Con ban­co ma­lo pe­ro sin unión ban­ca­ria

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

Es­pa­ña ten­drá ban­co ma­lo pe­ro pa­ra una tor­tuo­sa unión ban­ca­ria ha­brá de es­pe­rar al 2014. Es­ta ba­ta­lla es in­tra­eu­ro­pea, se di­ri­me en­tre un BCE alia­do con Bru­se­las y el Bun­des­bank, y es a ca­ra de pe­rro. Qui­zá por ello, la evo­lu­ción aho­ra en los mer­ca­dos de la deu­da es­pa­ño­la preo­cu­pa me­nos que su ban­ca.

El úl­ti­mo en­fren­ta­mien­to en­tre el pa­trón del BCE, Ma­rio Drag­hi, y el del ban­co cen­tral ale­mán, Jens Weid­mann, tu­vo lu­gar en el Con­gre­so Ban­ca­rio Eu­ro­peo del 23 de no­viem­bre. Fue so­na­do.

Allí, Drag­hi di­jo que es ne­ce­sa- ria una unión ban­ca­ria, por­que a cau­sa de las di­ver­gen­cias cau­sa­das por la deu­da so­be­ra­na, los ban­cos es­pa­ño­les o ita­lia­nos de­ben fi­nan­ciar­se a pre­cios más al­tos y así no ca­na­li­zan los im­pul­sos ex­pan­si­vos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, con­tra­pe­so de una po­lí­ti­ca fis­cal res­tric­ti­va. “En­fren­ta­dos a pre­sio­nes de fi­nan­cia­ción –di­jo Drag­hi– reac­cio­nan en­du­re­cien­do las con­di­cio­nes de cré­di­to pa­ra las em­pre­sas y los ho­ga­res”.

Weid­mann no se que­dó cor­to en su res­pues­ta: “El BCE ha ob­se­quia­do a lar­go pla­zo a los ban­cos con ge­ne­ro­sa li­qui­dez” y agre­gó: “Los ban­cos están uti­li­zan­do esa li­qui­dez adi­cio­nal no pa­ra con­ce­der cré­di­to, sino pa­ra au­men­tar sus te­nen­cias de bo­nos del Go­bierno”. De ese mo­do, se­gún la po­si­ción ale­ma­na, mien­tras a la economía real no le lle­ga el cré­di­to los go­bier­nos tie­nen me­nos pre­sión pa­ra ha­cer re­for­mas.

Bru­se­las, es­to es la Co­mi­sión y el Par­la­men­to eu­ro­peo, se ha uni­do a Drag­hi en la ba­ta­lla por al­can­zar una unión ban­ca­ria cuan­to an­tes, den­tro de los pla­nes de trans­for­ma­ción de la ar­qui­tec­tu­ra eu­ro­pea. El jue­ves, el Par­la­men­to eu­ro­peo vo­tó a fa­vor de que el BCE sea el su­per­vi­sor de la unión ban­ca­ria y que su ám­bi­to se ex­tien­da a to­dos los ban­cos eu­ro­peos, pun­to que no acep­ta Ale­ma­nia. Es­to es, que su au­to­ri­dad pre­va­lez­ca so­bre los re­gu­la­do­res y ban­cos cen­tra­les na­cio­na­les, in­clui­do el Bun­des­bank.

Pa­blo Zal­ba, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Asun­tos Eco­nó­mi­cos del Par­la­men­to Eu­ro­peo, afir­mó que es­to “es fun­da­men­tal pa­ra ter­mi­nar con el círcu­lo vi­cio­so de deu­da so­be­ra­na y ban­ca”.

Se­gún la agen­cia Fitch, pa­sa­rán “va­rios años” an­tes de que la ban­ca se fi­nan­cie en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal

En esa lí­nea, la CE apro­bó los pla­nes de re­es­truc­tu­ra­ción de cua­tro ban­cos na­cio­na­li­za­dos en Es­pa­ña, que re­ci­bi­rán 36.965 mi­llo­nes de eu­ros, con­for­me al plan de ayu­da a nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro acor­da­da en ju­lio. Es­to se com­ple­tó el vier­nes con la fun­da­ción de la Sa­reb (el ban­co ma­lo), a don­de irán los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios de la ban­ca na­cio­na­li­za­da.

Sien­do muy im­por­tan­tes, es­tos pa­sos son juz­ga­dos in­su­fi­cien­tes. Se­gún la agen­cia Fitch, la re­es­truc­tu­ra­ción que su­pon­drá (con su se­cue­la de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes) da­rá más con­fian­za a los aho­rra­do­res y los ban­cos me­jo­ra­rán sus de­pó­si­tos, pe­ro pa­sa­rán “va­rios años” an­tes de que se fi­nan­cien en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Bá­si­ca­men­te, por­que el sa­nea­mien­to del con­jun­to no es­tá com­ple­ta­do ya que el mer­ca­do es­ti­ma que las ne­ce­si­da­des reales son de unos 120.000 mi­llo­nes.

Y esa fi­nan­cia­ción es cla­ve por­que el sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol tie­ne una deu­da externa de 892.000 mi­llo­nes de eu­ros, el 83% del PIB. Esa car­ga –y su de­vo­lu­ción– ha­rá que en el 2013 em­pre­sas y fa­mi­lias su­fran un dé­fi­cit de fi­nan­cia­ción, lo que de­bi­li­ta­rá la re­cu­pe­ra­ción y con ello los fun­da­men­ta­les de la deu­da so­be­ra­na, que po­si­ble­men­te crez­ca pa­ra ta­par nue­vos agu­je­ros ban­ca­rios.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la pri­ma de ries­go ha caí­do por de­ba­jo del um­bral de los 400 pun­tos. El co­mo­dín Drag­hi ase­gu­ra eso, pe­ro más le­jos no pue­de lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.