Re­gu­la­ri­za­ción a un cos­te muy in­fe­rior al 10%

El Go­bierno anun­cia­rá los pró­xi­mos días los re­sul­ta­dos de la am­nis­tía fis­cal. El di­ne­ro no se ha re­pa­tria­do a Es­pa­ña, pe­ro en­tra en los ca­na­les or­di­na­rios, con lo que ten­drá que tri­bu­tar a par­tir del pró­xi­mo año

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi Lafraya

Se aca­bó. Es­te vier­nes, con­clu­yó el pla­zo pa­ra que los con­tri­bu­yen­tes eva­so­res se aco­gie­sen a la me­di­da es­tre­lla del Go­bierno: la am­nis­tía fis­cal. El equi­po del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de Cris­tó­bal Mon­to­ro se sa­có de la chis­te­ra es­ta me­di­da, que ha du­ra­do nue­ve me­ses, pa­ra in­cre­men­tar la re­cau­da­ción y cua­drar las cuen­tas del pre­sen­te ejer­ci­cio.

Ini­cial­men­te, el Go­bierno anun­ció que per­mi­tía aflorar ca­pi­ta­les ocul­tos pa­gan­do el 10%. Pa­ra su pues­ta en fun­cio­na­mien­to, apro­bó dos de­cre­tos le­yes, una or­den mi­nis­te­rial y dos in­for­mes de la di­rec­ción ge­ne­ral de Tri­bu­tos. De for­ma pa­ra­le­la, le­gis­ló una ley an­ti­frau­de con la que se san­cio­na­rá a los fu­tu­ros de­frau­da­do­res con el 150% del im­por­te eva­di­do. In­clu­so, es­tos po­drían ir a la cár­cel si es­ta­fan más de 120.000 eu­ros y co­me­ten de­li­to fis­cal.

La apli­ca­ción de to­do ese en­tra­ma­do nor­ma­ti­vo ha da­do un re­sul­ta­do fi­nal sor­pren­den­te: el cos­te de re­gu­la­ri­zar el di­ne­ro pres­cri­to de años atrás y los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos por él del año 2008 al 2010 les ha sa­li­do de me­dia a los con­tri­bu­yen­tes que acu­die­ron a la am­nis­tía fis­cal muy por de­ba­jo del 10%, que fi­jó el Eje­cu­ti­vo.

En reali­dad, sólo han pa­ga­do el 10% o al­go más los que han de­cla­ra­do di­ne­ro B ge­ne­ra­do du­ran­te esos tres años no pres­cri­tos. La ma­yor par­te, so­bre to­do gran­des for­tu­nas, han rea­li­za­do la de­cla­ra­ción de ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio, con sus co­rres­pon­dien­tes com­ple­men­ta­rias y to­do el pa­tri­mo­nio eva­di­do du­ran­te años y años atrás ha vuel­to al cir­cui­to or­di­na­rio a cos­te muy ba­jo. Ca­si gra­tis pa­ra al­gu­nos, si los úl­ti­mos ejer­ci­cios vi­gen­tes ha­bían ob­te­ni­do pér­di­das.

Es­tos con­tri­bu­yen­tes se han cui­da­do muy mu­cho de pa­gar otros tri­bu­tos pen­dien­tes, co­mo el im­pues­to de pa­tri­mo­nio o re­car­gos por re­tra­sos, pa­ra evi­tar ins­pec­cio­nes fu­tu­ras.

Ade­más, la am­nis­tía fis­cal, no exi­gía re­pa­triar el di­ne­ro de­po­si­ta­do en cuen­tas en el ex­tran­je­ro a Es­pa­ña. Sólo si era di­ne­ro en efec­ti­vo, en­ton­ces sí que ha­bía que in­gre­sar­lo en una cuen­ta ban­ca­ria del es­pa­cio eco­nó­mi­co eu­ro­peo, que no fue­se pa­raí­so fis­cal. Es­tos úl­ti­mos días, más de una má­qui­na de con­tar bi­lle­tes de 500 eu­ros se ha ro­to en al­gu­nas su­cur­sa­les ban­ca­rias de Ma­drid. Han tra­ba­ja­do co­mo nun­ca.

Es­te per­dón tri­bu­ta­rio ha­rá que aflo­re di­ne­ro, pe­ro no se va a re­cau­dar lo pre­vis­to por el Eje­cu­ti­vo. En los pró­xi­mos días,

Los con­tri­bu­yen­tes no han re­pa­tria­do el di­ne­ro de­po­si­ta­do en cuen­tas de Sui­za, ya que no se exi­gía

Mon­to­ro anun­cia­rá el re­sul­ta­do fi­nal. Ofi­cial­men­te, sólo se co­no­ce que has­ta ju­lio se re­cau­da­ron 50,5 mi­llo­nes. Des­pués, to­do han si­do con­je­tu­ras y de­duc­cio­nes. Una de las ven­ta­jas fis­ca­les es que to­do el di­ne­ro aflo­ra­do tri­bu- ta­rá en Es­pa­ña a par­tir del 2013.

Se­gún Gest­ha (sin­di­ca­to téc­ni­co de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria), los úl­ti­mos da­tos de la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria in­di­can que se ha in­gre­sa­do cer­ca de 149,6 mi­llo­nes has­ta oc­tu­bre. Se tra­ta de una cifra in­sig­ni­fi­can­te, que equi­va­le sólo al 6% de los 2.500 mi­llo­nes pre­vis­tos ini­cial­men­te por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da.

Por pro­ble­mas téc­ni­cos y el co­lap­so del sis­te­ma in­for­má­ti­co, los ase­so­res fis­ca­les aún po­drán re­lle­nar la de­cla­ra­ción es­pe­cí­fi­ca, la 750, has­ta el pró­xi­mo lu­nes, día 3, siem­pre y cuan­do el eva­sor fis­cal ha­ya de­po­si­ta­do pre­via­men­te su sanción en un ban­co.

