En el Pi­reo, no tri­bu­ta ni el ya­te de su­per­lu­jo

Los gran­des navieros pa­gan me­nos al Es­ta­do que los in­mi­gran­tes asiá­ti­cos ha­ci­na­dos en el cen­tro de Ate­nas; hay 2.000 grie­gos con ele­va­do pa­tri­mo­nio en la lis­ta de cuen­tas sui­zas y la ma­yo­ría son eva­so­res fis­ca­les

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Ate­nas En­via­do es­pe­cial

Al otro la­do del caó­ti­co puer­to del Pi­reo, don­de los fe­rris zar­pan ca­da me­dia ho­ra rum­bo a las is­las y las ofi­ci­nas de las gran­des em­pre­sas na­vie­ras no de­jan en­trar a na­die, pue­den vi­si­tar­se los puer­tos de ocio de la plu­to­cra­cia grie­ga.

En un re­co­rri­do por las ma­ri­nas de Zea o Ka­la­ma­ki qui­zá ten­drá la suer­te de ver el ya­te

Al­fa Ne­ro de Tho­do­ros An­ge­lo­pou­los, el gran na­vie­ro y si­de­rúr­gi­co, con su pis­ci­na que se trans­for­ma hi­dráu­li­ca­men­te en he­li­puer­to al es­ti­lo de Ja­mes Bond. O el re­tro Chry­sa­lis, con cua­tro chi­me­neas ti­po Ti­ta­nic, que otro na­vie­ro, John Lit­sis, com­pró pa­ra su hi­ja. O el fa­mo­sí­si­mo Ch­ris­ti­na O, an­tes pro­pie­dad de Onas­sis, com­pra­do en el 2000 por un con­sor­cio de em­pre­sa­rios ir­lan­de­ses con la ayu­da de 40 mi­llo­nes de eu­ros de exen­cio­nes fis­ca­les, que aho­ra se al­qui­la pa­ra fies­tas a 65.000 eu­ros al día.

Da­da la os­ten­ta­ción a la vis­ta en Ka­la­ma­ki y Zea, pue­de lla­mar la aten­ción que gran par­te de es­to pa­se inad­ver­ti­do en la se­de de Ha­cien­da, en el cen­tro de Ate­nas. To­dos los gran­des navieros grie­gos jun­tos, con el 16% de la flo­ta de bu­ques de mer­can­cía mun­dial y mi­les de mi­llo­nes de eu­ros de pa­tri­mo­nio, sólo pa­gan 20 mi­llo­nes de eu­ros al año en im­pues­tos, me­nos de la mi­tad de lo que el Es­ta­do in­gre­sa por el trá­mi­te de per­mi­sos de re­si­den­cia de in­mi­gran­tes. Pue­de re­sul­tar cho­can­te tam­bién que mu­chos de los pro­pie­ta­rios de es­tos ya­tes no pa­guen im­pues­tos so­bre com­bus­ti­ble por­que –igual que aquel con­sor­cio de Du­blín que com­pró Ch­ris­ti­na O con di­ne­ro del con­tri­bu­yen­te ir­lan­dés– cuen­tan con exen­cio­nes, ya que el ya­te se con­si­de­ra he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

Se cal­cu­la que la Ha­cien­da grie­ga pier­de 50 mi­llo­nes de­bi­do a ya­tes de uso par­ti­cu­lar que se de­cla­ran co­mo equi­pos pro­fe­sio­na­les. No sólo se de­du­ce el ya­te en el puer­to de Zea, sino tam­bién al­gu­na man­sión en las opu­len­tas ur­ba­ni­za­cio­nes en las afue­ras de Ate­nas. An­ge­lo­pou­los has­ta con­si­guió una exen­ción del odia­do im­pues­to so­bre re­si­den­cias, una nue­va ta­sa con fir­ma de la troi­ka que pro­vo­có un boi­cot ma­si­vo al co­brar­se me­dian­te la ame­na­za de cor­tes de luz a mi­les de fa­mi­lias en apu­ros. El pro­pie­ta­rio de Al­fa Ne­ro, sin em­bar­go, lo­gró un des-

Los navieros re­su­men el bluf de to­do eva­sor fis­cal: “¡Me ha­ces pa­gar e izo la ban­de­ra de con­ven­cien­cia!”

cuen­to al ca­li­fi­car su man­sión, de 4.695 m2 en el dis­tri­to de muy al­to stan­ding de Fi­lo­tehi, co­mo una na­ve in­dus­trial.

