Mil ma­ne­ras de ele­gir a un lí­der

Los pro­ce­sos de elec­ción di­fie­ren en­tre paí­ses, pe­ro po­cas ve­ces están exen­tos de con­tro­ver­sia

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

En la po­lí­ti­ca, ca­da par­ti­do se las apa­ña co­mo pue­de –o quie­re– a la ho­ra de ele­gir un nue­vo lí­der. No hay re­glas uni­ver­sal­men­te re­co­no­ci­das. To­do va­le. Pe­ro di­gan lo que di­gan, por mu­chos con­gre­sos y de­ba­tes que se ce­le­bren, ele­gir a un lí­der tie­ne mi­ga.

Se hi­zo in­ter­mi­na­ble eso de las pri­ma­rias nor­tea­me­ri­ca­nas en las que se en­zar­za­ron los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos con gran es­truen­do y de­co­ra­do del Tea Party. Fi­gu­ra­ba que bus­ca­ban a un lí­der ca­paz de echar de la Ca­sa Blan­ca a los Oba­ma, fa­mi­lia sos­pe­cho­sa de ocul­tar, en­tre otras bar­ba­ri­da­des, in­cli­na­cio­nes crip­to-eu­ro­pe­sis­tas, es de­cir, ti­ran­do a so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas o al­go in­clu­so peor.

Y ha­blan­do de so­cia­lis­tas, la gue­rra que se li­bró en Fran­cia en­tre los can­di­da­tos de la iz­quier­da dis­pues­tos a me­dir­se con Sar­kozy, so­bre to­do des­pués de la es­tram­bó­ti­ca eli­mi­na­ción de Do­mi­ni­que Strauss Kahn, lle­gó a te­ner más ca­pí­tu­los, pro­ta­go­nis­tas, líos y tem­po­ra­das que Mad men.

Aho­ra le to­ca a la de­re­cha fran­ce­sa, a la Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar. Tan­to Fra­nçois Fi­llon co­mo Jean-Fra­nçois Co­pé se de­cla­ran ga­na­do­res de las pri­ma­rias del 18 de no­viem­bre. Ni si­quie­ra el ar­bi­tra­je del ex pri­mer mi­nis­tro Alain Jup­pé ha lo­gra­do des­en­re­dar el pro­ce­so elec­to­ral.

En cuan­to a Es­pa­ña, la pug­na por el li­de­raz­go del PSOE en­tre Ru­bal­ca­ba y Cha­cón ha­bría he­cho las delicias de Pros­per Mé­ri­mée. Por otra par­te, no hay que ol­vi­dar que Ra­joy fue nom­bra­do a de­do por Az­nar (tras re­ci­bir dos ne­ga­ti­vas de Ro­dri­go Ra­to), al igual que Mas, por Pu­jol.

Tam­bién exis­ten elec­cio­nes ce­le­bra­das a la búl­ga­ra, di­nas­tías co­mu­nis­tas co­mo la de Co­rea del Nor­te o pre­si­den­tes en ejer­ci­cio que cam­bian las re­glas de jue­go so­bra la mar­cha pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der. Lue­go es­tá Ar­gen­ti­na. De to­do hay en la vi­ña del Se­ñor. Lo im­por­tan­te es echar­le al asun­to co­ra­je e ima­gi­na­ción. A de­cir de Ba­ro­ja, es cues­tión de pa­sar el ra­to.

To­men el ejem­plo de los la­von­gai, una et­nia que, des­de tiem­po in­me­mo­rial, ha­bi­ta Nue­va Han­no­ver, una re­mo­ta is­la per­te­ne­cien­te a Pa­púa Nue­va Gui­nea, que, tras ver­se con­ver­ti­da en co­lo­nia –pri­me­ro ale­ma- na y des­pués bri­tá­ni­ca–, fue ocu­pa­da du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial por los ja­po­ne­ses. A par­tir de 1945, pa­só a for­mar par­te de un pro­tec­to­ra­do ges­tio­na­do por el go­bierno de Aus­tra­lia.

Al al­can­zar Pa­púa la in­de­pen­den­cia en 1964, los la­von­gai fue­ron in­for­ma­dos de que en las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas ten­drían la li­ber­tad de vo­tar por quien qui­sie­sen. Es­tos de­ci­die­ron dar sus vo­tos a Lyn­don John­son, fla­man­te pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Las au­to­ri­da­des, con­tra­ria­das, no tar­da­ron en co­mu­ni­car­les que tal de­ci­sión era del to­do ina­cep­ta­ble. Los la­von­gai se ce­rra­ron en ban­da, ne­gán­do­se a pa­gar im­pues­tos al nue­vo Es­ta­do, pre­fi­rien­do aho­rrar su di­ne­ro, has­ta po­der com­prar al pre­si­den­te John­son.

Es­ta his­to­ria dio la vuel­ta al mun­do. Los me­dios in­sis­tían en que se tra­ta­ba de un mis­te­rio­so “cul­to a John­son”; una ocu­rren­cia, en de­fi­ni­ti­va, de unos pa­lur­dos pri­mi­ti­vos. Pe­ro en esas arri­bó a la is­la la an­tro­pó­lo­ga Do­rothy Bi­llings, que no tar­dó en des­cu­brir que se tra­ta­ba de un au­tén­ti­co gol­pe maes­tro por par­te de los sa­ga­ces is­le­ños do­ta­dos con un in­creí­ble sen­ti­do del hu­mor.

