LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD POR DEU­DAS EN CA­SO DE CON­CUR­SO

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Mi­guel Trias Sag­nier Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Mer­can­til Esade-URL. So­cio de Cua­tre­ca­sas Go­nçal­ves Pe­rei­ra

El en­torno de cri­sis y la per­sis­ten­te res­tric­ción en el ac­ce­so al cré­di­to por par­te de las em­pre­sas ha­ce que mu­chas de ellas se en­cuen­tren en la ac­tua­li­dad con fuer­tes ten­sio­nes de te­so­re­ría. Nues­tra le­gis­la­ción con­cur­sal im­po­ne a los ad­mi­nis­tra­do­res la obli­ga­ción de so­li­ci­tar el con­cur­so en un pla­zo de dos me­ses des­de que la em­pre­sa se ha­lle en si­tua­ción de in­sol­ven­cia. Se tra­ta de una obli­ga­ción que los ad­mi­nis­tra­do­res y con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de­ben te­ner muy pre­sen­te, pues su in­cum­pli­mien­to lle­va apa­re­ja­da la pre­sun­ción de que han ac­tua­do con do­lo o cul­pa gra­ve, lo cual a su vez, si el con­cur­so es de­cla­ra­do cul­pa­ble y con­clu­ye en la li­qui­da­ción de la em­pre­sa, pue­de com­por­tar que los ad­mi­nis­tra­do­res sean de­cla­ra­dos res­pon­sa­bles del pa­go de las deu­das que no han si­do sa­tis­fe­chas con el pro­duc­to de la li­qui­da­ción de los ac­ti­vos. Se tra­ta de una re­gu­la­ción de sin­gu­lar se­ve­ri­dad, ge­ne­ra­do­ra de una ló­gi­ca in­quie­tud que se ve agra­va­da por dos fuen­tes de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

La pri­me­ra vie­ne de­ri­va­da de la de­ter­mi­na­ción del mo­men­to en que la em­pre­sa de­be ser con­si­de­ra­da en es­ta­do de in­sol­ven­cia y, por tan­to, el mo­men­to en que em­pie­za a compu­tar el pla­zo de dos me­ses pa­ra pre­sen­tar el con­cur­so. Co­mo cri­te­rio ge­ne­ral, la ley con­si­de­ra que se ha­lla en es­ta­do de in­sol­ven­cia el deu­dor que no pue­de cum­plir regularmente sus obli­ga­cio­nes exi­gi­bles, es­ta­ble­cién­do­se de­ter­mi­na­dos su­pues­tos en los que se pre­su­me ese es­ta­do. Al­gu­nos de ellos son cla­ros y fá­cil­men­te con­tro­la­bles por los ad­mi­nis­tra­do­res: el re­tra­so de más de tres me­ses en los pa­gos a tra­ba­ja­do­res, se­gu­ri­dad so­cial u obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias. Pe­ro hay otro, el lla­ma­do so­bre­sei­mien­to ge­ne­ral de pa­gos, que que­da enun­cia­do, pe­ro no cla­ra­men­te de­ter­mi­na­do por la ley. La in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca sur­ge por­que los tri­bu­na­les no tie­nen un cri­te­rio cla­ro al res­pec­to. ¿Se ha­lla­rá la em­pre­sa en es­ta si­tua­ción si es­tá re­tra­san­do el pa­go a los pro­vee­do­res? Si el re­tra­so es con­sen­ti­do por los acree­do­res la res­pues­ta se­ría ne­ga­ti­va, su­je­to ló­gi­ca­men­te a que el deu­dor pue­da pro­bar di­cho con­sen­ti­mien­to. ¿Pe­ro qué su­ce­de si, co­mo ocu­rre con fre­cuen­cia, el re­tra­so no es con­sen­ti­do, sino sim­ple­men­te so­por­ta­do por los acree­do­res? Hay pro­nun­cia­mien­tos ju­di­cia­les que con­si­de­ran que un re­tra­so in­con­sen­ti­do en el pa­go del 5% del pa­si­vo in­di­ca el so­bre­sei­mien­to ge­ne­ral de pa­gos, pe­ro el cri­te­rio no es ni mu­cho me­nos uná­ni­me. Si bien se tra­ta de un te­ma com­ple­jo, don­de es pre­ci­so va­lo­rar las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas de ca­da ca­so, se­ría desea­ble con­tar con un cri­te­rio más pre­vi­si­ble.

