EL MAL­DI­TO CON­TRA­TO A TIEM­PO PAR­CIAL

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

El con­tra­to a tiem­po par­cial es un buen ter­mó­me­tro pa­ra co­no­cer el gra­do de fle­xi­bi­li­dad que hay en las eco­no­mías eu­ro­peas. En Es­pa­ña, con la ma­yor ta­sa de pa­ro de la zo­na, el 26,2%, es­ta cla­se de con­tra­to ocu­pa al 14% de la po­bla­ción, cla­ra­men­te por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea. En Ho­lan­da, don­de el des­em­pleo es del 5,5%, es­ta fór­mu­la da tra­ba­jo al 49%.

Un tra­ba­jo a tiem­po par­cial es aquel en que el em­plea­do tra­ba­ja me­nos de 30 ho­ras. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res de es­ta cla­se no ha he­cho sino au­men­tar en los paí­ses más desa­rro­lla­dos. En Ale­ma­nia re­pre­sen­ta cer­ca del 26%, al igual que en el Reino Uni­do, Di­na­mar­ca o Sue­cia.

En Es­pa­ña, el con­tra­to a tiem­po par­cial es­tá mal vis­to por­que se juz­ga que es un em­pleo pre­ca­rio y que, en gran me­di­da, es una tram­pa la­bo­ral pa­ra las mu­je­res, di­se­ña­do pa­ra que tra­ba­jen fue­ra y den­tro de ca­sa. La úl­ti­ma ver­sión se­ría la de un con­tra­to mar­gi­nal ofre­ci­do en una si­tua­ción ca­tas­tró­fi­ca pro­vo­ca­da por los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Cier­ta­men­te, es­te ti­po de jor­na­da la­bo­ral im­pli­ca una re­mu­ne­ra­ción me­nor, pe­ro en cual­quier ca­so es un in­gre­so que pue­de re­sul­tar cru­cial a una economía fa­mi­liar.

Ade­más, su re­cha­zo no se de­be sólo a sus li­mi­ta­cio­nes. En los años 80, el con­tra­to a tiem­po par­cial fue reivin­di­ca­do por la iz­quier­da, co­mo fue el ca­so del pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jac­ques De­lors, que veía en él una vía in­tere­san­te pa­ra vi­vir de una ma­ne­ra dis­tin­ta –es­to es, me­nos cen­tra­da en el tra­ba­jo y más en el de­sa­rro­llo per­so­nal– den­tro de una economía de mer­ca­do. Pe­ro ese tra­ba­ja­dor dis­tin­to no res­pon­día al ar­que­ti­po del asa­la­ria­do sin­di­ca­li­za­do. En aque­llos años, Fe­li­pe Gon­zá­lez y miem­bros de su go­bierno so­cia­lis­ta se ali­nea­ron con Jac­ques De­lors y qui­sie­ron desa­rro­llar el tra­ba­jo a tiem­po par­cial en Es­pa­ña co­mo una fór­mu­la mo­der­na e in­no­va­do­ra de cor­te eu­ro­peo.

Pe­ro no pu­do ser, por­que el re­cha­zo que mos­tra­ron los sin­di­ca­tos CC.OO. y UGT fue de tal mag­ni­tud que de­ja­ron con­ge­la­do el pro­yec­to has­ta que la so­cie­dad es­pa­ño­la evo­lu­cio­na­ra y se pu­die­ra apli­car. Co­mo se ve, no han cam­bia­do de­ma­sia­do las co­sas, y se­gui­mos con un pa­ro ma­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.