IN­GE­NIE­RÍA FIS­CAL Y RES­PON­SA­BI­LI­DAD SO­CIAL

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Oriol Amat Ca­te­drá­ti­co de la UPF Economista y vi­ce­pre­si­den­te de la As­so­cia­ció Ca­ta­la­na de Com­pta­bi­li­tat i Di­rec­ció (Ac­cid)

Los po­cos im­pues­tos que pa­gan en Eu­ro­pa de­ter­mi­na­das mul­ti­na­cio­na­les están pro­vo­can­do alar­ma so­cial. No es un pro­ble­ma nue­vo, pe­ro la cri­sis eco­nó­mi­ca y la caí­da de re­cau­da­ción fis­cal están ali­men­tan­do el de­ba­te. En Es­pa­ña, por ejem­plo, en el 2007 se re­cau­da­ron 44.823 mi­llo­nes de eu­ros del im­pues­to so­bre so­cie­da­des. En el 2011, en cam­bio, la cri­sis eco­nó­mi­ca hi­zo caer la re­cau­da­ción por es­te im­pues­to has­ta los 16.611 mi­llo­nes de eu­ros.

La in­ge­nie­ría fis­cal agre­si­va sue­le ha­cer­se ope­ran­do a tra­vés de fi­lia­les de paí­ses con una fiscalidad muy re­du­ci­da, co­mo Ir­lan­da, Lu­xem­bur­go o Sui­za, por ejem­plo, o in­clu­si­ve con fi­lia­les en pa­raí­sos fis­ca­les co­mo las is­las Cay­man o Be­li­ce.

Es­te es el ca­so de mul­ti­na­cio­na­les de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) co­mo Ap­ple, Mi­cro­soft, Yahoo, Fa­ce­book, eBay y Ama­zon. Tie­nen la ma­triz en EE.UU. y fi­lia­les en di­ver­sos paí­ses eu­ro­peos, pe-

Aun­que las em­pre­sas no vul­ne­ran la le­gis­la­ción vi­gen­te, po­dría tra­tar­se de un frau­de de ley

ro su se­de eu­ro­pea sue­le ubi­car­se en Ir­lan­da. En la fi­lial de es­te país es don­de se acu­mu­lan la ma­yor par­te de los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­dos en las de­más fi­lia­les eu­ro­peas. Pa­ra ello, las fi­lia­les de los paí­ses que tie­nen ma­yo­res im- pues­tos se con­vier­ten en me­ras co­mi­sio­nis­tas, ya que des­de Ir­lan­da se facturan las ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llan en Eu­ro­pa.

Otra op­ción es que las fi­lia­les de paí­ses de ma­yor tri­bu­ta­ción com­pren los pro­duc­tos a la fi­lial ir­lan­de­sa a un pre­cio ele­va­do, lo que per­mi­te que el be­ne­fi­cio se con­cen­tre en Ir­lan­da. Es­to ex­pli­ca que mu­chas de es­tas mul­ti­na­cio­na­les re­gis­tren pér­di­das o po­cos be­ne­fi­cios en paí­ses co­mo Es­pa­ña. Goo­gle, por ejem­plo, de­cla­ra pér­di­das en su fi­lial es­pa­ño­la, que de he­cho es una fuer­za de ven­tas que sólo fac­tu­ra gas­tos a la fi­lial ir­lan­de­sa, que es la que rea­li­za las ven­tas en Es­pa­ña. Del mis­mo mo­do, Star­bucks ha re­gis­tra­do pér­di­das en el Reino Uni­do en ca­tor­ce de los úl­ti­mos quin­ce años, co­mo con­se­cuen­cia de los al­tos ro­yal­tis que pa­ga a sus fi­lia­les en Ho­lan­da y Sui­za.

El atrac­ti­vo de Ir­lan­da es­tá en que tie­ne un ti­po de im­pues­to so­bre be­ne­fi­cios del 12,5%, mien­tras que en otros paí­ses es­te por­cen­ta­je es mu­cho más ele­va­do y se si­túa en­tre el 20% y el 30%.

Se­ría con­ve­nien­te que se so­lu­cio­na­se de una vez el eterno te­ma pen­dien­te de los pa­raí­sos fis­ca­les

Ade­más, bas­tan­tes mul­ti­na­cio­na­les uti­li­zan so­cie­da­des en Ho­lan­da que no tie­nen em­plea­dos y que les per­mi­ten aca­bar tri­bu­tan­do po­co más del 1% de los be­ne­fi­cios pro­du­ci­dos en Eu­ro­pa. A es­te ti­po de so­cie­dad ho­lan­de­sa se la de­no­mi­na so­cie­dad pantalla, por­que des­de ella el di­ne­ro se en­vía a pa­raí­sos fis­ca­les.