Uno de los lo­gros más so­na­dos de la éli­te más o me­nos clep­tó­cra­ta que mo­no­po­li­za el po­der en Gre­cia des­de 1974 es con­se­guir que cue­le el men­sa­je de que la eva­sión fis­cal en Gre­cia es co­sa de fun­cio­na­rios des­ca­ra­dos y pe­que­ños co­mer­cian­tes de cul­tu­ra

oto­ma­na. En las olea­das de ra­bia an­ti­grie­ga que arra­san el con­ti­nen­te des­de el pri­mer res­ca­te, el blan­co sue­le ser el pe­que­ño eva­sor y po­cos me­dios de co­mu­ni­ca­ción apun­tan ha­cia los navieros exen­tos de to­do tri­bu­to. Ni ha­cia los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios y cons­truc­to­res que se be­ne­fi­cian de pre­cios en el mer­ca­do de la vi­vien­da muy su­pe­rio­res a los re­gis­tra­dos por el no­ta­rio. Ni ha­cia los ban­cos que se in­ven­ta­ron es­tra­te­gias de in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra en los años de la bur­bu­ja (com­pran­do, por ejem­plo, sus pro­pias fi­lia­les fi­nan­cie­ras) pa­ra evi­tar im­pues­tos. Po­cos co­men­tan la prác­ti­ca de ven­der pe­tró­leo co­mo con­tra­ban­do, un ne­go­cio mo­no­po­li­za­do por un gru­po de in­di­vi­duos de la oli­gar­quía.

Y, por su­pues­to, ca­si nin­gún me­dio se de­tie­ne en la au­sen­cia ab­so­lu­ta de con­tro­les so­bre el

trans­fer pri­cing, pa­gos en­tre fi­lia­les de mul­ti­na­cio­na­les co­mo Vo­da­fo­ne, Ama­zon o Goo­gle, que pre­fie­ren de­cla­rar sus be­ne­fi­cios en Lu­xem­bur­go, Du­blín o Ams­ter­dam. “Los me­dios aquí pre­fie­ren hablar de vie­jos con dos pen­sio­nes o cie­gos que co­bran la in­va­li­dez pe­se a que pue­dan ver”, di­ce el ins­pec­tor de ha­cien­da Ag­ge­los Kou­ros.

Es­to no es de ex­tra­ñar, qui­zá, ya que ca­si to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Gre­cia per­te­ne­cen a mul­ti­mi­llo­na­rios de la éli­te grie­ga, la ma­yo­ría de ellos navieros. El ve­te­rano mag­na­te na­vie­ro Aras­ti­des Ala­fou­zos es pro­pie­ta­rio del dia­rio de re­fe­ren­cia, Kat­hi

me­ri­ni. Su ri­val, Vic­tor Res­tis, tie­ne el 40% del dia­rio de ma­yor ti- ra­da, Pro­to The­ma. La po­de­ro­sa fa­mi­lia na­vie­ra Var­di­noia­nis tie­ne ca­na­les de te­le­vi­sión co­mo Me­ga Chan­nel y Star.

La au­sen­cia de crí­ti­ca en los me­dios a la en­dé­mi­ca eva­sión fis­cal de la éli­te grie­ga es un gran logro de re­la­cio­nes pú­bli­cas y ges­tión de ima­gen. Por­que sólo ha­ce fal­ta echar un vis­ta­zo al grá­fi­co de es­ta pá­gi­na pa­ra com­pro­bar que los pro­ble­mas pre­su­pues­ta­rios que pro­vo­ca­ron la cri­sis se de­ben, en gran par­te, a la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra co­brar im­pues­tos a la éli­te em­pre­sa­rial.

Mien­tras los in­gre­sos por im­pues­tos al asa­la­ria­do subie­ron ca­si el 75% del 2002 al 2010 (y mu­cho más des­pués), los in­gre­sos por im­pues­tos so­bre el ca­pi­tal han caí­do. Los in­gre­sos tri­bu­ta­rios en Gre­cia se si­túa­ban 10.000 mi­llo­nes de eu­ros por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea (el 20% del PIB frente al 26%). An­te la adop­ción in­mi­nen­te de una nue­va ba­te­ría de subidas de im­pues­tos so­bre ca­da ren­ta y gas­to de la fa­mi­lia me­dia grie­ga, no es de ex­tra­ñar que el par­ti­do que más cre­ce en la opo­si­ción –Syi­ri­za– es­té apun­tan­do a la éli­te. “Una ter­ce­ra par­te de nues­tra deu­da pú­bli­ca co­rres­pon­de a eva­sión fis­cal”, di­ce Ag­ge­los Kou­ros, un ins­pec­tor de Ha- cien­da que tra­ba­ja pa­ra el par­ti­do de opo­si­ción Sy­ri­za. “Y no es­toy ha­blan­do de fon­ta­ne­ros que no dan re­ci­bos”.

