In­ter­net rom­pe las re­glas fis­ca­les in­ter­na­cio­na­les

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria crea­rá una ofi­ci­na de fiscalidad in­ter­na­cio­nal pa­ra po­ner la lu­pa en la ac­ti­vi­dad que rea­li­zan las mul­ti­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi Lafraya

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria se ha en­fras­ca­do en una nue­va aven­tu­ra fis­cal con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar la re­cau­da­ción: ca­zar a las mul­ti­na­cio­na­les que rea­li­zan in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos en Es­pa­ña. Di­fí­cil ta­rea.

Es­tas com­pa­ñías, que nor­mal­men­te co­ti­zan en dis­tin­tos mer­ca­dos bur­sá­ti­les, bus­can a to­da cos­ta ma­xi­mi­zar be­ne­fi­cios pa­ra sus ac­cio­nis­tas y re­du­cir la fac­tu­ra de im­pues­tos, con in­de­pen­den­cia de los paí­ses des­de don­de ope­ren y ven­dan sus pro­duc­tos.

In­ter­net per­mi­te co­mer­cia­li­zar con mer­can­cía, so­bre to­do elec­tró­ni­ca de con­su­mo, des­de cual­quier par­te del mun­do sin cons­ti­tuir una pla­ta­for­ma de ven­tas en el país de des­tino. Es más, el ca­tá­lo­go de ven­ta lo cons­ti­tu­ye la pro­pia red. Es­tas

Las mul­ti­na­cio­na­les no ne­ce­si­tan abrir una se­de en ca­da país pa­ra lle­gar al clien­te fi­nal

em­pre­sas ape­nas ha­cen pu­bli­ci­dad. Y lo que ven­den, se co­bra a tra­vés de una trans­fe­ren­cia ban­ca­ria. Y pun­to.

Se­gún dis­tin­tos abo­ga­dos (es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria, pe­ro que pre­fie­ren man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to por­que, en­tre otras co­sas, ase­so­ran a es­te ti­po de fir­mas), “las mul­ti­na­cio­na­les po­cas ve­ces cru­zan la le­ga­li­dad”. Otro co­men­ta: “No co­me­ten irre­gu­la­ri­da­des, sino que si­guen la ley con más o me­nos agre­si­vi­dad”. Y un ter­ce­ro apun­ta: “In­clu­so, mi­ran sen­ten­cias que crean ju­ris­pru­den­cia pa­ra cum­plir con la ley”. Otra co­sa es, di­cen, “que apro­ve­chen to­das las dis­po­si­cio­nes ge­ne­ra­les de los tra­ta­dos de do­ble im­po­si­ción”.

Es de­cir, en mu­chas oca­sio­nes cum­plen la nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal y los acuer­dos bi­la­te­ra­les fir­ma­dos a pies jun­ti­llas, pe­ro se sir­ven de los ins­tru­men­tos que les pro­por­cio­na la pro­pia ley pa­ra que sus fac­tu­ra tri­bu­ta­rias se re­duz­can a la mí­ni­ma ex­pre­sión. Otras, sí que ha­cen tram­pas pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos.

Y con la cri­sis eco­nó­mi­ca, to­dos los paí­ses tra­tan de in­cre­men­tar sus re­cau­da­cio­nes. ¿Es un pro­ble­ma le­gal o mo­ral? Eu­ro­pa em­pie­za a to­mar car­tas en el asun­to.

En reali­dad, no cons­ti­tu­ye una di­fi­cul­tad ex­clu­si­va de Es­pa­ña, sino que la si­tua­ción preo­cu­pa en el Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Gre­cia... de ma­ne­ra que or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la OC­DE ten­drán que to­mar car­tas en el asun­to tar­de o tem­prano. In­clu­so, es un te­ma que se va a tra­tar en la pró­xi­ma reunión del

La for­ma de ha­cer ne­go­cios en la red cam­bia las re­glas del jue­go y la nor­ma­ti­va fis­cal que­da an­ti­gua

G-20, que se ce­le­bra­rá en Ru­sia en fe­bre­ro.

No se des­car­ta que los pró­xi­mos días, me­ses o se­ma­nas la Agen­cia Tri­bu­ta­ria es­pa­ño­la des­ta­pe al­gún ca­so em­ble­má­ti­co de una em­pre­sa ex­tran­je­ra co­mo me­di­da de pre­sión ha­cia el res­to. De he­cho, se es­tá ins­pec­cio­nan­do a más de una y se ha pues­to la lu­pa so­bre ellas pa­ra ver si co­me­ten irre­gu­la­ri­da­des tri­bu­ta­rias o no. Se tra­ta de pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción lar­gos, pues­to que to­ca pe­dir in­for­ma­ción a ter­ce­ros paí­ses, con lo que las ins­pec­cio­nes du­ran de me­dia unos dos años.

Com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les ex­tran­je­ras, so­bre to­do del sec­tor tec­no­ló­gi­co co­mo Goo­gle, Ap­ple, Goo­gle, Fa­ce­book, Mi­cro­soft, Yahoo, eBay o Ama­zon, en­tre otras, están en el ojo del hu­ra­cán. Han ex­ten­di­do su ne­go­cio por to­da Eu­ro­pa –tam­bién en Es­pa­ña–, pe­ro si­guen pa­gan­do el im­pues­to de so­cie­da­des en su país de ori­gen o en el más ven­ta­jo­so. Y las di­fe­ren­cias son no­ta­bles. El ti­po ge­ne­ral del im­pues­to de so­cie­da-

des en Es­pa­ña se si­túa en el 30%, frente al 12,5% que ha fi­ja­do Ir­lan­da pa­ra atraer in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras y ju­gar a vo­lu­men. Se­gún al­gu­nos ex­per­tos, Ir­lan­da ha op­ta­do por re­du­cir el ti­po de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra que, “den­tro de la le­ga­li­dad” de la Unión Eu­ro­pea, las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses se ins­ta­len allí des­de el pun­to de vis­ta tri­bu­ta­rio”. Aun­que otras op­tan por abrir sucursal en Ho­lan­da u otros paí­ses di­fe­ren­tes con re­du­ci­da tri­bu­ta­ción.

