Lon­dres pi­de más im­pues­tos a las gran­des cor­po­ra­cio­nes

Gi­gan­tes glo­ba­les co­mo Ama­zon, Star­bucks y Goo­gle pa­gan can­ti­da­des irri­so­rias en im­pues­tos de so­cie­da­des apro­ve­chan­do los agu­je­ros exis­ten­tes en la le­gis­la­ción fis­cal

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Rafael Ra­mos

Pa­ra el Go­bierno bri­tá­ni­co es co­mo con­se­guir el equi­va­len­te po­lí­ti­co y fis­cal de la cua­dra­tu­ra del círcu­lo: que las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les pa­guen más im­pues­tos en el Reino Uni­do, pe­ro sin que den un por­ta­zo y se va­yan con la mú­si­ca (en es­te ca­so las ga­nan­cias y los pues­tos de tra­ba­jo) a otra par­te. El mi­nis- tro de Economía y Finanzas, Geor­ge Os­bor­ne, ha pro­me­ti­do que va a in­ten­tar­lo.

En tiem­pos de va­cas gor­das, cuan­do fluía el di­ne­ro y las pe­pi­tas de oro apa­re­cían de­ba­jo de los ado­qui­nes de la City de Lon­dres, to­das es­tas cues­tio­nes eran con­si­de­ra­das pec­ca­ta mi­nu­ta, qué im­por­ta­ba al fin y al ca­bo que una gran cor­po­ra­ción pa­ga­se unos mi­llo­nes más o unos mi­llo­nes me­nos, to­do era pa­ra bien con tal de que ge­ne­ra­sen em­pleo.

Pe­ro, co­mo en tan­tos otros te­rre­nos, la pers­pec­ti­va ha cam­bia­do co­mo re­sul­ta­do de la cri­sis, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta el

cre­cien­te cla­mor de que los re­cor­tes afec­tan des­pro­por­cio­na­da­men­te a los po­bres, a los fun­cio­na­rios, a los pro­fe­sio­na­les y a las cla­ses me­dias. Si ba­jan las pres­ta­cio­nes so­cia­les (pen­sio­nes, se­gu­ro de pa­ro y dis­ca­pa­ci­dad, asis­ten­cia a an­cia­nos…), re­sul­ta ina­cep­ta­ble pa­ra la ma­yo­ría de gen­te que las mul­ti­na­cio­na­les pa­guen a Ha­cien­da can­ti­da­des sim­bó­li­cas apro­ve­chan­do to­do ti­po de agu­je­ros le­ga­les.

Co­mo por al­gu­na par­te hay que em­pe­zar, el Go­bierno y el Par­la­men­to bri­tá­ni­cos han pues­to en el pun­to de mi­ra a dos gi­gan­tes de in­ter­net –Goo­gle y Ama­zon– y a una ca­de­na mul­ti­na­cio­nal de ca­fe­te­rías –Star­bucks–. En una do­lo­ro­sa com­pa­re­cen­cia an­te un co­mi­té de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, sus eje­cu­ti­vos ale­ga­ron que to­dos sus ar­ti­lu­gios son le­ga­les, y que “los úni­cos que tie­nen la sar­tén por el man­go son los po­lí­ti­cos que ha­cen las le­yes”.

La po­bla­ción tie­ne aho­ra to­le­ran­cia ce­ro con la eva­sión de im­pues­tos por par­te de las mul­ti­na­cio­na­les

En eso tie­nen bue­na par­te de ra­zón. Por­que si bien el ciu­da­dano co­mún tie­ne aho­ra una to­le­ran­cia ce­ro con la eva­sión de im­pues­tos por par­te de las mul­ti­na­cio­na­les mien­tras ve có­mo se des­mo­ro­na an­te sus ojos el es­ta­do del bie­nes­tar, han si­do su­ce­si­vos go­bier­nos con­ser­va­do­res y la­bo­ris­tas quie­nes han abier­to las puer­tas a que las gran­des cor­po­ra­cio­nes y oli­gar­cas mi­ni­mi­cen su res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal con me­di­das di­ri­gi­das a atraer ha­cia la City su di­ne­ro, in­clui­do el que se blan­quea. “La ac­tual fir­me­za es más de bo­qui­lla que otra co­sa –opi­na el ex­per­to Mar­cus Bot­ha–. A na­die le amar­ga un dul­ce, pe­ro el au­tén­ti­co ob­je­ti­vo es que los vo­tan­tes se lle­ven la im­pre­sión de que el Go­bierno to­ma car­tas en el asun­to y no fa­vo­re­ce a los pe­ces gor­dos”.

