Bien­ve­ni­dos al si­glo asiá­ti­co

Giné des­me­nu­za las cla­ves de la im­pa­ra­ble pu­jan­za de Asia y los re­tos que plan­tea a Oc­ci­den­te

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Barranco

Es­ta­dos Uni­dos nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do que iba a per­der su he­ge­mo­nía glo­bal en unas dé­ca­das cuan­do en 1979 Jimmy Car­ter re­ci­bió a Deng Xiao­ping en Was­hing­ton. Ni cuan­do apo­yó la en­tra­da de Chi­na en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, efec­ti­va en el 2001. Sin em­bar­go, al rit­mo ac­tual, ex­pli­ca Jau­me Giné, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ca­sa Asia, Chi­na se­rá la pri­me­ra economía mun­dial al fi­na­li­zar es­ta dé­ca­da. Gold­man Sachs lo ha­bía pro­nos­ti­ca­do pa­ra el 2027. The Eco­no­mist ya apun­ta al 2019. Y el FMI al 2016 si se mi­ra el po­der ad­qui­si­ti­vo.

Y si al im­pa­ra­ble as­cen­so del an­ti­guo im­pe­rio del cen­tro se le su­man las pu­jan­tes In­dia, Viet­nam o Co­rea del Sur, y que Ja­pón, pe­se a las di­fi­cul­ta­des, es aún la ter­ce­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca, que­da cla­ro, co­mo ti­tu­la su li­bro Giné (Ba­la­guer, 1948), que Asia mar­ca el rum­bo. Un li­bro que rea­li­za un mi­nu­cio­so aná­li­sis de las cla­ves del si­glo XXI pa­seán­do­se por Asia pe­ro tam­bién por EE.UU., Ru­sia, Amé­ri­ca La­ti­na o la UE pa­ra mos­trar sus mo­vi­mien­tos frente al au­ge orien­tal. Y sin ge­ne­ra­li­zar, des­cen­dien­do a los de­ta­lles del nue­vo si­glo asiá­ti­co.

Co­men­zan­do por una Chi­na en la que el maoís­mo que­da le­jos y que ha abra­za­do de nue­vo el con­fu­cia­nis­mo, una fi­lo­so­fía del buen go­bierno y la ar­mo­nía so­cial en la que pri­ma el ri­tual y el res­pe­to a la je­rar­quía. Una Chi­na que dis­ta mu­cho de un Es­ta­do-na­ción: su Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce 56 gru­pos ét­ni­cos, y aun­que los han son el 90% de la po­bla­ción, tie­nen di­ver­si­dad cul­tu­ral y de len­guas, aun­que es­cri­tu­ra co­mún. Por eso el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino no quie­re abrir la ca­ja de Pan­do­ra ha­cien­do con­ce­sio­nes a Tí­bet y Xing­jian.

Una Chi­na que pe­se a ser lí­der en ener­gía eó­li­ca es el pri­mer pro­duc­tor y con­su­mi­dor de car­bón. Que tie­ne a 271 mi­llo­nes de emi­gran­tes ru­ra­les en las ciu­da­des muy mal­tra­ta­dos. Y don­de si bien la po­lí­ti­ca de hi­jo úni­co ha evi­ta­do 400 mi­llo­nes de na­ci­mien­tos, tam­bién po­dría ha­cer que sea un país en­ve­je­ci­do an­tes de al­can­zar al­tos ni­ve­les de ren­ta per cá­pi­ta. Un país que ha desa­rro­lla­do un ca­pi­ta­lis­mo hí­bri­do en el que ade­más de pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca hay un po­de­ro­so sec­tor pú­bli­co que cre­ce a cos­ta del pri­va­do gra­cias a cuan­tio­sos cré­di­tos pa­ra crear cam­peo­nes in­ter­na­cio­na­les en sec­to­res es­tra­té­gi­cos. No es ex­tra­ño que EE.UU. des­con­fíe de es­tas em­pre­sas pú­bli­cas chi­nas bien co­nectadas con el apa­ra­to mi­li­tar, pe­ro una Eu­ro­pa ne­ce­si­ta­da de li­qui­dez las re­ci­be bien.

Ade­más, Chi­na quie­re ase­gu­rar­se el con­trol he­ge­mó­ni­co de su mer­ca­do in­te­rior y no es ex­tra­ño que una de ca­da cin­co em­pre­sas eu­ro­peas pien­se en aban­do­nar­lo. De he­cho, las em­pre­sas ex­tran­je­ras pier­den cuo­ta en él. Si Clin­ton de­fen­dió la en­tra­da de Chi­na en la OMC por­que fa­vo­re­ce­ría las re­for­mas po­lí­ti­cas y se re­equi­li­bra­ría la ba­lan­za co­mer­cial, se equi­vo­ca­ba. De to­dos mo­dos, hay quien pien­sa, co­mo Nou­riel Rou­bi­ni, que la economía chi­na pue­de te­ner un ate­rri­za­je brus­co, in­clu­so ya en el 2013. Y en cual­quier ca­so el cre­ci­mien­to ba­ja­rá, por lo que pa­ra ha­cer frente a los des­equi­li­brios in­ter­nos Chi­na ne­ce­si­ta re­for­mas eco­nó­mi­cas es­truc­tu­ra­les... que im­pli­can ne­ce­sa­ria­men­te cam­bios po­lí­ti­cos es­truc­tu­ra­les.

Por lo pron­to, los EE.UU. han com­pren­di­do que se jue­gan su fu­tu­ro en la re­gión y han lan­za­do ini­cia­ti­vas co­mo el Trans-Pa­ci­fic Part­ners­hip, una in­men­sa área de li­bre co­mer­cio abier­ta a los miem­bros del Fo­ro de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca Asia-Pa­cí­fi­co, des­de Aus­tra­lia y Ca­na­dá a Mé­xi­co y Viet­nam. To­ma­ría gran re­le­van­cia si se su­ma­ran Co­rea del Sur y Ja­pón. Un ins­tru­men­to pa­ra con­te­ner a Chi­na, que as­pi­ra a li­de­rar la in­te­gra­ción re­gio­nal de su con­ti­nen­te. En cuan­to a la UE, Chi­na sa­be que es­tá en cri­sis y jue­ga sus car­tas, ayu­dan­do país a país en vez de al blo­que pa­ra lo­grar que le le­van­ten el em­bar­go de ar­mas y que Bru­se­las le dé la ca­te­go­ría de economía de mer­ca­do y no im­pon­ga de­re­chos an­ti­dum­ping a sus ex­por­ta­cio­nes. Pe­kín per­ci­be que emer­ge una Eu­ro­pa ale­ma­na y ade­más quie­re su tec­no­lo­gía. Pe­ro Ber­lín no po­drá tra­tar de tú a tú al co­lo­so chino sin el res­to de Eu­ro­pa. Una Eu­ro­pa que sólo po­drá ser com­pe­ti­ti­va con una unión po­lí­ti­ca real.

Giné re­cuer­da que tras in­ten­tar bo­rrar­lo en la épo­ca maoís­ta, el con­fu­cia­nis­mo ha vuel­to a ser uno de los pi­la­res de Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.