Una ta­rea que tie­nen los ins­pec­to­res es­pa­ño­les es de­mos­trar que usan esas bases fis­ca­les sólo pa­ra de­cla­rar be­ne­fi­cios y que allí no se en­cuen­tra el equi­po di­rec­ti­vo de la com­pa­ñía, o que el va­lor ge­ne­ra­do no ema­na sólo des­de el país don­de tri­bu­tan.

Se­gún Ram­sés Pé­rez, pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Pro­fe­sio­nal de Ins­pec­to­res de Ha­cien­da, “exis­ten tres con­cep­tos que hay que te­ner en cuen­ta y di­fe­ren­ciar en es­tos ca­sos: economía de op­ción, elu­sión y eva­sión”. A su jui­cio, la economía de op­ción “es le­gal”, ya que sig­ni­fi­ca que una com­pa­ñía de­ci­de dón­de ins­ta­lar­se y, por lo tan­to, al mis­mo tiem­po dón­de pa­ga su fac­tu­ra tri­bu­ta­ria mun­dial. Frau­de de elu­sión se pro­du­ce, di­ce, “cuan­do una em­pre­sa ha­ce in­ge­nie­ría em­pre­sa­rial pa­ra tri­bu­tar me­nos en un de­ter­mi­na­do país”. Mien­tras que, a su jui­cio, eva­sión fis­cal, “sí cons­ti­tu­ye realmente frau­de”.

En es­te úl­ti­mo ca­so, el del frau­de fis­cal, sí que en­tra en jue­go otro con­cep­to fun­da­men­tal en tri­bu­ta­ción in­ter­na­cio­nal, “el de los pre­cios de trans­fe­ren­cia”.

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te (en po­cas pa­la­bras) en que una ma­triz es­ta­dou­ni­den­se mon­ta una fi­lial en Es­pa­ña, pe­ro le ven­de los pro­duc­tos a un pre­cio muy pró­xi­mo al de ven­ta al pú­bli­co pa­ra evi­tar de­cla­rar gran­des be­ne­fi­cios y así tri­bu­tar me­nos en el país ins­ta­la­do.

Por prin­ci­pio, ten­drían que ven­der­se los pro­duc­tos por va­lor de mer­ca­do, co­mo si fue­ran dos em­pre­sas in­de­pen­dien­tes. Pe­ro co­mo di­ce el re­frán, he­cha la ley, he­cha la tram­pa.

“Exis­te una gran dis­cre­cio­na­li­dad pa­ra fi­jar los dis­tin­tos már­ge­nes en las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta San­tia­go Díez Ro­drí­guez, de Ma­ri­món Abo­ga­dos. A lo que aña­de: “En ma­te­ria in­dus­trial re­sul­ta más fá­cil me­dir­lo, pe­ro en los te­mas tec­no­ló­gi­cos re­sul­ta mu­cho más com­pli­ca­do”.

Díez Ro­drí­guez in­sis­te “en que la for­ma de ha­cer ne­go­cio a tra­vés de in­ter­net, cu­yas fór­mu­las aho­ra em­pie­zan a te­ner éxi­to, va a dar más de un que­bra­de­ro de ca­be­za a los dis­tin­tos paí­ses en ma­te­ria tri­bu­ta­ria”.

El te­ma, apun­tan las fuen­tes con­sul­ta­das, “no es tan­to cuán­to ga­nan esas em­pre­sas, que sí sue­le ser un da­to pú­bli­co, sino qué paí­ses se re­par­ten las ga­nan­cias des­de el pun­to de vis­ta fis­cal”. Es de­cir, es­te pro­ble­ma tras­cien­de a las com­pe­ten­cias del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, y se ha con­ver­ti­do en un di­le­ma mun­dial. En es­te con­tex­to, los dis­tin­tos paí­ses eu­ro­peos com­pi­ten, ade­más, con pa­raí­sos fis­ca­les co­mo Sui­za, Pa­na­má o las is­las Cai­mán, don­de to­da­vía re­sul­ta más di­fí­cil ob­te­ner in­for­ma­ción.

“Es­te ti­po de ne­go­cio no tie­ne com­po­nen­te adua­ne­ro, con lo que re­sul­ta di­fí­cil fi­jar qué par­te del mar­gen de la ven­ta des­de el pun­to de vis­ta fis­cal ten­dría que ve­nir a Es­pa­ña y cuál al país de ori­gen”, di­ce otro ex­per­to.

Los abo­ga­dos ex­pli­can que la cla­ve es có­mo se es­truc­tu­ran las mul­ti­na­cio­na­les; dón­de fi­jan a su equi­po di­rec­ti­vo, el que crea va­lor y, so­bre to­do, la aper­tu­ra de su­cur­sa­les o no en Es­pa­ña.

En de­fi­ni­ti­va, la gue­rra en­tre ju­ris­dic­cio­nes por el re­par­to de los be­ne­fi­cios mun­dia­les de las ven­tas on li­ne es­tá abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.