LA NUE­VA PRO­VIN­CIA GA­SIS­TA DEL ÁFRI­CA ORIEN­TAL

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA -

En ape­nas tres años, la re­gión del Áfri­ca Orien­tal se ha con­ver­ti­do en un pun­to caliente en el ma­pa mun­dial de los des­cu­bri­mien­tos de gas na­tu­ral y las ex­pec­ta­ti­vas son que, en el pla­zo de 10 o 15 años, la re­gión po­dría si­tuar­se en­tre las tres prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­ras de gas na­tu­ral li­cua­do.

La his­to­ria co­men­zó a prin­ci­pios del 2010 en las aguas ma­ri­nas de Mo­zam­bi­que (cuen­ca de Ro­vu­ma) con la per­fo­ra­ción del po­zo Wind­jam­mer, ope­ra­do por la pe­tro­le­ra Ana­dar­ko. Es­te son­deo ex­plo­ra­to­rio dio el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a una ca­de­na de nue­vos des­cu­bri­mien­tos, no sólo en Mo­zam­bi­que, sino tam­bién ba­jo las aguas ma­ri­nas de Tan­za­nia y Ke­nia. Unos ha­llaz­gos que en con­jun­to arro­jan un vo­lu­men de re­cur­sos de gas na­tu­ral de unos 5,6 bi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos que al­gu­nos cálcu­los más op­ti­mis­tas multiplican por dos. De la re­le­van­cia de es­tos nú­me­ros da cuen­ta el he­cho de que en el 2011 el con­su­mo mun­dial de gas fue de 3,2 bi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos.

Sin du­da, la ex­plo­ta­ción de es­tos vas­tos re­cur­sos, lo­ca­li­za­dos a no gran dis­tan­cia de tie­rra fir­me y ba­jo un es­pe­sor de lamina de agua que no pue­de con­si­de­rar­se ex­tre­ma pa­ra los es­tán­da­res tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les, po­dría con­tri­buir a sa­tis­fa­cer la de­man­da mun­dial de gas na­tu­ral li­cua­do y re­por­tar gran­des be­ne­fi­cios a Mo­zam­bi­que, Tan­za­nia y Ke­nia (por es­te or­den). Un sue­ño que sólo se ha­rá reali­dad si los go­bier­nos de di­chos paí­ses son ca­pa­ces de su­pe­rar una se­rie de desafíos.

En­tre es­tos des­ta­ca el im­pe­ra­ti­vo de con­cre­tar in­ver­sio­nes que re­sul­tan enor­mes pa­ra el ta­ma­ño de las eco­no­mías de la re­gión. Las com­pa­ñías ex­tran­je­ras están dis­pues­tas a arries­gar­se, pe­ro no ocul­tan su in­quie­tud an­te la fal­ta de ex­pe­rien­cia de las ad­mi­nis­tra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en la tra­mi­ta­ción y ges­tión de gran­des pro­yec­tos ga­sis­tas. No en vano, a fe­cha de hoy to­da­vía tie­nen que to­mar­se de­ci­sio­nes cla­ve en ma­te­ria le­gis­la­ti­va, fis­cal y de in­fra­es­truc­tu­ras. Otros desafíos a su­pe­rar por los go­bier­nos son los de­ri­va­dos de la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a mano de obra ex­tran­je­ra an­te la ca­ren­cia de per­so­nal cua­li­fi­ca­do lo­cal, lo que pue­de ge­ne­rar ten­sio­nes so­cia­les, así co­mo los aso­cia­dos a la de­no­mi­na­da mal­di­ción de los re­cur­sos, es de­cir, a que la pro­me­sa de la ri­que­za del gas aca­be, co­mo su­ce­de en otros paí­ses de Áfri­ca, por exa­cer­bar vie­jas ri­va­li­da­des, la co­rrup­ción y los con­flic­tos.

Cier­ta­men­te, los des­cu­bri­mien­tos en Mo­zam­bi­que, Tan­za­nia y Ke­nia se han pro­du­ci­do en un mo­men­to en que la de­man­da mun­dial de gas na­tu­ral li­cua­do evo­lu­cio­na al al­za. Di­cha de­man­da ha cre­ci­do a una me­dia del 8% anual des­de el 2000.

