LA RI­VA­LI­DAD MA­DRID-BAR­CE­LO­NA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Fernando Trías de Bes Es­cri­tor y economista

Al ana­li­zar la con­cen­tra­ción de po­bla­ción en el mun­do des­de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, se de­du­ce por qué se pa­só del li­de­raz­go de los es­ta­dos al de las re­gio­nes y, aho­ra, al de las ciu­da­des. Hoy, la mi­tad de la po­bla­ción ur­ba­na ha­bi­ta en gran­des ur­bes.

Des­de 1880 has­ta apro­xi­ma­da­men­te 1970, ex­cep­to los pe­rio­dos de gue­rra, la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va se cons­tru­yó a par­tir de las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les, de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la le­gis­la­ción la­bo­ral que los di­fe­ren­tes

La ciu­dad me­nos in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lun­ya ha si­do la prin­ci­pal víc­ti­ma del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán

es­ta­dos adop­ta­ban. Las so­cial­de­mo­cra­cias ho­mo­ge­nei­za­ron es­tas di­fe­ren­cias y pa­sa­ron en­ton­ces a ser las re­gio­nes las crea­do­ras de ri­que­za. La re­gión era un es­ce­na­rio don­de con­glo­me­ra­dos de or­ga­ni­za­cio­nes co­la­bo­ra­ban en­tre sí co­mo es­pe­cia­lis­tas en es­te u otro cam­po. Fue la épo­ca de los de­no­mi­na­dos clús­te­res: Si­li­con Va­lley en Ca­li­for­nia, la Kis­ta Scien­ce City de Sue­cia, los clús­te­res in­for­má­ti­cos ir­lan­de­ses, la Ba­vie­ra au­to- mo­vi­lís­ti­ca... En Eu­ro­pa se iden­ti­fi­ca­ron has­ta 2.000 clús­te­res en di­fe­ren­tes re­gio­nes.

Des­de los años 60, el sec­tor ser­vi­cios au­men­tó en de­tri­men­to de la in­dus­tria. El ocio y el tu­ris­mo crea­ban em­pleo. A par­tir del 2000, la glo­ba­li­za­ción es una reali­dad, y la irrup­ción asiá­ti­ca fa­vo­re­ció más el de­sa­rro­llo de las gran­des ur­bes, es­pe­cial­men­te si te­nían puer­to ma­rí­ti­mo o bue­nas co­ne­xio­nes te­rres­tres. Lle­ga el de­sa­rro­llo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. El cre­ci­mien­to ba­sa­do en la deu­da pro­vo­có que las em­pre­sas se si­tua­ran en las pla­zas fi­nan­cie­ras. Ha­bía que es­tar cer­ca del di­ne­ro. Su­me­mos la era de la In­for­ma­ción y el Co­no­ci­mien­to. Las nue­vas tec­no­lo­gías se asen­ta­ban en re­mo­de­la­das pe­ri­fe­rias y an­ti­guas fá­bri­cas ur­ba­nas.

Hoy en día, las ciu­da­des ha­cen ri­cos los paí­ses. Al con­tra­rio que tras la re­vo­lu­ción in­dus­trial, cuan­do los paí­ses ha­cían ri­cas las ciu­da­des.

¿Qué pa­só con Bar­ce­lo­na? Des­de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, Bar­ce­lo­na ha ido per­dien­do no­to­rie­dad, im­por­tan­cia, po­si­cio­na­mien­to y po­ten­cial. Ma­drid aplau­dió nues­tra ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va, la ima­gen que su­pi­mos trans­mi­tir al mun­do. Pe­ro sus­ci­ta­mos preo­cu­pa­ción. Bar­ce­lo­na ga­na­ba la par­ti­da a la ca­pi­tal. Y se desató una po­lí­ti­ca de cen­tra­li­za­ción con tal de re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do.

Tan­to Ma­drid co­mo Bar­ce­lo­na se pu­sie­ron a com­pe­tir una con otra. Co­me­tie­ron un gra­ve error, pues, co­mo me in­di­ca­ba cer­te­ra­men­te mi co­le­ga Jo­sé Luis Martínez Ga­ray, lo idó­neo ha­bría si­do si­tuar el pun­to de mi­ra en las ciu­da­des del mun­do que más cre­cían: Sin­ga­pur, Shang­hai, Riad, in­clu­so aho­ra An­ka­ra.

Nues­tra ri­va­li­dad pro­vin­cia­na fue el pri­me­ro de va­rios erro­res en ca­de­na. El se­gun­do fue que, du­ran­te los fe­li­ces 00, nues­tros años de bo­nan­za, de­di­ca­mos los re­cur­sos a una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria dis­per­sa, or­ques­ta­da des­de

La so­bre­rre­gu­la­ción e ines­ta­bi­li­dad fis­cal de Bar­ce­lo­na ahu­yen­ta­ría has­ta a una ga­lli­na po­ne­do­ra

cien­tos de pe­que­ños mu­ni­ci­pios, ato­mi­za­dos, sin una es­tra­te­gia coor­di­na­da, con­tra­ria a la ten­den­cia, que exi­gía ciu­da­des só­li­das frente a nú­cleos pe­que­ños y dis­per­sos.

