“Pa­pá Noel: me pi­do un plan de pen­sio­nes”

Con­for­me se aca­ba el año, se re­abre la cam­pa­ña de cap­ta­ción del aho­rro de los in­ver­so­res, que en es­te cur­so se de­can­tan por pro­duc­tos garantizados

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

El cua­dro mé­di­co es de ma­nual: se pier­den pues­tos de tra­ba­jo, se re­du­ce el con­su­mo y se adel­ga­za el bol­si­llo. Re­tro­ce­de la ca­pa­ci­dad de aho­rro del in­ver­sor, de mo­do que al­gu­nas si­tua­cio­nes ya no son lo que eran. Por ejem­plo, ca­da año, con­for­me apa­re­ce no­viem­bre en el ho­ri­zon­te, tan­to los aho­rra­do­res co­mo las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se en­fras­can en la cam­pa­ña de cap­ta­ción de pla­nes de pen­sio­nes. En ese es­ce­na­rio, los in­ver­so­res –seis de ca­da diez son hom­bres de en­tre 40 y 60 años y con un pa­tri­mo­nio acu­mu­la­do de 5.000 eu­ros– se lan­zan a por es­tos pro­duc­tos, in­tere­sa­dos en su es­tu­pen­da cua­li­dad fis­cal –quie­nes son me­no­res de 50 años pue­den des­gra­var has­ta 10.000 eu­ros; los ma­yo­res, has­ta 12.500–, y las en­ti­da­des y las ges­to­ras apro­ve­chan la co­yun­tu­ra pa­ra in­ten­si­fi­car la ren­ta­bi­li­dad de sus pla­nes, al­gu­nos de ellos de nue­vo cu­ño.

Lo que pa­sa, se ha di­cho ya, es que las co­sas se han en­du­re­ci­do. Y quien an­tes aho­rra­ba qui­zá ya no pue­da ha­cer­lo hoy.

“El en­torno no con­tri­bu­ye a que crez­can las apor­ta­cio­nes a los fon­dos de pen­sio­nes”, di­ce Án­gel Martínez-Al­da­ma, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio In­ver­co. “La economía no fun­cio­na bien, cre­ce el des­em­pleo, hay ba­ja­das de suel­dos... Con tan­ta in­cer­ti­dum­bre, el plan de pen­sio­nes que me­jor fun­cio­na es el ga­ran­ti­za­do; te ase­gu­ra una ren­ta­bi­li­dad a un pla­zo fi­jo, al­go que los in­ver­so­res re­cla­man por en­ci­ma de to­do”.

Martínez-Al­da­ma di­ce que, en es­te sen­ti­do, el in­ver­sor es­pa­ñol “si­gue con el pa­so cam­bia­do”. “Si­gue in­vir­tien­do en ren­ta fi­ja his­tó­ri­ca, cuan­do los mer­ca­dos y la ren­ta va­ria­ble ofre­cen ren­di­mien­tos es­pec­ta­cu­la­res...”. “Lo que pa-

“Es­ta cam­pa­ña es atí­pi­ca: el in­ver­sor no pue­de apor­tar al plan tan­to co­mo an­tes”, apun­ta un ex­per­to

sa es que la vo­la­ti­li­dad de los úl­ti­mos años ha asus­ta­do a mu­chos”, apun­ta Jo­sé Án­gel Ba­rri­ga, ge­ren­te de Ibercaja Pen­sión.

Vis­to el pa­no­ra­ma, de­ce­nas de en­ti­da­des apues­tan por ex­plo­tar sus pro­pios pla­nes garantizados. Lo ha he­cho la ci­ta­da Ibercaja, que des­de no­viem­bre y has­ta fin de año co­mer­cia­li­za el fon­do Ibercaja Pro­tec­ción 2012 (a ocho años, con una ren­ta­bi­li­dad del 3,75% anual), y lo han he­cho La Cai­xa (a tra­vés de Vi­da Cai­xa Gru­po, con el plan Do­ble Tran­qui­li­dad y el Tán­dem Pre­mium) o Banc Sa­ba­dell (ha lan­za­do el plan Ren­di­mien­to Fi­jo 25, a nue­ve años, al 4,10%, y el Ren­di­mien- to Fi­jo 27, a 5,6 años, al 3,45%).

