Mas, an­te el di­le­ma de so­plar o ab­sor­ber

El pro­ble­ma de Ca­ta­lun­ya se lla­ma 44.000 mi­llo­nes, que de­be pa­gar con o sin in­de­pen­den­cia

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

Ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud”. Es­te di­cho po­pu­lar po­dría ser la so­lu­ción al di­fí­cil di­le­ma con el que se en­cuen­tra en es­tos mo­men­tos el pre­si­dent en fun­cio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, Ar­tur Mas. Ha ad­ver­ti­do al di­ri­gen­te de ERC, Oriol Jun­que­ra, que la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum sólo se­rá po­si­ble des­de un go­bierno es­ta­ble. Es de­cir, re­cor­tes eco­nó­mi­cos y con­sul­ta po­pu­lar van en el mis­mo pa­que­te.

La si­tua­ción crea­da tras el 25-N es la si­guien­te: quie­nes quie­ren el re­fe­rén­dum re­cha­zan los re­cor­tes y los que creen que los ajus­tes son inevi­ta­bles no quie­ren sa­ber na­da de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. En­tre los pri­me­ros están ERC e Ini­cia­ti­va per Ca­ta­lun­ya, en­tre los se­gun­dos PP y, con ma­ti­ces, el PSC. That is the ques­tion.

Pro­ba­ble­men­te am­bas co­sas son po­lí­ti­ca­men­te im­pres­cin­di­bles pe­ro la apro­ba­ción de los pre­su­pues­tos pa­ra el pró­xi­mo año es prio­ri­ta­ria. To­do ha­ce pen­sar que Ca­ta­lun­ya ce­rra­rá el 2012 con un dé­fi­cit pró­xi­mo al 2,5% de su PIB. Es­to su­po­ne una des­via­ción del 1% so­bre el ob­je­ti­vo al que se ha­bían com­pro­me­ti­do to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Pa­ra el 2013 hay que re­cor­tar­lo, de acuer­do con Bru­se­las, en el 0,7%. Da­do que el PIB ca­ta­lán son unos 200.000 mi­llo­nes, es­ta­mos ha­blan­do de un re­cor­te de 3.600 mi­llo­nes de eu­ros.

Es­te di­ne­ro no se pue­de ob­te­ner sólo su­bien­do im­pues­tos ya que su elas­ti­ci­dad ha to­ca­do fon- do. Tam­po­co re­cor­tan­do in­ver­sio­nes, por­que es­ta va­ca ya ha si­do or­de­ña­da. Las ven­tas de in­mue­bles ya se ha vis­to lo po­co que han da­do de sí. Por tan­to, no va a que­dar más re­me­dio que en­trar a sa­co en sa­ni­dad, en­se­ñan­za, y pres­ta­cio­nes so­cia­les.

A es­ta si­tua­ción hay que aña­dir el ven­ci­mien­to de bo­nos por 7.967 mi­llo­nes en 2013. Da­do que Ca­ta­lun­ya, co­mo el res­to de las co­mu­ni­da­des, tie­ne ce­rra­do el ac­ce­so al mer­ca­do de ca­pi­ta­les, ne­ce­sa­ria­men­te ten­drá que acu­dir al au­xi­lio de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral pa­ra evi­tar en­trar un de­fault que a su vez arras­tra­ría a to­do el Es­ta­do es­pa­ñol. El au­tén­ti­co pro­ble­ma de Ca­ta­lun­ya se lla­ma 44.000 mi­llo­nes, que es lo que de­be a los in­ver­so­res y que ge­ne­ra unos gas­tos fi­nan­cie­ros de 2.500 mi­llo­nes anua­les y que ten­drá que pa­gar con in­de­pen­den­cia o sin ella.

Por tan­to, si el ca­mino so­be­ra­nis­ta no que­dó to­tal­men­te des­pe­ja­do al no ob­te­ner Ar­tur Mas la ma­yo­ría ex­cep­cio­nal que ne­ce­si­ta­ba pa­ra lle­var ade­lan­te ese pro­yec­to, la úni­ca op­ción que le que­da es ges­tio­nar la cri­sis y sa­car del ato­lla­de­ro a Ca­ta­lun­ya. Tie­ne cua­tro años por de­lan­te, si lo con­si­gue na­die le ten­drá en cuen­ta el tro­pe­zón so­be­ra­nis­ta, so­bre to­do si lo­gra el pac­to fis­cal y un ma­yor res­pe­to al ca­ta­lán de acuer­do al ar­ticu­lo 3 de la Cons­ti­tu­ción.

Es di­fí­cil, pe­ro es po­si­ble. El FMI fi­ja la sa­li­da de la cri­sis en el 2014 y un hombre tan rea­lis­ta co­mo Cris­tó­bal Mon­to­ro ase­gu­ra que “si la pri­ma de ries­go ba­ja a 250 pun­tos, el cre­ci­mien­to se­ría ex­po­nen­cial por­que el ajus­te es más in­ten­so de lo que pa­re­ce”.

En Ma­drid se pien­sa que Ca­ta­lun­ya se pe­ga­ría un ti­ro en el pie si en vez de apro­ve­char es­tos me­ses pa­ra si­tuar­se en la pa­rri­lla de sa­li­da pier­de un tiem­po pre­cio­so en un de­ba­te so­be­ra­nis­ta que, co­mo se ha vis­to, di­vi­de a la so­cie­dad. Es el mo­men­to de apli­car el fa­mo­so seny ca­ta­lán. Ra­joy es­tá dis­pues­to a ten­der la mano. La con­di­ción es que CiU aban­do­ne la vía de soberanismo y re­to­me las ne­go­cia­cio­nes pa­ra bus­car el en­ca­je de Ca­ta­lun­ya en Es­pa­ña a tra­vés de un pac­to fis­cal o co­mo se le quie­ra lla­mar. En es­te es­ce­na­rio el PP apo­ya­ría los pre­su­pues­tos ca­ta­la­nes pa­ra el 2013. Los que go­bier­nan se ne­ce­si­tan.

Na­tu­ral­men­te, pa­ra Mas es­ta op­ción no es un pla­to de buen gus­to. Pre­fe­ri­ría un pac­to con ERC que le ga­ran­ti­za­se ce­le­brar el re­fe­rén­dum, aun­que ten­ga que re­nun­ciar par­cial­men­te a ha­cer la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que con­si­de­ra ne­ce­sa­ria pa­ra sa­lir de la cri­sis. Pro­ba­ble­men­te es­to es lo que ha­rá en una pri­me­ra fa­se aun­que se­pa que no es lo que más le con­vie­ne a Ca­ta­lun­ya. Lo ló­gi­co se­ría vol­ver a la po­lí­ti­ca del peix al co­ve en lu­gar de huir ha­cia ade­lan­te. Mas ya ha ha­bla­do con Ra­joy, y Guin­dos es­tá a la es­pe­ra que Mas-Co­lell le lla­me. En­tre los dos hay bue­na on­da, se en­tien­den y se res­pe­tan. Pa­ra el mun­do em­pre­sa­rial se­ría un ali­vio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.