Al pa­so del co­mer­cio jus­to

Fi­li­pi­nas pro­mue­ve la so­li­da­ri­dad en su pro­pio mer­ca­do in­te­rior pa­ra erra­di­car la po­bre­za

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Eva Cer­ve­ra Gon­zá­lez

Los pa­sa­dos 10 y 11 de no­viem­bre se reunie­ron en Pots­dam (Ale­ma­nia) ac­ti­vis­tas y de­le­ga­dos de 23 paí­ses que tra­ba­jan pa­ra ex­pan­dir in­ter­na­cio­nal­men­te la idea del co­mer­cio jus­to, una for­ma so­li­da­ria de com­pra y ven­ta que a pe­sar de la cri­sis eco­nó­mi­ca va ga­nan­do te­rreno den­tro y fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Al­gu­nos paí­ses po­bres o en vías de de­sa­rro­llo in­ten­tan co­ger el pa­so de es­ta ten­den­cia apos­tan­do fuer­te por la lu­cha pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de sus tra­ba­ja­do­res. Un ejem­plo es Fi­li­pi­nas. Mien­tras en Es­pa­ña el co­mer­cio jus­to aún es in­ci­pien­te, en la re­pú­bli­ca asiá­ti­ca ca­da vez se al­zan más vo­ces que abo­gan por im­pul­sar­lo, no sólo co­mo ca­nal de ven­ta al lla­ma­do pri­mer mun­do, sino tam­bién en su mer­ca­do in­te­rior. Una ac­ti­tud que tie­ne mé­ri­to; más aún en un país que ya en el 2009 con­ta­ba, se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial, con unos 25 mi­llo­nes de po­bres.

Un in­for­me re­cien­te de la aso­cia­ción Fair­tra­de Es­pa­ña con­clu­ye que du­ran­te el año 2011, las ven­tas de pro­duc­tos de co- mer­cio jus­to cer­ti­fi­ca­dos al­can­za­ron en to­do el mun­do los 4.900 mi­llo­nes de eu­ros, un 12% más que en el año an­te­rior. Te­nien­do en cuen­ta los pro­duc­tos con cer­ti­fi­ca­ción Fair­tra­de (en su ma­yo­ría de gran con­su­mo y ali­men­ta­ción) y los garantizados por otros me­ca­nis­mos, en Es­pa­ña la fac­tu­ra­ción del 2011 al­can­zó 26 mi­llo­nes de eu­ros. Una cifra un 16,8% más al­ta que en el 2010, pe­ro que su­po­ne un gas­to me­dio por ha­bi­tan­te de po­co más de me­dio eu­ro.

En Es­pa­ña el co­mer­cio jus­to su­po­ne un gas­to me­dio por ha­bi­tan­te y año de po­co más de me­dio eu­ro

A me­nu­do, des­de nues­tra ata­la­ya eu­ro­pea, pen­sa­mos en el co­mer­cio jus­to co­mo una ma­ne­ra de ayu­dar a paí­ses más des­fa­vo­re­ci­dos. Ellos nos ven­den sus pro­duc­tos y no­so­tros da­mos por he­cho que los pa­ga­mos pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, el co­mer­cio jus­to en esos paí­ses es mu­cho más que una se­rie de re­cur­sos ex­por­ta­bles; es un asun­to eco­nó­mi­co in- terno, una ma­ne­ra de in­ten­tar re­du­cir su po­bre­za. “El co­mer­cio jus­to pue­de ser el ca­ta­li­za­dor del cam­bio; pue­de per­mi­tir a la gen­te ac­ce­der a los re­cur­sos au­tóc­to­nos y ga­nar­se la vi­da con ellos de una for­ma sos­te­ni­ble”, afir­ma Ge­ral­di­ne La­bra­do­res, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción fi­li­pi­na de co­mer­cio jus­to Sout­hern Part­ners and Fair Tra­de Cen­ter (SPFTC). SPFTC na­ció en 1996 en la is­la de Ce­bú de la mano de es­ta mu­jer a la que to­dos lla­man Gi­gi, y que pu­so en mar­cha to­do un en­gra­na­je co­mer­cial que ela­bo­ra y dis­tri­bu­ye fru­tas des­hi­dra­ta­das, zu­mos, mer­me­la­das y con­cen­tra­dos de pro­duc­tos lo­ca­les. La fá­bri­ca de SPFTC, una hu­mil­de ins­ta­la­ción mo­vi­da de ilu­sión y es­fuer­zo, pro­ce­sa en­tre 3.000 y 3.500 ki­los de fru­ta tro­pi­cal, que via­ja prin­ci­pal­men­te a Ja­pón, Ita­lia, Ale­ma­nia y Hong Kong.

En la tien­da que la or­ga­ni­za­ción tie­ne en Ce­bu City, Gi­gi de­rro­cha pa­sión. Ne­go­cia con gru­pos de ja­po­ne­ses que quie­ren im­por­tar al­guno de es­tos pro­duc­tos, em­plea­dos en cos­mé­ti­ca o con­tra do­lo­res le­ves del cuer­po; or­ga­ni­za es­tan­cias pa­ra co­no­cer en pro­fun­di­dad el co­mer­cio jus­to; atien­de a gru­pos de oe­ne­gés co­mo Setem Ca­ta­lun­ya, que lle­gan pa­ra vi­vir unas va­ca­cio­nes so­li­da­rias; pu­bli­ca in­for­mes, ha­ce con­tac­tos, abre nue­vos mer­ca­dos. No ol­vi­da re­cal­car que to­do lo ha con­se­gui­do gra­cias al apo­yo de su fa­mi­lia, de la Igle­sia ca­tó­li­ca, de “al­gu­nos ami­gos, po­cos, en el Go­bierno” y de un mi­cro­cré­di­to. La la­bor de me­dia­ción es la más im­por­tan­te de su or­ga­ni­za­ción. “Ne­go­cia­mos con los in­ter­me­dia­rios pa­ra que pa­guen pre­cios más jus­tos por los pro­duc­tos que les ven­den los cam­pe­si­nos”. A cam­bio, les for­man pa­ra que con­vier­tan sus cul­ti­vos en or­gá­ni­cos, es de­cir, au­sen­tes de pes­ti­ci­das y pro­duc­tos quí­mi­cos.

E.C.G.

Un ha­bi­tan­te de la is­la de Ce­bú (Fi­li­pi­nas) que tra­ba­ja en la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos pa­ra el co­mer­cio jus­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.