El año pa­sa­do, Goo­gle, que tie­ne su se­de eu­ro­pea en Ir­lan­da, de­cla­ró ven­tas en el Reino Uni­do por va­lor de 487 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro sólo apor­tó 7,38 mi­llo­nes en con­cep­to de im­pues­to de so­cie­da­des, apro­ve­chan­do el agu- je­ro le­gal que le per­mi­te di­si­mu­lar la ma­yor par­te de sus be­ne­fi­cios co­mo pa­go de ro­yal­tis a una sub­si­dia­ria en las is­las Ber­mu­das. La Ha­cien­da bri­tá­ni­ca ha or­de­na­do una ins­pec­ción de las cuen­tas de Goo­gle des­de el año 2005, más que na­da pa­ra per­sua­dir­le de que ha­ga vo­lun­ta­ria­men­te una apor­ta­ción más ge­ne­ro­sa a las ar­cas del Te­so­ro.

Eso es pre­ci­sa­men­te lo que va a ha­cer Star­bucks. La mul­ti­na­cio­nal ori­gi­na­da en Seattle (Es­ta­dos Uni­dos) ha anun­cia­do, “tras con­sul­tar con nues­tros clien­tes”, que pa­ga­rá más im­pues­tos en el Reino Uni­do pa­ra evi­tar un boi­cot en sus se­te­cien­tos es­ta­ble­ci­mien­tos re­par­ti­dos por to­do el país. Tam­bién me­dian­te el pa­go de ro­yal­tis, en es­te ca­so a Ho­lan­da, la fir­ma con­tri­bu­ye con po­co más de 10 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en ta­sas, so­bre in­gre­sos de 3.690 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Mien­tras en sus jun­tas de ac­cio­nis­tas pre­su­me de lo bien que le van los ne­go­cios bri­tá­ni­cos, an­te Ha­cien­da se la­men­ta de que ha re­gis­tra­do pér­di­das en quin­ce de los die­ci­séis años que lle­va ope­ran­do en es­tas la­ti­tu­des.

Ama­zon, por su par­te, evi­ta pa­gar im­pues­tos en Gran Bre­ta­ña de­cla­ran­do el grue­so de sus ven­tas en Eu­ro­pa a tra­vés de una fir­ma es­ta­ble­ci­do en Lu­xem­bur­go, don­de el im­pues­to de so­cie­da­des es de tan sólo el 12%, prác­ti­ca­men­te la mi­tad que en la ma­yo­ría de paí­ses de la Unión Eu­ro­pea (Ir­lan­da es otra no­ta­ble ex­cep-

El Go­bierno ad­mi­te que las tác­ti­cas usa­das por las em­pre­sas son más “amo­ra­les” que “ile­ga­les”

ción). De es­ta ma­ne­ra, el gi­gan­te glo­bal de ven­tas por in­ter­net sólo tu­vo que pa­gar el año pa­sa­do 2,21 mi­llo­nes de eu­ros al fis­co de es­te país, so­bre unos in­gre­sos de 254 mi­llo­nes de eu­ros.

El Go­bierno que pre­si­de Da­vid Ca­me­ron es el pri­me­ro en ad­mi­tir que las tác­ti­cas de las mul­ti­na­cio­na­les son más “amo­ra­les” que “ile­ga­les”, y que se apro­ve­chan de las ren­di­jas que los le­gis­la­do­res han de­ja­do abier­tas a pro­pó­si­to. Pe­ro cuan­do en­tra co­rrien­te co­mo aho­ra, con­vie­ne ce­rrar­las.

Star­bucks ha anun­cia­do que pa­ga­rá más im­pues­tos pa­ra evi­tar un po­si­ble boi­cot a sus es­ta­ble­ci­mien­tos del Reino Uni­do

CH­RIS RAT­CLIF­FE / BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.