A prue­ba de pi­ra­tas y ban­di­dos

Can Guar­dio­la, una ma­sía del si­glo XVIII en Lla­gos­te­ra, se eri­gió bien per­tre­cha­da pa­ra de­fen­der­se de po­si­bles ata­ques

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea Fo­tos: Agus­tí Ensesa ca­sas@lavan­guar­dia.es

Si­tua­da en lo al­to de un pro­mon­to­rio, la ma­sía Can Guar­dio­la do­mi­na por sus cua­tros cos­ta­dos el pai­sa­je que la ro­dea. La vis­ta se pier­de en el ho­ri­zon­te, sin cor­ta­pi­sa de cons­truc­ción al­gu­na ni to­rre eléc­tri­ca, en la fin­ca de 17 hec­tá­reas don­de es­tá en­cla­va­da y en la que se al­ter­nan cam­pos de cul­ti­vo, bos­que y el jar­dín in­me­dia­to. Un pai­sa­je ac­ci­den­ta­do por te­rreno llano, mon­tícu­los y va­lles po­co pro­fun­dos.

La po­si­ción ele­va­da de la ma­sía res­pec­to al te­rreno, sus grue­sos mu­ros y su pro­xi­mi­dad al li­to­ral ma­rí­ti­mo de Sant Fe­liu de Guíxols ha­cen pen­sar que cuan­do fue eri­gi­da, en el si­glo XVIII, po­si­ble­men­te a par­tir de una cons­truc­ción más an­ti­gua, sus pri­me­ros ha­bi­tan­tes te­mían las ra­zias de pi­ra­tas, cor­sa­rios y sal­tea­do­res de ca­mi­nos. Una ga­ri­ta de de­fen­sa es­qui­na­da en la fachada orien­ta­da a sud­es­te con­fir­ma cla­ra­men­te es­te ca­rác­ter de­fen­si­vo.

Ad­qui­ri­da en el 2001, la res­tau­ra­ción du­ró sie­te años y con­sis­tió en la eli­mi­na­ción de cual­quier ele­men­to ex­tra­ño a su es­truc­tu­ra ori­gi­na­ria y la re­cons­truc­ción de las par­tes rui­no­sas con los mis­mos ma­te­ria­les ha­lla­dos en el lu­gar y otros pro­ce­den­tes de de­rri­bo de otras ma­sías an­ti­guas ca­ta­la­nas.

La im­pe­ca­ble reha­bi­li­ta­ción con­tó con la apro­ba­ción del ayun­ta­mien­to de Lla­gos­te­ra, que la in­clu­yó en su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co. Una vez ga­na­dos am­plios es­pa­cios en el in­te­rior, la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio in­te­rior es muy fun­cio­nal. Un ves­tí­bu­lo ba­jo bó­ve­da de ca­ñón, al igual que otras es­tan­cias, se­pa­ra los dos prin­ci­pa­les es­pa­cios de la zo­na de día. A la iz­quier­da, un gran sa­lón con di- ver­sos am­bien­tes es el prin­ci­pal cen­tro de reunión pa­ra cuan­do hay va­rias per­so­nas. A la iz­quier­da, otro sa­lón de ca­rác­ter más pri­va­do y re­co­gi­do, frente a una gran chi­me­nea, en­tre el co­me­dor y la gran co­ci­na.

En la pri­me­ra plan­ta y en torno a un sa­la dis­tri­bui­do­ra, cua­tro gran­des ha­bi­ta­cio­nes con sus res­pec­ti­vos ba­ños. Y en la se­gun­da, en lo que an­ta­ño era el des­ván, un es­tu­dio de en­sue­ño pa­ra dar rien­da suel­ta a to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas y de ín­do­le pro­fe­sio­nal.

1 Fachada pos­te­rior, orien­ta­da a me­dio­día, don­de se pue­de apre­ciar la ga­ri­ta de de­fen­sa es­qui­na­da. Los bal­co­nes de hie­rro fue­ron ins­ta­la­dos en el si­glo XIX. Ado­sa­do al vo­lu­men prin­ci­pal de la cons­truc­ción se ex­tien­de un agra­da­ble porche

1

6

2 Ves­tí­bu­lo, con dos puer­tas de en­tra­da, y arran­que de la es­ca­le­ra que en­la­za las dis­tin­tas plan­tas. El te­cho, co­mo en otras es­tan­cias de la ca­sa, es­tá ba­jo una

bó­ve­da de ca­ñón

3 El an­ti­guo des­ván se ha con­ver­ti­do hoy en un en­vi­dia­ble es­tu­dio, ap­to pa­ra múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter ar­tís­ti­co y pro­fe­sio­nal. Im­pre­sio­na el ex­tra­or­di­na­rio vi­ga­men del te­cho a dos aguas

4

4 En la an­ti­gua era se ha ubi­ca­do una pis­ci­na, con ai­re de al­ber­ca, y ro­dea­da de ma­de­ra tro­pi­cal. Un an­ti­guo co­rral se ha con­ver­ti­do en un porche pa­ra res­guar­dar­se del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.