“Mi­les de clien­tes via­jan a la nu­be gra­cias a no­so­tros”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

En un mun­do en el que el ad­je­ti­vo vir­tual se usa sin ton ni son, por lo ge­ne­ral aso­cia­do a gad­gets co­ti­dia­nos, no mu­cha gen­te sa­be que en la vir­tua­li­za­ción –un soft­wa­re que con­tro­la y dis­tri­bu­ye las car­gas de tra­ba­jo de los ser­vi­do­res in­for­má­ti­cos– es­tá la cla­ve de la trans­for­ma­ción de los cen­tros de da­tos, au­tén­ti­cos pul­mo­nes del fun­cio­na­mien­to de ca­si to­do. Es, por tan­to, un mer­ca­do ape­te­ci­ble, con su du­ra com­pe­ten­cia, que aho­ra apun­ta a do­mi­nar el nue­vo mun­do del cloud com­pu­ting –co­lo­quial­men­te, la nu­be–, que no es en sí mis­ma una tec­no­lo­gía sino una for­ma de pres­tar co­mo ser­vi­cio las fun­cio­nes que an­tes ra­di­ca­ban en los sis­te­mas pro­pios de las em­pre­sas.

En oc­tu­bre, la em­pre­sa VM­wa­re, lí­der mun­dial de la vir­tua­li­za­ción, reunió en Bar­ce­lo­na a más de 10.000 clien­tes y dis­tri­bui­do­res de to­da Eu­ro­pa. Y en la oca­sión pre­sen­tó una nue­va es­tra­te­gia con la que pre­ten­de tras­cen­der su he­ge­mo­nía ac­tual: se­gún la con­sul­to­ra Gart­ner, el 60% de las car­gas de tra­ba­jo en ser­vi­do­res es­tán­dar ya están vir­tua­li­za­das, y de ellas el 80% con soft­wa­re de VM­wa­re. El di­le­ma de la com­pa­ñía es có­mo ir más allá, se­guir cre­cien­do y man­te­ner su he­ge­mo­nía.

