Be­lén na­po­li­tano del si­glo XVIII

An­so­re­na subas­ta un Na­ci­mien­to com­pues­to por más de 600 pie­zas

La Vanguardia - Dinero - - ARTE - Car­los Gar­cía-Osu­na

Los in­ves­ti­ga­do­res no se po­nen de acuer­do a la ho­ra de si­tuar el ori­gen del be­le­nis­mo –Ale­ma­nia, Ita­lia, Ca­ta­lun­ya– pe­ro lo más pro­ba­ble es que na­cie­ra en Ná­po­les a fi­na­les del si­glo XVII. Du­ran­te la si­guien­te cen­tu­ria es­ta tra­di­ción for­mó par­te del flo­re­ci­mien­to cul­tu­ral del ba­rro­co en la cor­te de Car­los III que pro­yec­tó su afi­ción be­le­nís­ti­ca por la Pro­ven­za, Ca­ta­lun­ya, Va­len­cia y Mur­cia. Apa­sio­na­do de los na­ci­mien­tos, es­te mo­nar­ca hi­zo mu­cho por su di­fu­sión e in­clu­so reali­zó los su­yos ayu­da­do por ar­tis­tas y es­ce­nó­gra­fos, mien­tras la rei­na Ma­ría Ama­lia di­se­ña­ba ves­ti­dos pa­ra ser pro­du­ci­dos en las fá­bri­cas reales. Car­los III re­ga­ló a su hi­jo, el fu­tu­ro Car­los IV, el de­no­mi­na­do Be­lén del Prín­ci­pe que lle­gó a con­tar con más de seis mil fi­gu­ras.

Las fi­gu­ras del be­lén na­po­li­tano son es­pe­cial­men­te frá­gi­les. El cuer­po es­tá for­ma­do por un ar­ma­zón de alam­bre fo­rra­do con es­to­pa, ma­te­ria­les muy fle­xi­bles, que per­mi­ten crear fi­gu­ras en muy di­ver­sas po­si­cio­nes si­guien­do la ex­pre­si­vi­dad es­ti­lís­ti­ca del dinamismo ba­rro­co. Las ex­tre­mi­da­des son de ma- de­ra; la ca­be­za, de te­rra­co­ta po­li­cro­ma­da con los ojos de pas­ta ví­trea, tra­ba­ja­dos con no­ta­ble mi­nu­cio­si­dad pa­ra con­se­guir la má­xi­ma ex­pre­sión del ros­tro, y los ves­ti­dos, de se­das o te­ji­dos de la épo­ca, con pa­sa­ma­ne­ría, y las mu­je­res ador­na­das con pun­ti­llas, jo­yas y aba­lo­rios.

Las pie­zas ra­ra­men­te van fir­ma­das por­que en la ela­bo­ra­ción de ca­da fi­gu­ra in­ter­ve­nían múl­ti­ples ar­tis­tas: es­cul­to­res, pin­to­res, pla­te­ros, sas­tres y has­ta ar­qui­tec­tos pa­ra di­se­ñar to­da la ciu­dad, con sus ca­sas y mon­ta­ñas. Y si fi­nal­men­te se op­ta­se por la atri­bu­ción de la au­to­ría, es­ta siem­pre se le otor­ga­ra al que ha­ya ela­bo­ra­do la ca­be­za. Pa­ra las ofren­das y la ca­rac­te­ri­za­ción de los per­so­na­jes se uti­li­za­ba el ba­rro, la pla­ta, el cris­tal, el mar­fil y el ébano.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, la sa­la Retiro de Ma­drid ha subas­ta­do cua­tro be­le­nes napolitanos, to­dos pro­ce­den­tes de co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res. El Es­ta­do ad­qui­rió, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el de ma­yor re­le­van­cia en 2002 por 330.000 eu­ros, que hoy se ex­hi­be en el Mu­seo de Ce­rá­mi­ca y Ar­tes Sun­tua­rias de Va­len­cia.

La fir­ma An­so­re­na (te­lé­fono 91-532-85-15) subas­ta el pró­xi­mo 10 de enero un be­lén na­po­li­tano del si­glo XVIII pro­ce­den­te de una co­lec­ción pri­va­da que cuen- ta con un pre­cio es­ti­ma­do de 1,5 a 2,5 mi­llo­nes de eu­ros. El ad­ju­di­ca­ta­rio ten­drá que ad­qui­rir­lo com­ple­to por­que la ven­ta se­rá en un úni­co lo­te. Pro­pie­dad de la fa­mi­lia Gar­cía de Cas­tro y con­for­ma­do tras dé­ca­das de co­lec­cio­nis­mo e in­ves­ti­ga­ción, es, jun­to al Be­lén del Pa­la­cio Real y el del Mu­seo Na­cio­nal de Es­cul­tu­ra de Va­lla­do­lid, uno de los ejem­plos de na­ci­mien­tos más so­bre­sa­lien­tes del mun­do. Se tra­ta de la pri­me­ra vez que sa­le a la ven­ta en nues­tro país una obra de tal en­ver­ga­du­ra, ex­po­nen­te fun­da­men­tal del ba­rro­co es­cul­tó­ri­co, com­pues­to por más de 600 pie­zas del si­glo XVIII, al­gu­nas de ellas fir­ma­das por los me­jo­res crea­do­res de la épo­ca.

Uno de los ar­tis­tas de ma­yor re­nom­bre en esa eta­pa de flo­re­ci­mien­to ar­tís­ti­co de Ná­po­les es Giu­sep­pe San­mar­tino (Ná­po­les 1720- 1798). Los pas­to­res de San­mar­tino ema­nan una ex­tra­or­di­na­ria vi­ve­za y un im­pre­sio­nan­te ve­ris­mo. Los Re­yes Ma­gos con su co­mi­ti­va cons­ti­tu­yen un fuer­te con­tras­te muy ba­rro­co, con la reali­dad de los am­bien­tes po­pu­la­res, pa­jes y ca­bal­ga­du­ras que, jun­to con la ri­ca in­du­men­ta­ria exó­ti­ca, ofre­cían am­plias po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sión a la fan­ta­sía de los ar­tis­tas. Ade­más, la pre­sen­cia de co­mer­cian­tes y em­ba­ja­do­res de Orien­te Pró­xi­mo en los am­bien­tes napolitanos per­mi­tió a los ar­tis­tas cap­tar imá­ge­nes di­rec­tas del faus­to orien­tal.

An­tes de su li­ci­ta­ción del 10 de enero, es­te be­lén se­rá ex­hi­bi­do, du­ran­te las fies­tas na­vi­de­ñas, en Cen­troCen­tro Ci­be­les de Cul­tu­ra y Ciu­da­da­nía de Ma­drid (pla­za de Ci­be­les, 1) pa­ra que los vi­si­tan­tes ten­gan ac­ce­so al co­no­ci­mien­to de un ti­po de ob­je­to ar­tís­ti­co y re­li­gio­so que ha te­ni­do mu­chos se­gui­do­res.

Es­tos na­ci­mien­tos, muy bus­ca­dos por los co­lec­cio­nis­tas en la úl­ti­ma dé­ca­da, re­fle­jan de for­ma úni­ca la fu­sión en­tre lo cor­te­sano y lo re­li­gio­so, lo so­fis­ti­ca­do y lo po­pu­lar y, gra­cias a la trans­crip­ción de­ta­lla­da de la reali­dad, su­po­nen un ver­da­de­ro do­cu­men­to de la his­to­ria de aquel si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.