La muer­te del Mi­no­tau­ro

Pa­ra Va­rou­fa­kis, la cri­sis na­ce del fin del re­ci­cla­je glo­bal de ex­ce­den­tes que im­pu­so EE.UU.EN los 70

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Barranco

Ha ha­bi­do a es­tas al­tu­ras mu­chas ex­pli­ca­cio­nes del crac del 2008 y de sus con­se­cuen­cias, pe­ro, pa­ra Ya­nis Va­rou­fa­kis, fal­ta­ba una ex­pli­ca­ción glo­bal. Pa­ra el economista grie­go (Ate­nas, 1961), que da cla­ses en su país y en la Uni­ver­si­dad de Te­xas y ha ase­so­ra­do a la coa­li­ción de iz­quier­das Sy­ri­za, es cier­to que eco­no­mis­tas y ges­to­res de ries­go se equi­vo­ca­ron al es­ti­mar el ries­go sis­té­mi­co. Y que Wall Street y el sec­tor fi­nan­cie­ro se ce­ba­ron con prác­ti­cas ca­si cri­mi­na­les. Y que las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción de ries­gos eran ejem­plos de ma­nual de con­flic­to de in­tere­ses. Y que los re­gu­la­do­res fra­ca­sa­ron es­tre­pi­to­sa­men­te. Y que se con­vir­tió al egoís­mo y la co­di­cia en el úni­co mo­tor. Pe­ro, di­ce, son ma­ni­fes­ta­cio­nes del crac que de­jan su quin­tae­sen­cia fue­ra. Pa­ra Va­rou­fa­kis, el crac se pro­du­jo cuan­do una bes­tia que lla­ma el Mi­no­tau­ro glo­bal fue gra­ve­men­te he­ri­da. Un mi­no­tau­ro que, mien­tras do­mi­na­ba el pla­ne­ta, te­nía un pu­ño de hie­rro im­pla­ca­ble, pe­ro man­tu­vo la economía glo­bal en un equi­li­bra­do des­equi­li­brio.

Se­gún el mi­to, el Mi­no­tau­ro de Cre­ta, cuan­do la is­la era el po­der eco­nó­mi­co de la re­gión, re­ci­bía ca­da año sie­te mu­cha­chos y sie­te don­ce­llas de Ate­nas pa­ra ali­men­tar a la cria­tu­ra y con­fir­mar el so­me­ti­mien­to a la Pax Cre­ten­se. Eso aca­bó cuan­do Te­seo, hi­jo del rey de Ate­nas, ma­tó al Mi­no­tau­ro abrien­do una nue­va era. Pues en el mun­do oc­ci­den­tal, di­ce el au­tor, ha­bía una bes­tia si­mi­lar. Al ge­ne­rar unos enor­mes dé­fi­cits por la gue­rra del Viet­nam y la Gran So­cie­dad de John­son, EE.UU. inun­dó el mun­do de dó­la­res que no es­ta­ban apo­ya­dos por el oro que te­nía. Y a par­tir de 1971 el país to­mó una au­daz de­ci­sión es­tra­té­gi­ca: sa­lir del sis­te­ma de Bret­ton Woods –que im­pli­ca­ba que los dó­la­res que emi­tía eran con­ver­ti­bles en oro– y en lu­gar de re­du­cir los dé­fi­cits ge­me­los cre­ci­dos a fi­na­les de los 60, uno pre­su­pues­ta­rio y otro co­mer­cial, au­men­tar am­bos dé­fi­cits ge­ne­ro­sa e in­ten­cio­na­da­men­te.

