Ejer­ci­cio de ci­ru­gía fi­na

Un pi­so de Ciu­tat Ve­lla, os­cu­ro y la­be­rín­ti­co, se trans­for­ma en un aco­ge­dor loft

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: Ma­né Es­pi­no­sa

Reha­bi­li­tar un pi­so an­ti­guo, pe­que­ño y de dis­tri­bu­ción caó­ti­ca, pa­ra con­ver­tir­lo en una vi­vien­da am­plia y lu­mi­no­sa en la que tu­vie­ran ca­bi­da to­dos los mue­bles y en­se­res de sus fu­tu­ros pro­pie­ta­rios, fue el en­car­go que re­ci­bie­ron los ar­qui­tec­tos Oriol Parés y Jor­di Gra­na­da. “Se tra­ta­ba de un pi­so tí­pi­co de Ciu­tat Ve­lla, una fin­ca del 1700, en­tre me­dia­ne­ras, a la que en 1936 se le ha­bían in­cor­po­ra­do dos nue­vas plan­tas. Nos en­con­tra­mos aquí con un pi­so ob­so­le­to y un tan­to irra­cio­nal, por lo que de­ci­di­mos ti­rar to­dos los ta­bi­ques, lim­piar­lo y par­tir de ce­ro”, di­cen los ar­qui­tec­tos.

Su preo­cu­pa­ción ini­cial con­sis­tió en or­de­nar la nue­va dis­tri­bu­ción, bus­can­do la luz y tra­tan­do de fa­vo­re­cer la sen­sa­ción de am­pli­tud en un es­pa­cio re­du­ci­do, 68 m2, te­nien­do en cuen­ta que los pro­pie­ta­rios plan­tea­ban co­mo pun­tos de par­ti­da in­dis­pen­sa­bles, pro­yec­tar­lo a me­di­da de su mo­bi­lia­rio e in­cor­po­rar mu­cho es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­na­je. A par­tir de es­tas pre­mi­sas, se de­ci­dió man­te­ner el te­cho an­ti­guo ori­gi­nal, re­for­zan­do la es­truc­tu­ra con vi­gas de hie­rro vis­tas, con lo que se con­si­guió una sen­sa­ción de pro­fun­di­dad con­si­de­ra­ble. Se to­mó tam­bién la de­ci­sión de in­cor­po­rar el pa­tio de lu­ces a la vi­vien­da, de for­ma que es­ta pie­za pa­sa a ser el cen­tro de la ca­sa, ar­ti­cu­lan­do y re­la­cio­nan­do a tra­vés de vi­sua­les cru­za­das los di­fe­ren­tes es­pa­cios de la mis­ma y ha­cien­do las fun­cio­nes de linterna de luz. En es­ta área se agru­pó to­da la zo­na de ser­vi­cios, co­ci­na, ba­ño y la­va­de­ro.

En cuan­to a la dis­tri­bu­ción del res­to de las es­tan­cias, se op­tó por una ca­sa abier­ta en don­de las dis­tin­tas pie­zas que­dan se­ña­la­das a tra­vés de unas ori­gi­na­les alfombras rea­li­za­das con las an­ti­guas bal­do­sas en­mar­ca­das en ma­de­ra tro­pi­cal. Jun­to a la puer­ta de en­tra­da se co­lo­có un aseo de cortesía, man­te­nién­do­se la sa­la en su lu­gar ori­gi­nal, con vis­tas a la ca­te­dral y a las mu­ra­llas ro­ma­nas, apro­ve­chan­do el rin­cón en don­de ha­bía otra ven­ta­na con idén­ti­cas vis­tas, pa­ra ubi­car una zo­na del es­tu­dio y vi­deo­te­ca. Una puer­ta co­rre­de­ra de gran­des di­men­sio­nes se­pa­ra el co­me­dor de la sui­te prin­ci­pal que ven­ti­la a tra­vés del pa­tio de lu­ces. “El re­sul­ta­do de es­ta ci­ru­gía es una ca­ja bien or­ga­ni­za­da a la que los pro­pie­ta­rios die­ron co­lor con su mo­bi­lia­rio y su his­to­ria”, di­cen los ar­qui­tec­tos.

3

1 Des­de la puer­ta de en­tra­da se ac­ce­de di­rec­ta­men­te a la sa­la. Al fon­do, el bal­cón es la úni­ca en­tra­da de luz de la vi­vien­da

2 Las bal­do­sas an­ti­guas re­cu­pe­ra­das y en­mar­ca­das en ma­de­ra se­ña­lan las dis­tin­tas es­tan­cias

3 El pa­tio de lu­ces pa­sa a for- mar par­te de la ca­sa: co­ci­na, ba­ño y la­va­de­ro, que se re­la­cio­nan vi­sual­men­te. En el te­cho la­mas de ma­de­ra pa­ra im­pe­dir la vis­ta de los ve­ci­nos

4 Pe­que­ño aseo de cortesía

a la en­tra­da

5 La zo­na de des­pa­cho y vi­deo­te­ca es­tá si­tua­da jun­to a la sa­la

1

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.