Cuan­do Orien­te do­mi­ne el mun­do

Las pre­vi­sio­nes apun­tan que Orien­te, con Chi­na al frente, se­rá en po­cos años el prin­ci­pal nú­cleo de la economía mun­dial, con EE.UU. y Eu­ro­pa a la za­ga

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Marc Bas­sets

Al­gún día, en los pró­xi­mos años, se lee­rá el ti­tu­lar: Chi­na ya es más ri­ca que Es­ta­dos Uni­dos. Qui­zás ocu­rra en el 2016, co­mo han pro­nos­ti­ca­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y la OC­DE. O un po­co más tar­de. Pe­ro no es di­fí­cil pre­de­cir los co­men­ta­rios que oca­sio­na­rá la no­ti­cia. Se ha­bla­rá del oca­so del im­pe­rio ame­ri­cano. Del fi­nal de una era y un nue­vo mun­do.

Los ser­vi­cios de es­pio­na­je de EE.UU. han ofre­ci­do es­ta se­ma- na un an­ti­ci­po. Si el in­for­me Glo­bal trends 2030 (ten­den­cias glo­ba­les 2030), ela­bo­ra­do ca­da cua­tro años por el Con­se­jo Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia y pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na en Was­hing­ton, tie­ne un hi­lo con­duc­tor, es el as­cen­so de Asia y el de­cli­ve de Oc­ci­den­te.

“La di­fu­sión del po­der en­tre los paí­ses ten­drá un im­pac­to dra­má­ti­co en el 2030. Asia ha­brá su­pe­ra­do a Amé­ri­ca del Nor­te y Eu­ro­pa jun­tas en tér­mi­nos de po­der glo­bal, en­ten­di­do co­mo el pro­duc­to in­te­rior bru­to, el vo­lu­men de po­bla­ción, el gas­to mi­li­tar y las in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas”, se lee en el in­for­me.

“Pro­ba­ble­men­te, Chi­na se­rá la ma­yor economía y so­bre­pa­sa­rá a la de Es­ta­dos Uni­dos unos años an­tes del 2030”, pro­nos­ti­ca.

El “cam­bio tec­tó­ni­co”, co­mo lo lla­man los au­to­res del in­for­me, “re­ver­ti­rá en gran par­te el as­cen­so his­tó­ri­co de Oc­ci­den­te des­de 1750”. “Ha­cia el 2030, Asia es­ta­rá en ca­mino de vol­ver a ser el mo­tor del mun­do, co­mo lo fue an­tes del 1500”, pre­di­ce.

La no­ti­cia, sin em­bar­go, no es sólo es­te diag­nós­ti­co, ni que pro­ven­ga del nú­cleo del po­der del país he­ge­mó­ni­co en las úl­ti­mas dé­ca­das. La no­ti­cia es que el es­ta­blish­ment de Was­hing­ton con­si­de­re que el as­cen­so de Chi­na –sim­bo­li­za­do por el día pró­xi­mo en que su PIB su­pere el de EE.UU.– no re­pre­sen­ta for­zo­sa­men­te una ma­la no­ti­cia pa­ra Es­ta­dos Uni­dos. Al con­tra­rio.

“¿Qué va a cam­biar ese día? Realmente na­da”, di­ce Ban­ning Ga­rrett, di­rec­tor de la ini­cia­ti­va pa­ra las pre­vi­sio­nes es­tra­té­gi­cas en la or­ga­ni­za­ción Atlan­tic Coun­cil. Tras la pre­sen­ta­ción del in­for­me cua­trie­nal de la In­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, el Atlan­tic Coun­cil or­ga­ni­zó un se­mi­na­rio con po­lí­ti­cos, ex­per­tos y eco­no­mis­tas pa­ra ana­li­zar­lo.

“Hay una es­pe­cie de ner­vio­sis­mo en Es­ta­dos Uni­dos y en Oc­ci­den­te –aña­de Ga­rrett–. Pe­ro no creo que el in­for­me del Con­se­jo Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia quie­ra sus­ci­tar alar­ma por ello. En ab­so­lu­to. Se tra­ta de una va­lo­ra­ción ho­nes­ta de ha­cia don­de va la economía mun­dial. Y uno de los pun­tos cen­tra­les de es­te in­for­me es que no pue­des en­con­trar un ca­mino po­si­ti­vo pa­ra el mun­do si Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na no coo­pe- ran”. “La ma­yor ame­na­za que Chi­na plan­tea a Es­ta­dos Uni­dos es fra­ca­sar”, ex­pli­ca.

En­tre los es­ce­na­rios de fu­tu­ro que con­tem­pla el in­for­me de la In­te­li­gen­cia, el más op­ti­mis­ta pre­vé un mun­do en que EE.UU. y Chi­na co­la­bo­ren de ma­ne­ra es­tre­cha. “En es­te es­ce­na­rio –sos­tie­ne el in­for­me–, to­das las eco­no­mías suben de for­ma sus­tan­cial. Las eco­no­mías emer­gen­tes si­guen cre­cien­do más rá­pi­do que las eco­no­mías avan­za­das, pe­ro el cre­ci­mien­to del PIB en las eco­no­mías avan­za­das tam­bién se ace­le­ra”.

En­tre otros be­ne­fi­cios, una Chi­na prós­pe­ra ofre­ce un mer­ca­do enor­me pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de EE.UU. y Eu­ro­pa. La pu­jan­za chi­na “no sólo be­ne­fi­cia sus in­tere­ses sino los nues­tros”,

es­cri­be el Edward Stein­feld, pro­fe­sor del MIT (Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy), en el en­sa­yo Pla­ying our ga­me: why Chi­na’s ri­se doesn’t th­rea­ten the West (ju­gan­do a nues­tro jue­go: por qué el as­cen­so de Chi­na no ame­na­za Oc­ci­den­te). “La di­vi­sión glo­bal del tra­ba­jo que Chi­na ha pro­mo­vi­do –es­cri­be– es la mis­ma que ha per­mi­ti­do a las na­cio­nes más ri­cas del mun­do, par­ti­cu­lar­men­te Es­ta­dos Uni­dos, desa­rro­llar la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la crea­ti­vi­dad co­mer­cial”.