Ba­jo el con­trol de la troi­ka, el Go­bierno grie­go es su­per­vi­gi­lan­te con el con­tri­bu­yen­te de a pie. Ca­da grie­go de­be pre­sen­tar re­ci­bos co­rres­pon­dien­tes al 25% de sus gas­tos anua­les (sin in­cluir ser­vi­cios pú­bli­cos), si no se le apli­ca una sanción. Na­da se ven­de ya en Ate­nas sin re­ci­bo.

En cam­bio, las na­vie­ras se es­ca­pa­na de to­do con­trol. Su es­ta­tus es­pe­cial fi­gu­ra en la Cons­ti­tu­ción. “An­tes, las na­vie­ras se con­si­de­ra­ban un sec­tor es­tra­té­gi­co ya que da­ban em­pleo a 100.000 ma­ri­ne­ros y tra­ba­jo a los as­ti­lle­ros grie­gos”, di­ce un ex­fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ma­rí­ti- mos. Mu­chas na­vie­ras era fi­lán­tro­pas y pa­tro­ci­na­ban mu­seos y cen­tros cul­tu­ra­les. “Aho­ra el sec­tor tie­ne mu­cha me­nos im­por­tan­cia y se de­be­ría re­ne­go­ciar es­te es­ta­tus de pri­vi­le­gio y obli­gar­les a pa­gar más im­pues­tos”, sen­ten­cia el ex­fun­cio­na­rio.

Aho­ra, las na­vie­ras pa­gan im­pues­tos so­bre el to­ne­la­je de los bar­cos que ges­tio­nan. No pa­gan nin­gún im­pues­to so­bre be­ne­fi­cios. El Go­bierno de An­do­nis Sa­ma­ras ne­go­ció un im­pues­to de so­li­da­ri­dad de 80 mi­llo­nes has­ta el 2014, que al­gu­nas na­vie­ras ya han acep­ta­do. “Pe­ro 80 mi­llo­nes no es na­da y es un im­pues­to úni­co que sólo se pa­ga una vez”, afir­ma es­te ex­fun­cio­na­rio que aban­do­nó el mi­nis­te­rio tras fil­trar a la pren­sa un do­cu­men­to de la Co­mi- sión Eu­ro­pa pi­dien­do ma­yo­res im­pues­tos so­bre las na­vie­ras.

El sec­tor na­vie­ro es el ca­so pa­ra­dig­má­ti­co del eva­sor fis­cal em­pre­sa­rial en la economía glo­ba­li­za­da que ame­na­za con mar­char­se del país a un te­rri­to­rio offs­ho­re. Des­de los años 70, las na­vie­ras grie­gas han uti­li­za­do la ban­de­ra de con­ve­nien­cia co­mo el per­fec­to pa­raí­so fis­cal más allá de cual­quier con­trol es­ta­tal, bien sea tri­bu­ta­rio o la­bo­ral. Tie­nen 3.996 bar­cos ba­jo ban­de­ra de con­ve­nien­cia y 2.096 con ban­de­ra grie­ga. “Si se les me­te un im­pues­to ame­na­za­rán con pa­sar­lo to­do a la ban­de­ra de con­ve­nien­cia, pe­ro es un bluf; ne­ce­si­tan el Es­ta­do pa­ra ha­cer lobby en fo­ros mul­ti­la­te­ra­les co­mo la Or­ga­ni­za­ción Ma­rí­ti­ma In­ter­na­cio­nal”, di­ce el ex­fun­cio­na­rio. “Pue­den pa­gar mu­cho más sin mar­char­se”, ase­gu­ra.

“Ha­bría que exi­gir­les tam­bién más con­tra­tos pa­ra grie­gos en sus bar­cos y que ha­gan re­pa­ra­cio­nes en los as­ti­lle­ros de aquí”, aña­de. Por­que pri­va­dos ya de las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas y con po­cos con­tra­tos mi­li­ta­res, los as­ti­lle­ros del mal­tre­cho dis­tri­to por­tua­rio de Pe­ra­ma, cer­ca de Ate­nas, no tie­nen mu­cho más tra­ba­jo que la cons­truc­ción de al­gún ya­te de lu­jo pa­ra otro miem­bro de la éli­te.

KORPAS

El ya­te Ch­ris­ti­na O, que fue pro­pie­dad de la fa­mi­lia Onas­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.