Una cues­tión que se plan­tea es has­ta qué pun­to se tra­ta de prác­ti­cas le­ga­les. En prin­ci­pio, aun­que se uti­li­zan pa­raí­sos fis­ca­les y otras es­tra­te­gias pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo la fac­tu­ra fis­cal, se tra­ta de ac­ti­vi­da­des le­ga­les. De he­cho, lo que ha­cen es pa­gar los mí­ni­mos im­pues­tos apro­ve­chan­do la di­fe­ren­te re­gu­la­ción fis­cal que hay en ca­da país, lo cual es ló­gi­co en em­pre­sas cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ma­xi­mi­zar la ri­que­za que ge­ne­ran pa­ra sus ac­cio­nis­tas.

Por tan­to, no es­ta­mos ha­blan­do de economía su­mer­gi­da ni de vul­ne­rar la le­gis­la­ción vi­gen­te. Sin em­bar­go, qui­zá po­dría tra­tar­se de un frau­de de ley, ya que se cum­ple la ley pe­ro pa­ra con­se­guir unos re­sul­ta­dos con­tra­rios a los que per­si­gue la nor­ma­ti­va. Tam­bién hay que­jas por la com­pe­ten­cia des­leal que pro­du­ce la re­duc­ción de la fac­tu­ra fis­cal en re­la­ción con las em­pre­sas que sí cum­plen.

Otro te­ma es la di­men­sión éti­ca. Es­ta se­ma­na el Par­la­men­to bri­tá­ni­co ha con­clui­do que se tra­ta de una in­mo­ra­li­dad re­pro­ba­ble. Es­to pue­de afec­tar a la repu­tación em­pre­sa­rial, por lo que no es una sor­pre­sa que Star­bucks, por ejem­plo, aca­be de anun­ciar que a par­tir de aho­ra pa­ga­rá más im­pues­tos en Eu­ro­pa.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha in­for­ma­do que en­tre la in­ge­nie­ría fis­cal y el frau­de se de­ja de re­cau­dar en la Unión Eu­ro­pea un bi­llón de eu­ros al año, una can­ti­dad equi­va­len­te al PIB de Es­pa­ña. Es­te im­por­te es su­pe­rior a to­dos los res­ca­tes y re­cor­tes de gas­to jun­tos. Por ello, la Co­mi­sión re­co­mien­da a los es­ta­dos miem­bros in­tro­du­cir en sus re­gí­me­nes fis­ca­les una “cláu­su­la an­ti­abu­so” con el fin de im­pe­dir que las mul­ti­na­cio­na­les apro­ve­chen las di­fe­ren­cias en­tre paí­ses pa­ra es­qui­var el pa­go de im­pues­tos.

Sin du­da, se­ría con­ve­nien­te que a es­ca­la in­ter­na­cio­nal y, so­bre to­do, en la UE se ar­mo­ni­za­se la fiscalidad y se so­lu­cio­na­se de una vez el eterno te­ma pen­dien­te de los pa­raí­sos fis­ca­les. En Es­pa­ña, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da aca­ba de po­ner en mar­cha la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Fiscalidad In­ter­na­cio­nal pa­ra in­ves­ti­gar y po­ner co­to a es­te ti­po de abu­sos. Pe­ro, si­mul­tá­nea­men­te, se dan fa­ci­li­da­des tri­bu­ta­rias a las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra atraer­las. Un ca­so re­cien­te es el de Eu­ro­ve­gas, que ha lo­gra­do im­por­tan­tes ven­ta­jas le­ga­les y fis­ca­les e in­clu­si­ve se le ha ga­ran­ti­za­do que se­rá in­dul­ta­da si in­cum­ple la le­gis­la­ción.

No es fá­cil que se me­jo­re el mar­co fis­cal vi­gen­te. Por ello, se­ría desea­ble que las mul­ti­na­cio­na­les que prac­ti­can es­tra­te­gias fis­ca­les agre­si­vas adop­ten una ac­ti­tud más res­pon­sa­ble so­cial­men­te y pa­guen los im­pues­tos so­bre be­ne­fi­cios en los paí­ses don­de ge­ne­ran la ri­que­za.

PAUL MCERLANE / BLOOMBERG

Goo­gle es una de las em­pre­sas que tie­ne su se­de eu­ro­pea en Ir­lan­da. En la ima­gen, la se­de de Goo­gle en Du­blín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.