En ter­cer lu­gar, en el ám­bi­to de las in­fra­es­truc­tu­ras, qué de­cir que no ha­ya ex­pli­ca­do ya el economista Ger­mà Bel. El Mi­nis­te­rio de Fo­men­to di­la­pi­dó nues­tro fu­tu­ro en una red de al­ta ve­lo­ci­dad que es la más ex­ten­sa del mun­do, pe­ro es­ca­sa­men­te uti­li­za- da, ba­sa­da en un di­se­ño ra­dial des­de y ha­cia Ma­drid cuan­do lo que las gran­des ur­bes re­quie­ren no es co­nec­tar­se con pe­que­ñas o me­dia­nas ca­pi­ta­les de pro­vin­cia del in­te­rior, sino con el ex­te­rior, con las otras gran­des ciu­da­des.

Lo mis­mo con los ae­ro­puer­tos: te­ne­mos 50 ae­ro­puer­tos, al­gu­nos no ope­ra­ti­vos ni es­tre­na­dos y otros in­fra­uti­li­za­dos, mien­tras que Bar­ce­lo­na si­gue ca­re­cien­do de ver­da­de­ras co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les. Es im­po­si­ble com­pe- tir con otras ciu­da­des del mun­do sien­do un ae­ro­puer­to de com­pa­ñías low cost.

Res­pec­to al mar, la úni­ca épo­ca en que Ma­drid fue puer­to, los bar­cos zar­pa­ban pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co. To­das las co­lo­nias fue­ron per­di­das. Des­de en­ton­ces, Ma­drid siem­pre ha con­si­de­ra­do las aven­tu­ras ma­rí­ti­mas un ne­go­cio rui­no­so. Sin em­bar­go, Bar­ce­lo­na bien po­dría ser, de lar­go, el puer­to más im­por­tan­te de Eu­ro­pa. Po­de­mos aún ga­nar esa ca­rre-

ra a Roma o Mar­se­lla. Pe­ro el atra­so del co­rre­dor me­di­te­rrá­neo ha im­pe­di­do que Bar­ce­lo­na se ha­ya con­ver­ti­do ya en el úni­co puer­to eu­ro­peo por ex­ce­len­cia.

Es anéc­do­ta, pe­ro re­ve­la­do­ra, el Eu­ro­ve­gas. En­to­ne­mos un mea cul­pa. No por per­der­lo, pues pro­yec­tos de es­ta mag­ni­tud pue­de ha­ber mu­chos. Pe­ro se de­mos­tró que la ini­cia­ti­va par­tió de un ter­ce­ro, un neo-mís­ter Mars­hall, y no del pro­pio Go­bierno. Y cuan­do se reac­cio­nó, fue tar­de y pa­ra evi­tar un cos­te po­lí­ti­co. Que­dó pa­ten­te que no ha­bía es­tra­te­gia ciu­dad, sino im­pro­vi­sa­ción y con­tra­ata­que con tal de sal­var la opi­nión pú­bli­ca.

En otras pa­la­bras, du­ran­te los años en que tu­vi­mos re­cur­sos, tan­to Go­bierno cen­tral co­mo au­to­nó­mi­co uti­li­za­ron las in­ver­sio­nes pa­ra ob­te­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos lo­ca­les y re­gio­na­les, y no se ac­tuó con­for­me a un plan es­tra­té­gi­co pa­ra que nues­tras ciu­da­des fue­ran el mo­tor de nues­tras eco- no­mías, que era la cla­ra ten­den­cia mun­dial.

¿Las ex­cu­sas pa­ra una Bar­ce­lo­na en de­cli­ve? Que el cons­tan­te go­teo de mul­ti­na­cio­na­les que aban­do­na­ban la ciu­dad con­dal era de­bi­do a la po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca, ro­tu­la­ción y es­co­la­ri­za­ción me­dian­te. Pe­ro al­guien que co­noz­ca de ver­dad có­mo fun­cio­nan las mul­ti­na­cio­na­les sa­brá que es­tas no to­man de­ci­sio­nes por las po­lí­ti­cas lin­güís­ti­cas, sino por la co­ne­xión in­ter­na­cio­nal, fa­ci­li­da­des pa­ra in­ver­tir, es­ta­bi­li­dad fis­cal y fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral de los lu­ga­res don­de pue­den ubi­car sus se­des. La so­bre­rre­gu­la­ción e ines­ta­bi­li­dad fis­cal de Bar­ce­lo­na ahu­yen­ta­ría has­ta a una ga­lli­na po­ne­do­ra.

En es­ta pug­na Ma­drid-Bar­ce­lo­na, se ha pro­du­ci­do una do­ble pa­ra­do­ja. La pri­me­ra, Bar­ce­lo­na, ciu­dad me­nos in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lun­ya, ha si­do la prin­ci­pal víc­ti­ma del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán.

La se­gun­da: la cre­cien­te con­cen­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial de Ma­drid, es­tá

La cre­cien­te con­cen­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co de Ma­drid, es­tá em­pe­que­ñe­cien­do Es­pa­ña

em­pe­que­ñe­cien­do Es­pa­ña. La prue­ba es que los paí­ses me­jor po­si­cio­na­dos de Eu­ro­pa son aque­llos don­de se ha in­ver­ti­do es­tra­té­gi­ca­men­te en más de una ciu­dad. Ca­pi­tal gran­de y úni­ca, país me­dio­cre.

Ni Bar­ce­lo­na ni Ma­drid han sa­li­do be­ne­fi­cia­das de es­ta ri­va­li­dad. La apa­ren­te vic­to­ria de Ma­drid so­bre Bar­ce­lo­na le ha ser­vi­do pa­ra que­dar ais­la­da del con­ti­nen­te y arruinada en al­ta ve­lo­ci­dad con la na­da.

Des­de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, Bar­ce­lo­na ha ido per­dien­do no­to­rie­dad

ÀLEX GAR­CIA / ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.