­dan fun­cio­nar to­do el tiem­po. Eso nos abre una opor­tu­ni­dad.

¿Han de­ci­di­do aban­do­nar la ener­gía so­lar y la nu­clear?

Sí, pe­ro se­gui­mos desa­rro­llan­do sis­te­mas de pro­tec­ción. Hay paí­ses que quie­ren se­guir in­vir­tien­do en ener­gía nu­clear, no­so­tros ya no su­mi­nis­tra­mos cen­tra­les lla­ve en mano ni en­tra­mos en fu­sión o fi­sión. Pe­ro se­gui­mos in­vir­tien­do en sis­te­mas de pro­tec­ción de las cen­tra­les y en tec­no­lo­gía pa­ra tur­bi­nas de cual­quier ti­po de cen­tral.

¿Por qué sec­to­res es­tá apos­tan­do Sie­mens en Es­pa­ña?

En los cua­tro sec­to­res en los que ope­ra­mos es­ta­mos en­fo­ca­dos ha­cia la tec­no­lo­gía des­ti­na­da a ga­nar pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia. En la in­dus­tria hay que con­se­guir ha­cer más con me­nos pa­ra com­pe­tir con paí­ses co­mo Chi­na. Hay que re­du­cir, por ejem­plo, los cos­tes ener­gé­ti­cos, que son tres ve­ces más al­tos que la me­dia eu­ro­pea. En la sa­ni­dad, se tra­ta de que los equi­pos de diag­nós­ti­co pue­dan de­tec­tar an­tes la en­fer­me­dad y con me­nos gas­to.

Rosa Gar­cía en la plan­ta que Sie­mens tie­ne en Cor­ne­llà (Bar­ce­lo­na)

MARC ARIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.