La es­ca­le­ra es el al­ma del áti­co

Un dú­plex re­mo­de­la­do por Os­car Tus­quets a prin­ci­pios de los años se­ten­ta con­ser­va la sin­gu­lar es­ca­le­ra mue­ble di­se­ña­da jun­to a su co­le­ga Lluís Clo­tet

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea ca­sas@lavan­guar­dia.es

Una pro­di­gio­sa es­ca­le­ra mue­ble, di­se­ña­da por Os­car Tus­quets y Lluís Clo­tet a prin­ci­pios de los años se­ten­ta, es la gran pro­ta­go­nis­ta de es­te áti­co si­tua­do en el pa­seo de la Bo­na­no­va. Pe­se a que su fun­ción prin­ci­pal es la de unir la plan­ta ba­ja y la su­pe­rior del áti­co dú­plex, no es ni por aso­mo una es­ca­le­ra al uso. Más que pre­si­dir la es­tan­cia diá­fa­na de la pri­me­ra plan­ta, rei­na so­bre ella, ya que lo­gra que el es­pa­cio a su al­re­de­dor le rin­da plei­te­sía. Co­mo con­te­ne­dor de li­bros, CD y DVD no de­ja de ser tam­bién un al­tar to­té­mi­co de la cul­tu­ra, con ob­je­tos que mues­tran pa­la­bras o suel­tan mú­si­ca. Con una fun­ción más pro­sai­ca, en su par­te tra­se­ra tras­pa­sa una pa­red y se con­vier­te en pe­que­ño ves­ti­dor de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal.

La re­mo­de­la­ción del áti­co, si­tua­do en un edi­fi­cio pro­yec­ta­do por Bohi­gas, Mar­to­rell y Mac­kay a prin­ci­pios de los años 70, re­ca­yó tam­bién en Os­car Tus­quets. La vi­vien­da era pa­ra su fa­mi­lia. Su her­ma­na, la edi­to­ra y es­cri­to­ra Est­her Tus­quets, fa­lle­ci­da en ju­nio de es­te año, mues­tra en su li­bro Con­fe­sio­nes de una vie­ja da­ma in­dig­na, fo­tos de las fies­tas y ve­la­das li­te­ra­rias que se ce­le­bra­ron en es­te áti­co, con pre­sen­cia de gran­des es­cri­to­res de la épo­ca y aún de hoy.

Pe­ro la in­ter­ven­ción de Os­car Tus­quets, con el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de unir el es­pa­cio de me­no­res di­men­sio­nes de la plan­ta su­pe­rior con el más amplio de la in­fe­rior, no se li­mi­tó a la es­ca­le­ra. Tres má­gi­cos lu­cer­na­rios, es­tra­té­gi­ca­men­te dis­tri­bui­dos y re­cu­bier­tos en su in­te­rior de es­pe­jos, cum­plen la fun­ción de apor­tar luz na­tu­ral a la plan­ta in­fe­rior y mul­ti­pli­car vi- sual­men­te los es­pa­cios y ob­je­tos. En la plan­ta su­pe­rior ad­quie­ren for­ma de me­sas ba­jas y de­jan ver bue­na par­te del es­pa­cio de la plan­ta ba­ja. En de­fi­ni­ti­va, los lu­cer­na­rios de es­te áti­co van más allá de su fun­ción de ca­na­li­za­do­res de luz pa­ra con­ver­tir­se en es­pe­jos má­gi­cos que tras­to­can la reali­dad.

El áti­co de los Tus­quets, aho­ra en ma­nos de otros pro­pie­ta­rios que han res­pe­ta­do es­cru­pu­lo­sa­men­te la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio y los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos originarios. La es­ca­le­ra mue­ble de Tus­quets y Clo­tet les ha ve­ni­do co­mo ani­llo al de­do pa­ra guar­dar en sus es­tan­te­rías bue­na par­te de su bi­blio­te­ca y los CD acu­mu­la­dos a lo lar­go de los años.

El res­to de la de­co­ra­ción se ba­sa en una mez­cla de mue­bles an­ti­guos y mo­der­nos. De las paredes pen­den cua­dros de sus ami­gos pin­to­res y de un hi­jo, que a tem­pra­na edad ya apun­ta­ba bue­nas ma­ne­ras con el pin­cel.