El even­to de Bar­ce­lo­na coin­ci­dió con la en­tro­ni­za­ción de un nue­vo je­fe eje­cu­ti­vo de VM­wa­re. Paul Ma­ritz, que ha di­ri­gi­do la em­pre­sa du­ran­te los úl­ti­mos años, pa­sa­ba a ocu­par un pues­to en EMC, la em­pre­sa de la que aque­lla es sub­si­dia­ria, y su lu­gar co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do pa­sa­ba a ocu­par­lo Pat Gel­sin­ger, has­ta aho­ra vi­ce­pre­si­den­te de EMC. El mo­vi­mien­to tie­ne su do­sis de mor­bo, por­que Gel­sin­ger –an­ti­guo di­rec­tor de tec­no­lo­gía de In­tel– pa­re­cía des­ti­na­do a su­ce­der al ac­tual pre­si­den­te de EMC, Joe Tuc­ci, quien de to­dos mo­dos ha anun­cia­do que se que­da­rá has­ta el 2015. El se­cre­to sólo lo co­no­cen es­tos tres hom­bres, pe­ro el te­ma era de­ma­sia­do go­lo­so co­mo pa­ra evi­tar que la en­tre­vis­ta de Di­ne­ro a Gel­sin­ger em­pe­za­ra pre­ci­sa­men­te por ahí. Co­mo sa­be bien, ha pro­vo­ca­do per­ple­ji­dad el cam­bio de pa­pe­les en­tre Paul Ma­ritz y us­ted en la cú­pu­la de la com­pa­ñía. ¿Có­mo se ex­pli­ca la sa­li­da de Ma­ritz en la ac­tual si­tua­ción de éxi­to? Us­ted lo ha di­cho: VM­wa­re es una em­pre­sa en la ple­ni­tud de su éxi­to, y es mé­ri­to de Paul ha­ber­lo con­se­gui­do. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que ha pa­sa­do a ocu­par un pues­to de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad en EMC. La de­ci­sión fue to­ma­da por los con­se­jos de las dos com­pa­ñías, a ini­cia­ti­va de Joe [Tuc­ci] que es el pre­si­den­te de am­bas. Y us­ted, que era el nú­me­ro dos de EMC, ha pa­sa­do a ser el nú­me­ro uno de VM­wa­re. A es­to me re­fe­ría al hablar de per­ple­ji­dad. Paul es uno de los me­jo­res es­tra­te­gas en es­ta in­dus­tria. Cuan­do to­mó el man­do de VM­wa­re, en el 2008, era una com­pa­ñía de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res de fac­tu­ra­ción, que él ha mul­ti­pli­ca­do has­ta 4.500 mi­llo­nes. No hay mu­chas com­pa­ñías de soft­wa­re con es­te ni­vel de in­gre­sos... y no nos pa­re­ce im­po­si­ble lle­gar a los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res. ¿Cuán­do? No lo to­me co­mo una pre­vi­sión. Lo que quie­ro de­cir es que me he he­cho car­go de una com­pa­ñía en cre­ci­mien­to con­ti­nuo, y que po­de­mos man­te­ner el rit­mo du­ran­te años. Con us­ted al frente, ¿ha­brá con­ti­nui­dad o cam­bio de es­tra­te­gia? Aca­bo de de­cir­le que la es­tra­te­gia de VM­wa­re es muy só­li­da y exi­to­sa; se­ría una au­da­cia im­per­do­na­ble que pre­ten­die­ra cam­biar­la sólo por ha­cer al­go di­fe­ren­te. Se­gún Gart­ner, VM­wa­re con­tro­la el 80% del 60% de las car­gas vir­tua­li­za­das. Uno di­ría que el cre­ci­mien­to de­be­ría mo­de­rar­se. No tie­ne por qué ser así. Has­ta aho­ra, no ob­ser­va­mos cam­bios fun­da­men­ta­les en la ac­ti­tud de los clien­tes en la lí­nea de lo que us­ted su­gie­re; ade­más, apa­re­cen nue­vos en­tor­nos de compu­tación crí­ti­ca, en los que po­de­mos ge­ne­rar al­to va­lor pa­ra nues­tra com­pa­ñía y pa­ra los clien­tes. Pe­ro no están so­los: Mi­cro­soft aca­ba de pre­sen­tar un pro­duc­to com­pe­ti­ti­vo, y es un ri­val de res­pe­to. Pues, con to­do res­pe­to, no te­me­mos com­pe­tir con ellos. Mi men­tor Andy Gro­ve [an­ti­guo pre­si­den­te de In­tel] so­lía de­cir que ‘sólo los pa­ra­noi­cos so­bre­vi­ven’. Mi con­vic­ción es que tan­to la ofer­ta co­mo la vi­sión que te­ne­mos en mar­cha pa­ra los pró­xi­mos años nos dis­tin­guen con cla­ri­dad de los com­pe­ti­do­res. Aquí en Bar­ce­lo­na han reuni­do un nú­me­ro im­pre­sio­nan­te de clien­tes eu­ro­peos. ¿Cuál ha si­do el men­sa­je prin­ci­pal? En­tre los eventos de San Fran­cis­co y de Bar­ce­lo­na he­mos atraí­do a 29.000 per­so­nas, y pen­sa­mos re­unir otras 20.000 en los pró­xi­mos de la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co. La lec­tu­ra de es­tas cifras es muy cla­ra: mi­les de clien­tes en to­do el mun­do están via­jan­do ha­cia la nu­be gra­cias a no­so­tros. La pregunta que más nos ha­cen es qué tec­no­lo­gía han de adop­tar pa­ra ace­le­rar la tran­si­ción de sus sis­te­mas de in­for­ma­ción, pa­ra trans­for­mar sus ac­tua­les in­fra­es­truc­tu­ras com­par­ti­men­ta­das en otras ade­cua­das pa­ra ope­rar en cloud com­pu­ting. Por es­to, el con­cep­to de cen­tro de da­tos de­fi­ni­do por soft­wa­re [SDDC en sus si­glas en in­glés] ha es­ta­do en el pri­mer plano de nues­tro men­sa­je en Bar­ce­lo­na. ¿Có­mo ex­pli­ca­ría el sig­ni­fi­ca­do de SDDC de ma­ne­ra in­te­li­gi­ble pa­ra un lec­tor pro­fano? Esen­cial­men­te, sig­ni­fi­ca que el soft­wa­re de vir­tua­li­za­ción, que des­de ha­ce años con­tro­la y op­ti­mi­za los ser­vi­do­res, lle­ga­rá a con­tro­lar to­das las fun­cio­nes de un cen­tro de da­tos: compu­tación, al­ma­ce­na­mien­to, redes y he­rra­mien­tas de ges­tión del sis­te­ma. La me­ta es pro­pa­gar en las or­ga­ni­za­cio­nes los be­ne­fi­cios de la vir­tua­li­za­ción y la au­to­ma­ti­za­ción.

Pat Gel­sin­ger ha pa­sa­do de ser vi­ce­pre­si­den­te de EMC (em­pre­sa ma­triz de VM­wa­re) a ser con­se­je­ro de­le­ga­do VM­wa­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.