¿Quién iba a pa­gar­los? ¡El res­to del mun­do! Esos dé­fi­cits fun­cio­na­ron du­ran­te dé­ca­das co­mo una gi­gan­tes­ca as­pi­ra­do­ra que ab­sor­bía los ex­ce­den­tes de pro­duc­tos y ca­pi­ta­les de otros paí­ses. Y aun­que el apa­ño era la en­car­na­ción del más fla­gran­te des­equi­li­brio ima­gi­na­ble a es­ca­la pla­ne­ta­ria, creó una suer­te de equi­li­brio glo­bal en el que las prin­ci­pa­les eco­no­mías ex­ce­den­ta­rias del mun­do (Ale­ma­nia, Ja­pón y lue­go Chi­na) si­guie­ron pro­du­cien­do bie­nes en ma­sa que los es­ta­dou­ni­den­ses de­vo­ra­ban. Y al­re­de­dor del 70% de los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos por es­tos paí­ses se trans­fe­rían en for­ma de flu­jos a Wall Street, que los trans­for­ma­ba en cré­di­to a los con­su­mi­do­res, in­ver­sión di­rec­ta en cor­po­ra­cio­nes ex­tran­je­ras y en com­prar Le­tras del Te­so­ro de EE.UU.. Y en di­ne­ri­llo pa­ra los pro­pios ban­que­ros.

A tra­vés de esa len­te, di­ce el au­tor, to­do to­ma más sen­ti­do: el au­ge de la fi­nan­cia­ri­za­ción, el triun­fo de la co­di­cia, el re­plie­gue de los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res o la do­mi­na­ción del mo­de­lo de cre­ci­mien­to an­glo­sa­jón. To­dos es­tos fe­nó­me­nos apa­re­cen co­mo sub­pro­duc­tos de los ma­si­vos flu­jos de ca­pi­tal ne­ce­sa­rios pa­ra ali­men­tar los dos dé­fi­cits de EE.UU.. Un flu­jo de tri­bu­tos de la pe­ri­fe­ria al co­ra­zón im­pe­rial con el que, eso sí, se re­ci­cla­ban los ex­ce­den­tes glo­ba­les de pro­duc­ción y de ca­pi­tal has­ta la he­ri­da fa­tal del de­rrum­be es­pon­tá­neo del sis­te­ma ban­ca­rio en el 2008. Y co­mo la ar­qui­tec­tu­ra eu­ro­pea, im­pul­sa­da des­de el prin­ci­pio por EE.UU., con Ale­ma­nia co­mo pi­lar eco­nó­mi­co, no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra los es­ter­to­res del Mi­no­tau­ro, se es­tá de­sin­te­gran­do. Y Ale­ma­nia

A fi­na­les de los 70 EE.UU. dio un sal­to ade­lan­te y en lu­gar de re­du­cir sus dé­fi­cits de­ci­dió au­men­tar­los

–que te­nía el pa­pel de gran ex­por­ta­dor de bie­nes y ca­pi­ta­les gra­cias a los tru­cos del Mi­no­tau­ro y ha si­do muy per­ju­di­ca­da por su caí­da– aun­que fá­cil­men­te po­dría aca­bar con la cri­sis ban­ca­ria y de deu­da me­dian­te el BCE y el BEI, no tie­ne por aho­ra in­te­rés en re­nun­ciar al in­men­so po­der de ne­go­cia­ción que le da es­ta cri­sis ni a plan­tear­se la ne­ce­si­dad de un nue­vo me­ca­nis­mo glo­bal de re­ci­cla­je de ex­ce­den­tes. Un me­ca­nis­mo que ya pi­dió Key­nes ha­ce ca­si sie­te dé­ca­das en Bret­ton Woods, cuan­do pro­pu­so una unión mo­ne­ta­ria in­ter­na­cio­nal. Y Do­mi­ni­que Strauss-Kahn an­tes de caer del FMI. El pro­ble­ma es que la de­man­da in­ter­na chi­na tam­po­co da pa­ra sus­ti­tuir al vie­jo Mi­no­tau­ro, así que se­rá EE.UU. quien de­ba li­de­rar una so­lu­ción.

El mí­ti­co Mi­no­tau­ro, pin­ta­do por Geor­ge Fre­dre­ric Watts en 1885

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.