Hay una se­gun­da fuente de in­se­gu­ri­dad que vie­ne pro­vo­ca­da por la in­de­fi­ni­ción le­gal en cuan­to a los cri­te­rios que se­guir pa­ra atri­buir a los ad­mi­nis­tra­do­res la res­pon­sa­bi­li­dad por las deu­das no aten­di­das. La ley Con­cur­sal es­ta­ble­ce que el juez po­drá con­de­nar a to­dos o a al­gu­nos de los ad­mi­nis­tra­do­res al pa­go de di­chas deu­das. El de­ba­te sur­ge en torno al cri­te­rio pa­ra de­ter­mi­nar en qué su­pues­tos de­be im­po­ner­se di­cha con­de­na, a qué ad­mi­nis­tra­do­res ha­brá que con­de­nar si no son to­dos y de qué par­te de las deu­das de­ben res­pon­der los ad­mi­nis­tra­do­res con­de­na­dos. Una lí­nea ju­ris­pru­den­cial que se abrió pa­so en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na es­ta­ble­cía que, pa­ra de­ter­mi­nar la cuan­tía de la con­de­na y las per­so­nas que tie­nen que res­pon­der, de­be exis­tir un ne­xo de cau­sa­li­dad en­tre el par­ti­cu­lar com­por­ta­mien­to cul­pa­ble y el im­pa­go de las deu­das. Ese es el cri­te­rio se­gui­do en De­re­cho fran­cés, que es el que cuen­ta con la nor­ma más pa­re­ci­da a la nues­tra. Así, si un con­cur­so fue­ra de­cla­ra­do cul­pa­ble por el re­tra­so in­jus­ti­fi­ca­do en su pre­sen­ta­ción, los ad­mi­nis­tra­do­res po­drían ser con­de­na­dos en la me­di­da en que ese re­tra­so hu­bie­ra in­cre­men­ta­do el pa­si­vo. O si se ha co­me­ti­do una im­por­tan­te irre­gu­la­ri­dad con­ta­ble, pro­ce­de­ría res­pon­der de las deu­das que se ge­ne­ra­ron o re­no­va­ron en la con­fian­za de que la con- ta­bi­li­dad re­pre­sen­ta­ba la ima­gen fiel. Frente a ese cri­te­rio, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid opu­so el de con­si­de­rar­la una res­pon­sa­bi­li­dad por deu­das, apli­ca­ble de for­ma au­to­má­ti­ca en ca­so de que se die­ran los pre­su­pues­tos an­te­rio­res: de­cla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad y li­qui­da­ción de la so­cie­dad.

La cues­tión de­be aca­bar de di­lu­ci­dar­la el Tri­bu­nal Su­pre­mo, quien to­da­vía no ha adop­ta­do una po­si­ción cla­ra. Por un la­do re­co­no­ce de for­ma ex­plí­ci­ta que la con­de­na no vie­ne ne­ce­sa­ria­men­te apa­re­ja­da a la de­cla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad, sino que de­be dar­se una con­di­ción adi­cio­nal. Pe­ro pa­re­ce im­po­ner­se el cri­te­rio de que no es el ne­xo cau­sal lo que de­be de­ter­mi­nar la con­de­na, sino la apre­cia­ción ju­di­cial de las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas de ca­da ca­so. El pro­ble­ma de es­ta apro­xi­ma­ción es que lo fía to­do a la dis­cre­cio­na­li­dad del juez de lo Mer­can­til, dis­cre­cio­na­li­dad que, ade­más, por ba­sar­se en la va­lo­ra­ción de la prue­ba, es di­fí­cil­men­te re­vi­sa­ble en ul­te­rio­res ins­tan­cias.

Con to­do el res­pe­to que me­re­ce el Tri­bu­nal Su­pre­mo, con­si­de­ro que di­cha ju­ris­pru­den­cia de­bie­ra co­rre­gir­se, to­da vez que pue­de con­du­cir a re­sul­ta­dos in­jus­tos y, en to­do ca­so, ge­ne­ra una fuer­te in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que en na­da fa­vo­re­ce a la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. No es que des­con­fie­mos del cri­te­rio de los jue­ces de lo Mer­can­til, que han de­mos­tra­do so­bra­da­men­te su ca­pa­ci­dad y di­li­gen­cia, sino que fiar­lo to­do en la dis­cre­cio­na­li­dad del juez, sin de­ter­mi­nar los cri­te­rios que de­ben guiar su de­ci­sión, pue­de dar lu­gar a pro­nun­cia­mien­tos dis­cre­pan­tes pa­ra si­tua­cio­nes si­mi­la­res, lo cual co­mo he­mos di­cho re­sul­ta in­jus­to y eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te.

El te­ma no es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te ce­rra­do, pues, por un la­do, la ju­ris­pru­den­cia in­di­ca­da de­ja abier­ta la puer­ta a la apli­ca­ción del cri­te­rio cau­sa­lis­ta en de­ter­mi­na­dos su­pues­tos y, por otro, en el pro­pio Tri­bu­nal Su­pre­mo hay quien de­fien­de el cri­te­rio que en su día si­guió la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na. Es al res­pec­to par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te la sen­ten­cia de 21 de ma­yo del 2012 en la que se pro­nun­ció un vo­to par­ti­cu­lar muy bien ela­bo­ra­do que fi­ja el cri­te­rio que a mi en­ten­der de­bie­ra se­guir­se.

El pro­ble­ma se en­mar­ca en una pe­li­gro­sa ten­den­cia im­pe­ran­te en nues­tro en­torno a pe­na­li­zar al empresario fa­lli­do, que en na­da fa­vo­re­ce el cli­ma ne­ce­sa­rio pa­ra la le­gí­ti­ma y desea­ble asun­ción de ries­gos que com­por­ta la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra.

Se­ría pues muy desea­ble que nues­tro Al­to Tri­bu­nal re­di­rec­cio­na­ra su cri­te­rio, pues ello re­dun­da­ría a fa­vor de una se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que los em­pre­sa­rios y la so­cie­dad en ge­ne­ral ne­ce­si­tan, par­ti­cu­lar­men­te en tiem­pos de tur­bu­len­cia co­mo los ac­tua­les.

DA­NI DUCH / ARCHIVO

La cues­tión de­be aca­bar de di­lu­ci­dar­la el Tri­bu­nal Su­pre­mo, quien to­da­vía no ha adop­ta­do una po­si­ción cla­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.