“Es­te es un mo­men­to sin­gu­lar: hay que re­or­ga­ni­zar los pla­nes –di­ce Jo­sé An­to­nio Igle­sias, di­rec­tor de mar­ke­ting de Vi­da Cai­xa–. En es­tos tiem­pos, el in­ver­sor bus­ca la ga­ran­tía de una ren­ta­bi­li­dad fu­tu­ra. Un fon­do ga­ran­ti­za­do te per­mi­te sa­ber cuán­to ten­drás en el mo­men­to del ven­ci­mien­to, nor­mal­men­te al ju­bi­lar­te. De he­cho, en es­ta cri­sis, el clien­te ha cam­bia­do: an­tes pe­día mu­cha ga­ma en ren­ta va­ria­ble es­pa­ño­la, in­ter­na­cio­nal, emer­gen­te... Aho­ra, el 90% de las apor­ta­cio­nes va a fon­dos garantizados”.

“Eso sí, en los úl­ti­mos años las apor­ta­cio­nes han ido a la ba­ja –apun­ta Silvia Ávi­la, di­rec­to­ra de ban­ca de se­gu­ros del Gru­po Banc Sa­ba­dell–. Creo que la con­cien­cia so­bre los pla­nes de pen­sio­nes es­tá en la ca­lle. Otra co­sa es que los in­ver­so­res pue­dan apor­tar tan­to co­mo desean”. “La cri­sis es­tá pro­vo­can­do que el vo­lu­men de las apor­ta­cio­nes a es­tos fon­dos de­crez­ca al­re­de­dor de un 20% res­pec­to al año pa­sa­do”, di­ce Juan Ma­nuel Ji­mé­nez, di­rec­tor de mar­ke­ting de Avi­va.

“En ge­ne­ral, los fon­dos de pen­sio­nes están ob­ser­van­do sa­li­das de di­ne­ro –di­ce Álvaro Mon­ter­de, ex­per­to en pre­vi­sión so­cial de March JLT–. En­tre otros mo­ti­vos, por­que mu­chos de los co­ti­zan­tes han pa­sa­do a con­ver­tir­se en pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción (aque­llos que ago­tan la pen­sión má­xi­ma de dos años). No tie­nen más re­me­dio que re­cu­rrir a sus pla­nes de pen­sio­nes pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des dia­rias. Ha­cer es­to pue­de que sea pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na. Pe­ro hay que en­ten­der a quien ne­ce­si­ta el pan hoy... An­te un dra­ma fa­mi­liar de esas di­men­sio­nes, es inapro­pia­do cri­ti­car a na­die”.

En to­do ca­so, los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) no ha­cen otra co­sa que co­rro­bo­rar el va­lor de un fon­do de

Nue­ve de ca­da diez ges­to­ras apues­tan por fon­dos garantizados, que ase­gu­ran una ren­ta­bi­li­dad

pen­sio­nes. Se cal­cu­la que en el 2040, la cifra de per­so­nas ma­yo­res de 67 años ha­brá cre­ci­do en cin­co mi­llo­nes. Y que ha­brá dis­mi­nui­do en tres mi­llo­nes la cifra de per­so­nas en edad de tra­ba­jar. Por ca­da pen­sio­nis­ta ha­brá dos tra­ba­ja­do­res co­ti­zan­tes, la mi­tad de los que hay aho­ra. “Las pres­ta­cio­nes de la Se­gu­ri­dad So­cial no se­rán, ni de le­jos, las de aho­ra –di­ce Mon­ter­de–. An­tes, la pen­sión má­xi­ma po­día al­can­zar el 85% o el 90% del sa­la­rio. En el 2040, la pen­sión má­xi­ma es­ta­rá en­tre 1.000 y 1.500 eu­ros men­sua­les”.

STE­FANO BUONAMICI / BLOOMBERG

Una pa­re­ja pa­sea por el parque de la es­ta­ción del Nord en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.