Ra­joy se ol­vi­da de la agenda re­for­mis­ta

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

La po­lí­ti­ca re­for­mis­ta de­be­ría to­mar el re­le­vo a la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria que ha lle­ga­do a un pun­to, que de man­te­ner los re­cor­tes se­ría con­tra­pro­du­cen­te. La fal­ta de con­su­mo es­tá fre­nan­do el cre­ci­mien­to y es­te a su vez im­pi­de que Ha­cien­da re­cau­de más, lo que im­po­si­bi­li­ta el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co. Es­te círcu­lo vi­cio­so se agra­va por­que los mer­ca­dos des­con­fían de las po­si­bi­li­da­des del país pa­ra ha­cer frente al pa­go de los ven­ci­mien­tos de deu­da, lo que ha­ce su­bir los tipos de in­te­rés que ab­sor­ben una bue­na par­te de lo que se ha­bía con­se­gui­do aho­rrar con los re­cor­tes.

Pa­ra es­ca­par de es­te bu­cle in­fer­nal y en­trar en un círcu­lo vir­tuo­so, co­mo el lo­gra­do en 1996 cuan­do el PP lle­gó al po­der ba­jo la ba­tu­ta de Jo­sé Ma­ría Az­nar, hay que po­ner el én­fa­sis en la trans­for­ma­ción de nues­tras es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos.

Co­mo me co­men­tó el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Joa­quín Al­mu­nia, cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do Los días que vi­vi­mos pe­li­gro­sa­men­te (edi­to­rial Pla­ne­ta), “el pro­ble­ma de Es­pa­ña se lla­ma 940.000 mi­llo­nes de eu­ros, que es lo que de­be al ex­te­rior. Pa­ra pa­gar es­ta ex­tra­or­di­na­ria su­ma, la úni­ca op­ción es ven­der pro­duc­tos y ser­vi­cios en el ex­tran­je­ro. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio po­der ofre­cer una re­la­ción ca­li­dad-pre­cio me­jor que los com­pe­ti­do­res. Es­to ha­ce im­pres­cin­di­ble re­du­cir sus cos­tes de pro­duc­ción. Da­do que los más im­por­tan­tes son los la­bo­ra­les, ener­gé­ti­co y fi­nan­cie­ro es im­pres­cin­di­ble afron­tar un pro­fun­do cam­bio pa­ra sa­lir de es­ta cri­sis. Y eso va a cos­tar tiem­po, aun­que de­pen­de­rá del rit­mo y la in­ten­si­dad con que el Go­bierno reali­ce esas re­for­mas”.

Cuan­do el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy lle­gó a la Mon­cloa des­per­tó enor­mes ex­pec­ta­ti­vas. Los cien pri­me­ros días es­tu­vie­ron im­preg­na­dos de una fie­bre re­for­mis­ta: re­duc­ción de al­tos car­gos y de 448 or­ga­nis­mos pú­bli­cos; ley or­gá­ni­ca de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra; re­duc­ción del nú­me­ro de or­ga­nis- mos re­gu­la­do­res; re­for­ma del sis­te­ma fi­nan­cie­ro; re­for­ma la­bo­ral; re­cor­te sa­la­rial del 25% de los di­rec­ti­vos de las em­pre­sas pú­bli­cas; eli­mi­na­ción de un cen­te­nar de con­se­je­ros; plan pa­ra eli­mi­nar la deu­da de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas con sus acree­do­res; re­for­ma de la ley hi­po­te­ca­ria pa­ra las fa­mi­lias más hu­mil­des; re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor pú­bli­co em­pre­sa­rial; ley de Trans­pa­ren­cia pa­ra in­ha­bi­li­tar a los car­gos pú­bli­cos por su ma­la ges­tión.

Ra­joy pre­ten­día dar un sen­ti­do de urgencia a su ac­ción de go­bierno con el fin de trans­mi­tir con­fian­za, tan­to en los ciu­da­da­nos co­mo en los in­ver­so­res. Pe­ro muy pron­to se pu­so de ma­ni­fies­to que la ma­yo­ría de es­tas re­for­mas no te­nían ca­la­do po­lí­ti­co. Más que re­for­mas eran par­ches, cuan­do no me­ros enun­cia­dos que lue­go ni se cum­plían.

Des­pués com­pro­ba­mos que la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca se su­pe­di­tó a la po­lí­ti­ca. La agen­cia re­for­mis­ta de­bía es­pe­rar has­ta que pa­sa­ran las elec­cio­nes te­rri­to­ria­les. Es­te año se han ce­le­bra­do cua­tro co­mi­cios que han con­di­cio­na­do su ac­tua­ción: las elec­cio­nes an­da­lu­zas, vas­cas, ga­lle­gas y ca­ta­la­nas.

Es­to no sig­ni­fi­ca que Ra­joy no ha­ya he­cho na­da. Pro­ba­ble­men­te en es­te año de Go­bierno con­ser­va­dor se ha­yan re­for­ma­do más co­sas que en los sie­te de Za­pa­te­ro y que en los ocho de Az­nar, pe­ro es in­su­fi­cien­te pa­ra sa­car al país de la cri­sis. En la agenda po­lí­ti­ca se ha abier­to una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra re­to­mar la agenda re­for­mis­ta, ya que du­ran­te dos años y me­dio no ha­brá co­mi­cios. Sin em­bar­go, el im­pul­so re­for­mis­ta del Go­bierno pier­de fue­lle día a día, se­gún se di­ce en voz ba­ja en los pa­si­llos del po­der.

Aún es­tá pen­dien­te re­ma­tar la re­for­ma la­bo­ral que si­gue sin re­sol­ver la dua­li­dad de la con­tra­ta­ción la­bo­ral en­tre fi­jos y pre­ca­rios. La re­for­ma fi­nan­cie­ra es­tá en­ca­rri­la­da, pe­ro si­gue sin or­de­nar­se el ma­pa ban­ca­rio y el ban-

En los pa­si­llos del po­der se di­ce que el im­pul­so de los cien pri­me­ros días se di­lu­ye pau­la­ti­na­men­te

co ma­lo no ha arran­ca­do. La re­for­ma ener­gé­ti­ca se ha li­mi­ta­do a una subida de im­pues­tos. La re­for­ma fis­cal se man­tie­ne a la es­pe­ra, igual que la sa­ni­ta­ria o la edu­ca­ti­va. Por no hablar de la re­for­ma de las pen­sio­nes, que duer­me el sue­ño de los jus­tos... Y de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca ni si­quie­ra ha­bla­mos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.