Pre­ten­der ele­gir a John­son no fue más que una ar­gu­cia pa­ra atraer la aten­ción del Go­bierno so­bre el de­plo­ra­ble aban­dono que pa­de­cía la is­la. La tre­ta les sa­lió re­don­da. Aho­ra bien, unos años más tar­de lle­ga­ron a la is­la los pri­me­ros mo­to­res fue­ra­bor­da de la mar­ca John­son. Ima­gí­ne­se la que se ar­mó.

Se aca­ba de ce­le­brar en Pe­kín el 18.º Con­gre­so del Par­ti­do Co- mu­nis­ta Chino. Los 2.270 de­le­ga­dos reu­ni­dos en el Gran Pa­la­cio del Pue­blo­vo­ta­ron a mano al­za­da la com­po­si­ción del nue­vo Co­mi­té Cen­tral, que do­ta­ron de 205 miem­bros, que a su vez anun­cia­ron los nom­bres de los 25 miem­bros ele­gi­dos pa­ra for­mar el Po­lit­bu­ró; sie­te de cua­les com­po­nen el Co­mi­té Per­ma­nen­te del mis­mo. Mas el nue­vo pre­si­den­te, Xi Jin­ping, no ocu­pa­rá su pues­to has­ta la ce­le­bra­ción en mar­zo del 2013 de la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal.

El com­ple­jo sis­te­ma chino ac­tual, pla­ga­do de se­cre­tis­mo, no es más que la úl­ti­ma en­tre­ga de una mi­le­na­ria his­to­ria que las ha vis­to de to­dos los co­lo­res. Uno de los ca­pí­tu­los más ex­tra­ños de la se­rie es el que pro­ta­go­ni­za­ron el em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Shang (tam­bién co­no­ci­do co­mo Yin) Wu Ting (circa 1324-1266 a.C.) y su ase­sor Fu Hao.

Wu Ting, cria­do en­tre la gen­te co­mún y el más jo­ven de cua­tro her­ma­nos, no reinó has­ta des­pués de la muer­te de es­tos, en con­cor­dan­cia con las an­ti­guas cos­tum­bres. Su pa­dre, el le­gen­da­rio em­pe­ra­dor Pan­geng, pe­se a la en­car­ni­za­da opo­si­ción de la cor­te, sal­vó a su reino y a sus súb­di­tos gra­cias a que man­da­ra tras­la­dar la ca­pi­tal a la otra ori­lla del río Ama­ri­llo, fue­ra del al­can­ce de de­vas­ta­do­ras inun­da­cio­nes.

Cons­cien­te de que los cor­te­sa­nos ter­gi­ver­sa­rían cual­quier co­sa que di­je­ra, du­ran­te los pri­me­ros tres años de su rei­na­do Wu Ting no pro­nun­ció pa­la­bra al­gu­na. Al ca­bo de es­te pe­rio­do, sólo rom­pió su si­len­cio pa­ra ex­pli­car que ha­bía vis­to en sue­ños un hombre en­via­do des­de el cie­lo pa­ra ser su ase­sor. Se hi­zo un re­tra­to del des­co­no­ci­do si­guien­do su des­crip­ción y Wu Ting or­de­nó que fue­sen emi­sa­rios por to­do el im­pe­rio pa­ra en­con­trar­lo.

Fi­nal­men­te die­ron con un cam­pe­sino que se pa­re­cía al re­tra­to. Se lla­ma­ba Fu Hao. Los de­sig­nios ce­les­tia­les no iban des­en­ca­mi­na­dos: la di­nas­tía Yin al­can­zó su ma­yor es­plen­dor du­ran­te los 59 años del rei­na­do de Wu Ting. Has­ta el día de hoy, la ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria de la as­cen­sión al po­der del cam­pe­sino Fu Hao re­con­for­ta a mi­llo­nes de es­pe­ran­za­dos chi­nos su­mi­dos en la po­bre­za. Po­dría de­cir­se que el sue­ño ame­ri­cano chino tu­vo lu­gar en la Edad de Bron­ce.

Lo más pro­ba­ble es que Wu Ting co­no­cie­ra a Fu Hao du­ran­te su in­fan­cia pa­sa­da en­tre gen­te hu­mil­de y que lo tra­je­ra a pa­la­cio pa­ra des­viar los ata­ques de los am­bi­cio­sos cor­te­sa­nos. Muy lis­to. Pe­ro, ¿quién li­de­ró a quién?

DA­VID GRAY / REU­TERS

Cuan­do Pa­púa Nue­va Gui­nea lo­gró la in­de­pen­den­cia en 1964, la tri­bu de los la­von­gai fue­ron in­for­ma­dos de que en las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas ten­drían la li­ber­tad de vo­tar por quien qui­sie­sen. Es­tos de­ci­die­ron dar sus vo­tos a Lyn­don John­son, el en­ton­ces pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.