La po­lé­mi­ca se ha crea­do por la in­ter­pre­ta­ción de la pres­crip­ción. El pri­mer in­for­me de tri­bu­tos acla­ró que la am­nis­tía se li­mi-

ta­ba a los ren­di­mien­tos del 2008, 2009 y 2010 de di­ne­ro no pres­cri­to. Es­to en la prác­ti­ca sig­ni­fi­ca que el eva­sor sólo pa­ga­ba gra­va­men por los in­tere­ses y plus­va­lías ge­ne­ra­dos esos tres ejer­ci­cios, aun­que lo­gra aflorar to­do el di­ne­ro eva­di­do los años an­te­rio­res, cuan­do aún ha­bía bo­nan­za eco­nó­mi­ca. “Esa me­di­da ha per­mi­ti­do que se es­tén aflo­ran­do can­ti­da­des de­po­si­ta­das en Sui­za o An­do­rra que se te­nían des­de ha­ce años a un cos­te de un dos o tres por cien­to”, acla­ra Án­gel Sáez, coor­di­na­dor del Col·legi d’Eco­no­mis­tes de Ca­ta­lun­ya.

De la mis­ma opi­nión es Es­te­ban Ra­ven­tós, so­cio di­rec­tor de Ba­ker & McKen­zie Abo­ga­dos en Bar­ce­lo­na: “La me­dia del cos­te de re­gu­la­ri­za­cio­nes rea­li­za­das es del 1%, 3%, 5%..., de­pen­de, en ca- da ca­so sa­le un cos­te a pa­gar”.

En opi­nión de Joan An­to­ni Sán­chez Ca­rre­té, di­rec­tor de Cet Con­sul­to­res, “con la pres­crip­ción, el in­te­rés me­dio no ha sa­li­do el 10% de me­dia por­que la ma­yo­ría de los fon­dos son aper­tu­ras de cuen­tas en el ex­tran­je­ro a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, cuan­do se su­pri­mie­ron los pa­ga­rés del te­so­ro al por­ta­dor en Es­pa­ña”.

Pa­ra Ram­sés Pé­rez, pre­si­den­te de los ins­pec­to­res de Ha­cien­da, “el de­ba­te se ha abier­to por­que el Eje­cu­ti­vo se sa­có de la man­ga el te­ma de la pres­crip­ción. Es una in­ter­pre­ta­ción de la ley, con la que no­so­tros no es­ta­mos de acuer­do”. Die­go Ar­ta­cho, so­cio de Rousaud Cos­tas Du­rán, tam­bién ar­gu­men­ta que al fi­nal “el cos­te pa­ra gran­des pa­tri­mo­nios y gen­te nor­mal ha si­do bas­tan­te in­fe­rior al 10%”.

Otra de las sor­pre­sas fue que se per­mi­tió aflorar di­ne­ro en efec­ti­vo siem­pre y cuan­do se in­gre­sa­ra en un ban­co. Se ad­mi­tía la pre­sun­ción de que ese di­ne­ro se te­nía guar­da­do de­ba­jo del col­chón y se era ti­tu­lar del mis­mo an­tes del 31 de di­ciem­bre del 2010. Es

Los con­tri­bu­yen­tes han he­cho de­cla­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias pa­ra pa­gar el im­pues­to de pa­tri­mo­nio del 2011

de­cir, no po­día pro­ce­der de una do­na­ción rea­li­za­da en el 2012 o de la ven­ta de un pi­so ce­rra­da es­te o el año pa­sa­do... He­cha la ley, he­cha la tram­pa, por­que en el fu­tu­ro se­rá muy di­fí­cil des­cu­brir qué año se ge­ne­ra­ron esos in­gre­sos. “Los años del pe­lo­ta­zo son los ya pres­cri­tos, ya que los úl­ti­mos por la cri­sis ha si­do más di­fí­cil ob­te­ner di­ne­ro B”, de­fien­de Luis del Amo, se­cre­ta­rio téc­ni­co del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas.

El PSOE re­cu­rrió el de­cre­to ley en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Se des­es­ti­mó. Tam­bién re­cu­rrió la me­di­da de re­gu­la­ri­zar di­ne­ro en efec­ti­vo en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Es­te pro­ce­so si­gue su tra­mi­ta­ción ju­rí­di­ca... Y tar­da­rá en ser re­suel­to.

Sea co­mo sea, las gran­des for­tu­nas y gre­mios que han ge­ne­ra­do di­ne­ro ne­gro por el boom del la­dri­llo o por tra­ba­jos rea­li­za­dos en la economía su­mer­gi­da los úl­ti­mos años han per­ci­bi­do que se tra­ta­ba de una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra re­gu­la­ri­zar el di­ne­ro eva­di­do y po­ner el con­ta­dor a ce­ro con Ha­cien­da. Por ello, ban­cos y dis­tin­tos des­pa­chos de abo­ga­dos han es­ta­do co­lap­sa­dos rea­li­zan­do tra­mi­ta­cio­nes. Pé­rez re­co­no­ce que la re­gu­la­ri­za­ción tie­ne ca­rác­ter “se­cre­to”, pe­ro sub­ra­ya que la gen­te que ha de­frau­da­do a Ha­cien­da en tri­bu­tos co­mo IRPF o So­cie­da­des “tam­bién lo ha­brá he­cho en otros, co­mo el IVA, el de trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les o en el de do­na­cio­nes...”.

Cris­tó­bal Mon­to­ro anun­ció la am­nis­tía fis­cal al pre­sen­tar los pre­su­pues­tos de es­te año

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.