Sin em­bar­go, los ha­llaz­gos de gas ci­ta­dos qui­zás no han lle­ga­do en el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción, ya que, con an­te­rio­ri­dad al boom del Áfri­ca Orien­tal, el cre­ci­mien­to de la de­man­da de gas na­tu­ral li­cua­do ha­bía sus­ci­ta­do en to­do el mun­do una olea­da de in­ver­sio­nes pa­ra el de­sa­rro­llo de nue­va ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. Du­ran­te el pe­rio­do 2012-2017 se es­pe­ra que los nue­vos pro­yec­tos en cur­so po­drían aña­dir una me­dia de 110.000 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos por año, lo que su­pon­dría ca­si un ter­cio de la ac­tual ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de gas na­tu­ral li­cua­do.

Ade­más, mu­chos de esos pro­yec­tos vie­ron la luz con an­te­rio­ri­dad a la re­cien­te ex­pan­sión del su­mi­nis­tro de gas a par­tir de fuen­tes no con­ven­cio­na­les ( sha­le gas), fe­nó­meno que ha in­ver­ti­do las ex­pec­ta­ti­vas so­bre el mer­ca­do de gas na­tu­ral li­cua­do en Es­ta­dos Uni­dos, que ha pa­sa­do de ser con­si­de­ra­do un im­por­ta­dor ne­to a un po­si­ble ex­por­ta­dor.

En cual­quier ca­so, pe­se a es­tos in­con­ve­nien­tes, la via­bi­li­dad de la co­mer­cia­li­za­ción del gas na­tu­ral li­cua­do del Áfri­ca Orien­tal de­pen­de­rá en úl­ti­ma ins­tan­cia del pre­cio y los ex­por­ta­do­res con­fían en que su pro­duc­to se­rá com­pe­ti­ti­vo en los mer­ca­dos de Ja­pón y Co­rea del Sur, los dos ma­yo­res mer­ca­dos de gas na­tu­ral li­cua­do del mun­do. En es­te sen­ti­do, al­gu­nos ana­lis­tas pre­vén que los pla­nes de Aus­tra­lia pa­ra la ex­pan­sión de la pro­duc­ción y la ex­por­ta­ción de gas na­tu­ral li­cua­do a los dos mer­ca­dos ci­ta­dos, ten­drán que ser re­vi­sa­dos a la ba­ja por­que sus cos­tes re­sul­ta­ran su­pe­rio­res a los pro­ve­nien­tes de Áfri­ca Orien­tal.

Una bo­ni­ta his­to­ria que se ve ame­na­za­da por los pi­ra­tas que con ba­se en el fa­lli­do es­ta­do de So­ma­lia in­fec­tan las aguas de Mo­zam­bi­que, Tan­za­nia, Ke­nia y Ma­da­gas­car. La pi­ra­te­ría en la re­gión, ya de por si muy in­ten­sa, po­dría dis­pa­rar­se en la me­di­da que el au­ge de la nue­va in­dus­tria ga­sis­ta su­pon­drá un in­cre­men­to del flu­jo de ob­je­ti­vos de al­to va­lor, co­mo na­víos de ex­plo­ra­ción geo­fí­si­ca, bar­cos y pla­ta­for­mas de per­fo­ra­ción, pla­ta­for­mas de pro­duc­ción flo­tan­tes y, fi­nal­men­te, me­ta­ne­ros.

Na­die en la in­dus­tria sub­es­ti­ma en es­tos mo­men­tos el ries­go de ata­ques pi­ra­tas, es­pe­cial­men­te tras el su­fri­do el pa­sa­do año por el bar­co de per­fo­ra­ción Posei

dón, de la com­pa­ñía Ocean, frente a las cos­tas de Tan­za­nia. Un in­ci­den­te que, aun­que no es el pri­me­ro, ha he­cho to­mar con­cien­cia a las com­pa­ñías que tra­ba­jan en la zo­na de la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar y me­jo­rar sus­tan­cial­men­te las me­di­das de se­gu­ri­dad en to­dos sus bar­cos e ins­ta­la­cio­nes.

JU­DA NGWENYA / REU­TERS

La de­man­da mun­dial de gas na­tu­ral li­cua­do evo­lu­cio­na al al­za. En la ima­gen, ya­ci­mien­to ubi­ca­do en Sudáfrica

Ca­te­drá­ti­co de la UB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.