Pri­mi­ti­vis­mo y mo­der­ni­dad

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Car­los Gar­cía-Osu­na

Ma­nel Ál­va­rez (San Fe­liu de Co­di­nes, Bar­ce­lo­na, 1945) se for­mó ar­tís­ti­ca­men­te en las Es­cue­las Pro­fe­sio­na­les Sa­le­sia­nas de Sa­rrià, lle­van­do a ca­bo lar­gas es­tan­cias en Ita­lia, tra­ba­jan­do en las can­te­ras de Ca­rra­ra tras la con­ce­sión de una be­ca por la Fun­da­ción Pa­ga­ni en 1975, don­de se con­vir­tió en un es­cul­tor es­pe­cia­li­za­do en las téc­ni­cas del már­mol.

En sus pie­zas in­for­ma­lis­tas ha desa­rro­lla­do un tra­ba­jo muy per­so­nal con ma­ti­ces de­co­ra­ti­vos que no le ha­cen re­nun­ciar a unas for­mas abs­trac­tas en las que se amal­ga­ma la po­ten­cia ex­pre­si­va con una cier­ta poé­ti­ca. Ál­va­rez plan­tea el di­bu­jo en sus com­po­si­cio­nes bi­di­men­sio­na­les con ele­va­dos gra­dos de vir­tuo­sis­mo así co­mo en la la­bra de las pie­dras en la que que­da pa­ten­te la in­fluen­cia de los cri­te­rios esen­cia­li­za­do­res de los es­cul­to­res Cons­tan­tin Bran­cu­si y Jean Arp, dis­tin­guién­do­se sus pro­pues­tas por la so­bre­sa­lien­te téc­ni­ca ma­ne­ja­da en su rea­li­za­ción, ade­más de pro­yec­tar un per­pe­tuo ins­tin­to cla­si­cis­ta en el co­no­ci­mien­to del len­gua­je for­mal y por la sen­si­ti­va fir­me­za de su sis­te­ma com­po­si­ti­vo ape­ga­do a las nor­mas más ima­gi­na­ti­vas.

En la ac­tual mues­tra de la galería Ig­na­cio de Las­sa­let­ta, sin ob­viar la ca­te­go­ría de su an­ti­gua ex­pre­si­vi­dad, se de­ja se­du­cir por las ro­tun­das imá­ge­nes del ar­te afri­cano –no es el pri­mer ar­tis­ta con­quis­ta­do por es­te ti­po de crea­ción ra­cial– y con es­tas ico­no­gra­fías, a las que da la vuel­ta, con­si­gue fu­sio­nar el pri­mi­ti­vis­mo y la mo­der­ni­dad, la ele­men­ta­li­dad for­mal del ar­te del con­ti­nen­te afri­cano con la fi­lo­so­fía oc­ci­den­tal de un ar­tis­ta que apues­ta tam­bién por la ma­gia con­cen­tran­da en es­tas pie­zas. La dua­li­dad del dis­cur­so en la que co­exis­ten los fun­da­men­tos de am­bas cul­tu­ras de las que Ál­va­rez se sien­te par­te.

La sim­pli­fi­ca­ción for­mal y la ela­bo­ra­ción mi­nu­cio­sa son ca­rac­te­rís­ti­cas que nos en­con­tra­mos en la es­cul­tu­ra que se ela­bo­ra en los paí­ses del Sahel y a ellas su­ma el crea­dor bar­ce­lo­nés una ful­gu­ran­te eje­cu­ción que trans­for­ma es­tas es­cul­tu­ras en pie­zas de ar­te­sa­nía, siem­pre bus­can­do con su la­bra­do, en sus más re­cón­di­tas ve­tas, el mis­te­rio que oculta la pie­dra si no es so­ca­va­da por las ma­nos que en su cen­tro ha­llan el ca­lor de un ma­te­rial apa­ren­te­men­te ines­cru­ta­ble.

Si nues­tras mi­ra­das son aten­tas no se­rá di­fí­cil en­con­trar en los án­gu­los y cur­vas de es­tas es­cul­tu­ras me­tá­fo­ras de una reali­dad in­tan­gi­ble, que se nu­tren de ener­gía y li­vian­dad, pro­fun­di­dad y ete­rei­dad.

‘EFOD’ (2010) Ma­nel Ál­va­rez. Már­mol ne­gro de Bél­gi­ca, tra­ver­tino per­sa y hie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.