¿Acier­ta en sus de­ci­sio­nes?

Pro­ce­sar el alud in­for­ma­ti­vo que hoy re­ci­be el di­rec­ti­vo exi­ge ins­tru­men­tal po­ten­te y ade­cua­do

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Ca­da vez es ma­yor la in­for­ma­ción que se po­see so­bre la or­ga­ni­za­ción y su ac­ti­vi­dad, lo que, en teo­ría, fa­ci­li­ta la to­ma de de­ci­sio­nes por par­te de la di­rec­ción. Sin em­bar­go, el ex­ce­so de in­for­ma­ción le crea un pro­ble­ma nue­vo, ya que, pa­ra­le­la­men­te, el mer­ca­do le exi­ge más ra­pi­dez en la to­ma, lo que le obli­ga a te­ner un sis­te­ma de pro­ce­sa­mien­to de da­tos que se adap­te a las ne­ce­si­da­des de ve­lo­ci­dad, fle­xi­bi­li­dad y con­cre­ción que pre­ci­sa el di­rec­ti­vo. Cier­ta­men­te, la ac­tual co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ha in­flui­do ne­ga­ti­va­men­te en la eje­cu­ción y ac­tua­li­za­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras TI (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción) de la ma­yo­ría de las em­pre­sas. No obs­tan­te, el rit­mo de in­cre­men­to de los da­tos en las com­pa­ñías si­gue sien­do im­pa­ra­ble. ¿Có­mo se re­suel­ve es­ta con­tra­dic­ción?

Un re­cien­te es­tu­dio so­bre la to­ma de de­ci­sio­nes, rea­li­za­do por Ne­tApp, lí­der mun­dial en in­no­va­ción de sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos, des­ta­ca al res­pec­to que un 40% de di­rec­ti­vos es­pa­ño­les ase­gu­ra que ha per­di­do di­ne­ro y clien­tes co­mo con­se­cuen­cia de una to­ma de de­ci­sión tar­día. A lo que se su­ma que pa­ra el 34% y el 31% de los eje­cu­ti­vos es­ta si­tua­ción los ha lle­va­do a es­tar “fue­ra de jue- go” o ce­der te­rreno frente a la com­pe­ten­cia, res­pec­ti­va­men­te. La con­clu­sión es evi­den­te: las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas no se están rea­li­zan­do al ins­tan­te. Se­gún el es­tu­dio, sólo un 11% las eje­cu­ta in­me­dia­ta­men­te, mien­tras que un 39% de em­pre­sas es­pa­ño­las tar­da más de un día. Es­to po­ne en evi­den­cia que mu­chas com­pa­ñías es­pa­ño­las no dis­po­nen en la ac­tua­li­dad de un tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción ade­cua­do.

Lo preo­cu­pan­te es que “la ve­lo­ci­dad de los ne­go­cios con­ti­nua­rá ace­le­rán­do­se y las em­pre­sas que no pue­dan se­guir el rit­mo sal­drán per­dien­do. Sin la agi­li­dad y la fa­ci­li­dad al ac­ce­so de los da­tos, los lí­de­res em­pre­sa­ria­les co­rren el ries­go de ha­cer mal sus cálcu­los, ya que es­ta­rán ba­sa­dos en da­tos irre­le­van­tes o sim­ple­men­te de­ma­sia­do len­tos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes efec­ti­vas”, co­men­ta Ma­ría Jo­sé Mi­ran­da, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ne­tApp Ibe­ria.

La pre­sión a que están so­me­ti­dos los eje­cu­ti­vos que­da de­mos­tra­da al com­pro­bar que el 90% de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les son cons­cien­tes de que las de­ci­sio­nes de­ben ser to­ma­das in­me­dia­ta­men­te co­mo re­sul­ta­do de los rá­pi­dos avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Sin em­bar­go, siem­pre se­gún el es­tu­dio, “no es la úni­ca cau­sa por la que ven ne­ce­sa­ria es­ta ce­le­ri­dad. Tam­bién son re­le­van­tes pa­ra agi­li­zar los pro­ce­sos he­chos co­mo el au­men­to de la agre­si­va com­pe­ten­cia y el cli­ma ac­tual de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­sa el país, con un 64% y 53%, res­pec­ti­va­men­te”.