La te­sis de Stein­feld, que es tam­bién la del in­for­me Glo­bal

trends 2030, es que Chi­na, al con­tra­rio que otras po­ten­cias del pa­sa­do, no as­pi­ra a re­em­pla­zar a EE.UU. co­mo su­per­po­ten­cia, ni plan­tea otro mo­de­lo, sino que se ha adap­ta­do al mo­de­lo oc­ci­den­tal, y ha pros­pe­ra­do gra­cias a él. In­clu­so lo re­fuer­za.

“Las po­ten­cias emer­gen­tes desean ocu­par su lu­gar en la me­sa de ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les cla­ve co­mo la ONU, el FMI o el Ban­co Mun­dial, pe­ro no abra­zan una vi­sión al­ter­na­ti­va”, cons­ta­ta el in­for­me. La cla­ve, se­gún Stein­feld, “es que hoy Chi­na no cre­ce es­cri­bien­do sus pro­pias re­glas sino in­terio­ri­zan­do las re­glas del Oc­ci­den­te in­dus­trial avan­za­do”. “No ha cre­ci­do –es­cri­be– con­ju­ran­do sus ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­coe­co­nó­mi­cas úni­cas sino ar­mo­ni­zán­do­las ca­da vez más con las nues­tras. Hoy Chi­na, un país en la cum­bre de su re­vo­lu­ción mo- der­ni­za­do­ra, es­tá ha­cien­do al­go que nun­ca se ha he­cho. Es­tá ju­gan­do a nues­tro jue­go”.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el he­cho de que Chi­na su­pere a Es­ta­dos Uni­dos en su PIB se­ría un triun­fo de Oc­ci­den­te y de Es­ta­dos Uni­dos, la cul­mi­na­ción de la glo­ba­li­za­ción, una es­pe­cie de fin de la his­to­ria pro­nos­ti­ca­do por Fran­cis Fu­ku­ya­ma, en el que los

“Ha­cia el 2030, Asia es­ta en ca­mino de ser el mo­tor del mun­do, co­mo an­tes del 1500”, pre­vé el in­for­me El en­ve­je­ci­mien­to y la es­ca­sa in­no­va­ción en Chj­na son ame­na­zas que pla­nean so­bre la economía glo­bal

mer­ca­dos ha­brían triun­fa­do, aun­que no la de­mo­cra­cia.

No tan rá­pi­do, ad­vier­ten los pro­pios au­to­res del in­for­me. La pro­pia hi­pó­te­sis de una de­mo­cra­ti­za­ción im­pli­ca con­se­cuen­cias in­cier­tas. “Mu­chos ex­per­tos creen que una Chi­na de­mo­crá­ti­ca po­dría ser más na­cio­na­lis­ta”, afir­man. “Y un de­rrum­be eco­nó­mi­co en Chi­na desata­ría la ines­ta- bi­li­dad po­lí­ti­ca y un cho­que a la economía glo­bal”.

La In­te­li­gen­cia de EE.UU. de­tec­ta dos ame­na­zas. La pri­me­ra es el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción chi­na: en el 2030 un 16% se­rá ma­yor de 65 años. Aquí In­dia aven­ta­ja a Chi­na. La se­gun­da ame­na­za es la de­no­mi­na­da tram­pa de los in­gre­sos me­dios: eco­no­mías en de­sa­rro­llo que de­ben com­pe­tir con otros ex­por­ta­do­res más ba­ra­tos pe­ro aún ca­re­cen de la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir pro­duc­tos de al­to va­lor aña­di­do.

“Al­gu­nos han pre­di­cho que Chi­na se con­ver­ti­rá en la ma­yor economía mun­dial tan pron­to co­mo en el 2020, pe­ro es­to es­tá le­jos de ser una cer­te­za. Las an­te­rio­res pre­dic­cio­nes so­bre una even­tual pre­emi­nen­cia so­vié­ti­ca, eu­ro­pea y ja­po­ne­sas erra­ron”, avi­sa el geó­gra­fo Joel Kot­kin en el en­sa­yo The next hun­dred mi­llion.

Ame­ri­ca in 2050 (los pró­xi­mos cien mi­llo­nes. Amé­ri­ca en el 2050). “La fal­ta de ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, su ho­mo­ge­nei­dad cul­tu­ral, su in­su­la­ri­dad his­tó­ri­ca y el en­ve­je­ci­mien­to rá­pi­do que em­pe­za­rá en la dé­ca­da del 2020 no son un buen au­gu­rio pa­ra su pre­emi­nen­cia glo­bal”.

En to­do ca­so, que Chi­na su­pere a EE.UU. en PIB se­rá sim­bó­li­co. Chi­na tie­ne una po­bla­ción cua­tro ve­ces ma­yor que la de Es­ta­dos Uni­dos. En ren­ta per cá­pi­ta, pa­sa­rán dé­ca­das has­ta que la su­per­po­ten­cia que­de des­tro­na­da. El si­glo ame­ri­cano no ha ter­mi­na­do.

ESPERET

Fuen­tes: Glo­bal Trends, 2030 LA VAN­GUAR­DIA

LARRY DOW­NING / GETTY

El se­cre­ta­rio de De­fen­sa de EE.UU., Leon Panetta, con el mi­nis­tro de De­fen­sa chino, Liang Guan­glie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.