La dis­tri­bu­ción del es­pa­cio es muy fun­cio­nal. Hay un ves­tí­bu­lo de en­tra­da ilu­mi­na­do por uno de los lu­cer­na­rios que conecta con la co­ci­na y la am­plia sa­la diá­fa­na, con la es­ca­le­ra mue­ble en su cen­tro. Al­re­de­dor de la es­ca­le­ra se dis­tri­bu­yen di­fe­ren­tes am­bien­tes de es­tar y el co­me­dor. La sa­la da a una pe­que­ña te­rra­za re­ple­ta de plan­tas. Res­pec­to a la co­ci­na, se ha man­te­ni­do bue­na par­te del mo­bi­lia­rio ori­gi­na­rio

La pie­za cen­tral co­mu­ni­ca con el re­cin­to de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, in­te­gra­do por un gran cuar­to de ba­ño con ba­ñe­ra y en­ci­me­ra de los la­va­bos de már­mol blan­co. En los ven­ta­na­les del ba­ño, hay unas si­lue­tas de unas mo­de­los de ai­re se­ten­te­ro, pin­ta­das en el ex­te­rior con una pá­ti­na me­tá­li­ca, lo que las con­vier­te tam­bién en sin­gu­la­res y di­ver­ti­dos es­pe­jos. En cuan­to al dor­mi­to­rio, su am­pli­tud per­mi­te la ubi­ca­ción de un es­cri­to­rio an­ti­guo de ofi­ci­na. Com­ple­tan la plan­ta ba­ja, el re­cin­to de las ha­bi­ta­cio­nes de los me­no­res, in­te­gra­do por tres dor­mi­to­rios apo­ya­dos por dos cuar­tos de ba­ño.

La plan­ta su­pe­rior es­tá des­ti­na­da a la vi­da de ca­rác­ter so­cial y era el pun­to prin­ci­pal de reunión de las ve­la­das li­te­ra­rias de Est­her Tus­quets. La ro­dea una gran te­rra­za ajar­di­na­da des­de la que se dis­fru­ta de una es­pec­ta­cu­lar pa­no­rá­mi­ca del Tibidabo.

1 La co­ci­na, de am­plias di­men­sio­nes, con­ser­va el es­ti­lo de los años 70 de una ma­ne­ra fres­ca y aje­na al pa­so del tiem­po y las modas. Tie­ne sa­li­da a una te­rra­za la­va­de­ro

2 La plan­ta su­pe­rior al­ber­ga un aco­ge­dor sa­lón en torno a una chi­me­nea de hie­rro di­se­ña­da por Al­fon­so Mi­là. Fue el es­pa­cio más uti­li­za­do en las fies­tas y ve­la­das li­te­ra­rias or­ga­ni­za­das por Est­her Tus­quets

3 La es­ca­le­ra mue­ble de Tus­quets y Clo­tet vis­ta des­de uno de los la­te­ra­les y co­lum­na ver­te­bral del áti­co

4 So­ber­bia pers­pec­ti­va de la es­ca­le­ra mue­ble flan­quea­da por la luz na­tu­ral que se cue­la por los lu­cer­na­rios. Pre­sen­ta un gran ca­pa­ci­dad pa­ra con­te­ner li­bros y to­do ti­po de ob­je­tos. Ideal tam­bién sen­tar­se en los es­ca­lo­nes mien­tas se ho­jea un li­bro

5 Cuar­to de ba­ño de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes. La ba­ñe­ra y la en­ci­me­ra de los la­va­ma­nos son de már­mol blan­co. Lla­ma la aten­ción la ori­gi­nal ven­ta­na con si­lue­ta es­pe­jo de unas mo­de­los de ai­re se­ten­te­ro

6 Dor­mi­to­rio de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal. Al fon­do, el ba­ño

7 Cuar­to de ba­ño de los jó­ve­nes, con ba­ñe­ra en for­ma de L ali­ca­ta­da de gresite ro­jo. Tie­ne un cier­to ai­re de ba­ñe­ra de ter­ma ro­ma­na

8 Una de las ha­bi­ta­cio­nes in­fan­ti­les con zo­na de es­tu­dio. To­das sa­len a una pe­que­ña te­rra­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.