Por ello, los da­tos tie­nen un va- lor crí­ti­co en el en­torno em­pre­sa­rial. Y el ac­ce­so y pos­te­rior tra­ta­mien­to de los mis­mos no es­tá re­suel­to en mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes. Así, se­gún Ne­tApp, sólo el 26% de los eje­cu­ti­vos tie­ne ac­ce­so di­rec­to a los da­tos, mien­tras que el 74% res­tan­te tie­ne per­so­nal en­car­ga­do de su re­co­pi­la­ción y aná­li­sis. Co­mo re­sul­ta­do –¡ojo al da­to!–, el es­tu­dio afir­ma que “más de tres cuar­tas par­tes de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les están in­sa­tis­fe­chos con los da­tos que uti­li­zan pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, ya que ca­re­cen de de­ta­lle (39%), la ma­yo­ría de la in­for­ma­ción es inexac­ta (29%) y se en­tre­gan de­ma­sia­do tar­de (20%). A ello se su­ma que sólo el 3% de las em­pre­sas ac­tua­li­za al ins­tan­te los da­tos a los que ac­ce­de, lo que sig­ni­fi­ca que el 97% res­tan­te es­tá uti­li­zan­do in­for­ma­ción ‘ob­so­le­ta’ en la to­ma de de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas”.

A la vis­ta de to­do ello la con­clu­sión del es­tu­dio no re­sul­ta sor­pren­den­te: “El pro­ble­ma más acu­cian­te pa­ra el 76% de los eje­cu­ti­vos es­pa­ño­les en la to­ma de de­ci­sio­nes es­tá en las in­fra­es­truc­tu­ras TI de que dis­po­ne, las cua­les están fa­llan­do a la ho­ra de apo­yar las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa. Así, pa­ra el 46% de los en­cues­ta­dos la com­ple­ji­dad de los da­tos que están al­ma­ce­na­dos en sus in­fra­es­truc­tu­ras TI es una ba­rre­ra pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes, se­gui­do del gran vo­lu­men de da­tos que con­tie­nen, pa­ra un 42%”.

An­te es­te pa­no­ra­ma, hay que de­cir que las or­ga­ni­za­cio­nes es­pa­ño­las re­co­no­cen la ne­ce­si­dad de adop­tar nue­vas tec­no­lo­gías e in­fra­es­truc­tu­ras con el fin de ayu- dar­les en el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes más rá­pi­da­men­te.

Uno de los obs­tácu­los apa­ren­tes a la in­ver­sión pue­de ser la rá­pi­da ob­so­les­cen­cia de los ins­tru­men­tos, a lo que Mi­ran­da ar­gu­men­ta que, efec­ti­va­men­te, “la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na a pa­sos agi­gan­ta­dos, aun­que en el seg­men­to em­pre­sa­rial no es tan rá­pi­da co­mo en los apa­ra­tos de con­su­mo, co­mo por ejem­plo su­ce­de en los mó­vi­les”. Con­cre­ta­men­te, di­ce que “ca­da cua­tro años cam­bia el men­sa­je tec­no­ló­gi­co. Des­de ha­ce un año el do­mi­nan­te es el big da­ta, mien­tras que el an­te­rior fue el cloud com­pu­ting”.

A la pregunta de cuá­les son los as­pec­tos que más de­man­dan las em­pre­sas en es­tos mo­men­tos pa­ra el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción, Ma­ría Jo­sé Mi­ran­da los re­su­me en tres. El pri­me­ro es la agi-

Más del 75% de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les están in­sa­tis­fe­chos con los da­tos que uti­li­zan pa­ra to­mar de­ci­sio­nes

li­dad de ac­ce­so a la in­for­ma­ción ac­tual y, so­bre to­do, a la de ca­rác­ter his­tó­ri­co. El se­gun­do que ci­ta es la re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, que va li­ga­da fun­da­men­tal­men­te a la adap­ta­ción a las ne­ce­si­da­des de su or­ga­ni­za­ción de los avan­ces que se ha­yan pro­du­ci­do des­de la úl­ti­ma im­plan­ta­ción. Y, por úl­ti­mo, ci­ta la fle­xi­bi­li­dad, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar dis­tin­tos tipos de da­tos.

KAT­JA ENSELING

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.