Se aca­bó el des­pil­fa­rro

Una vi­vien­da ubi­ca­da en ple­na Bar­ce­lo­na lo­gra re­cor­tar su de­man­da ener­gé­ti­ca en un 90%

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez lo­re­na.fa­rras@gmail.com

La Ca­sa Efi­cien­te MZ es una vi­vien­da uni­fa­mi­liar de uso re­si­den­cial que es­tá ubi­ca­da en el ba­rrio de Sa­rrià de Bar­ce­lo­na y cu­ya cons­truc­ción ori­gi­nal da­ta de 1918. La ca­sa es­tá in­te­gra­da por una plan­ta ba­ja de 57 me­tros cua­dra­dos y de un al­ti­llo de 20 me­tros cua­dra­dos. Has­ta aquí, na­da fue­ra de lo nor­mal. Lo que ha­ce que es­ta cons­truc­ción sea realmente sin­gu­lar es que gra­cias a un pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca se ha con­se­gui­do re­du­cir su de­man­da ener­gé­ti­ca en un 90%, lo que no es po­co de­cir....

“Par­tía­mos de una vi­vien­da que es­ta­ba mal cons­trui­da y mal orien­ta­da, así que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la reha­bi­li­ta­ción era me­jo­rar las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y de con­fort de la edi­fi­ca­ción”, ex­pli­ca Marc Folch del es­tu­dio Cal­de­ron Folch Sar­sa­ne­das Ar­qui­tec­tes.

Folch es uno de los res­pon­sa­bles del pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción de la Ca­sa Efi­cien­te MZ y uno de los ar­qui­tec­tos que ha he­cho po­si­ble que, tras una in­ver­sión de 114.000 eu­ros más IVA, es­ta cons­truc­ción ha­ya re­du­ci­do su de­man­da ener­gé­ti­ca en un 90%. Y ello en 120 días, es de­cir, cua­tro me­ses, que es el tiem­po que ha du­ra­do la in­ter­ven­ción, que ter­mi­nó ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año.

Pe­ro la cues­tión es: ¿có­mo se ha con­se­gui­do re­du­cir en un 90% la de­man­da ener­gé­ti­ca de la ca­sa? Marc Folch ex­pli­ca que en el pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción se ha da­do mu­cha im­por­tan­cia a los dis­tin­tos ele­men­tos pa­si­vos de aho­rro, es de­cir, orien­ta- ción, ais­la­mien­to y es­tan­quei­dad de la cons­truc­ción. Por otro la­do, se ha op­ta­do por un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción al­ta­men­te efi­cien­te y por el uso de pla­cas so­la­res tér­mi­cas pa­ra ca­len­tar el agua.

ORIEN­TA­CIÓN

Una co­rrec­ta orien­ta­ción per­mi­te apro­ve­char al má­xi­mo el ca­lor y la luz na­tu­ral del sol. Sin em­bar­go, ello no es siem­pre po­si­ble en ciu­dad, don­de el te­rreno o la ti­po­lo­gía de vi­vien­da con­di­cio­nan no­ta­ble­men­te. En la Ca­sa Efi­cien­te MZ, Folch ex­pli­ca que co­mo so­lu­ción se ha op­ta­do por po­ner un lu­cer­na­rio en me­dio de la cu­bier­ta. “Sir­ve tan­to pa­ra

En la reha­bi­li­ta­ción se ha da­do mu­cha im­por­tan­cia a los dis­tin­tos ele­men­tos pa­si­vos de aho­rro

apro­ve­char la luz na­tu­ral del sol co­mo pa­ra be­ne­fi­ciar­se del apor­te de ca­lor que es­te pro­por­cio­na”, afir­ma el ar­qui­tec­to.

AIS­LA­MIEN­TO

El ais­la­mien­to es el me­jor abri­go y a la vez el me­jor pro­tec­tor so­lar que pue­de te­ner una cons­truc­ción. Es de­cir, en in­vierno ac­túa de ba­rre­ra con­tra el frío y en ve­rano con­tra el ca­lor.

En es­te pro­yec­to “se ha per­se­gui­do ais­lar muy bien la ca­sa pa­ra ma­xi­mi­zar su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca”, ase­gu­ra el ar­qui­tec­to. Los prin­ci­pa­les ma­te­ria­les es­co­gi­dos pa­ra es­ta mi­sión han si­do la la­na na­tu­ral de ove­ja y vi­ru­tas de ma­de­ra. “Ade­más de ser bue­nos ais­lan­tes tér­mi­cos, am­bos son ma­te­ria­les na­tu­ra­les, bio­de­gra­da­bles y de pro­xi­mi­dad”, des­ta­ca Folch.

ES­TAN­QUEI­DAD

Tan im­por­tan­te co­mo ais­lar bien una cons­truc­ción es evi­tar que en ella ha­ya pér­di­das o en­tra­das in­de­sea­das de ca­lor o frío. “Se ha in­ten­ta­do que la ca­sa fue­se el má­xi­mo de her­mé­ti­ca po­si­ble pa­ra así im­pe­dir que se es­ca­pe la tem­pe­ra­tu­ra de con­fort con­se­gui­da en el in­te­rior o bien que la en­tra­da de ai­re del ex­te­rior en­fríe o caliente la ca­sa”, afir­ma Folch. En es­te ca­pí­tu­lo, las ven­ta­nas y puer­tas co­bran una es­pe­cial im­por­tan­cia.

VEN­TI­LA­CIÓN ME­CÁ­NI­CA

Pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, la Ca­sa Efi­cien­te MZ cuen­ta úni­ca­men­te con el sis­te­ma de ven­ti­la­ción Zehn­der Com­fosys­tems. No hay nin­gún otro sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción com­ple­men­ta­rio. Es­ta so­lu­ción se ba­sa en el in­ter­cam­bio de ai­re del in­te­rior de la ca­sa con ai­re del ex­te­rior. Y al mis­mo tiem­po que sir­ve pa­ra la cli­ma­ti­za­ción tam­bién ven­ti­la el ho­gar. Así ya no es ne­ce­sa­rio abrir ven­ta­nas pa­ra ven­ti­lar, ac­ción que con­lle­va una im­por­tan­te pér­di­da de tem­pe­ra­tu­ra de con­fort. La ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca lle­va ai­re fres­co a to­das las ha­bi­ta­cio­nes y ex­pul­sa al ex­te­rior el ai­re usa­do del in­te­rior.

GA­LAR­DO­NES

De­bi­do a la ele­va­da efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la nue­va cons­truc­ción, el pro­yec­to ha co­se­cha­do ya al­gu­nos re­co­no­ci­mien­tos en el sec­tor. Re­cien­te­men­te, la Ca­sa Efi­cien­te MZ ha si­do ga­lar­do­na­da por la Agru­pa­ció Jo­ves Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya (AJAC), aso­cia­ción que per­te­ne­ce al Col·legi d’Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya, y tam­bién se ha he­cho con el pre­mio Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca de Iso­ver, fir­ma de pro­duc­tos y so­lu­cio­nes de ais­la­mien­to sos­te­ni­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.