Pro­nós­ti­cos cau­tos con cier­to op­ti­mis­mo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Uno de los as­pec­tos más sor­pren­den­tes del in­for­me Glo­bal trends 2030 –ela­bo­ra­do, tras con­sul­tar con ex­per­tos de to­do el mun­do, en la Di­rec­ción Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos– es su op­ti­mis­mo.

El in­for­me no ob­via la cri­sis ac­tual, y al­gu­nas hi­pó­te­sis so­bre el fu­tu­ro de la Unión Eu­ro­pea y los efec­tos de una cri­sis más agu­da en la economía glo­bal son som­bríos. Pe­ro Glo­bal trends 2030 abre el fo­co, mi­ra más allá: en lo que los nor­te­ame­ri­ca­nos lla­man el big pic­tu­re –la pa­no­rá­mi­ca– la hu­ma­ni­dad si­gue pro­gre­san­do, se­gún la In­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Los au­to­res son, en ge­ne­ral, cau­tos en sus pro­nós­ti­cos, pe­ro en una de las pre­vi­sio­nes de­jan po­co mar­gen pa­ra la du­da: en las pró­xi­mas dé­ca­das el nú­me­ro de po­bres se ha­brá re­du­ci­do, has­ta el pun­to de que en el año 2030, “por pri­me­ra vez, la ma­yo­ría de la po­bla­ción no es­ta­rá em­po­bre­ci­da”.

La re­duc­ción de la po­bre­za en paí­ses en de­sa­rro­llo y sub­de­sa­rro­lla­dos –que­da ex­clui­da el Áfri­ca sub­saha­ria­na– y el as­cen­so de las cla­ses me­dias, con­cen­tra­do so­bre to­do en Chi­na e In­dia, es uno de las cam­bios sis­té­mi­cos de los pró­xi­mos años.

El nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven en una si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma –mil mi­llo­nes aho­ra– po­dría des­cen­der en un 50%. Al­gu­nos cálcu­los, ci­ta­dos en el in­for­me, apun­tan que el nú­me­ro de per­so­nas que por su po­der ad­qui­si­ti­vo po­drán con­si­de­rar­se de cla­se me­dia se do­bla­rá: de mil a dos mil mi­llo­nes.

“El cre­ci­mien­to rá­pi­do de la cla­se me­dia tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes –se lee en el in­for­me–. La de­man­da de bie­nes de con­su­mo, in­clui­dos co­ches, au­men­ta de for­ma”.

La In­te­li­gen­cia de EE.UU. tam­bién ve efec­tos po­lí­ti­cos: ci­ta la cifra e in­gre­sos per cá­pi­ta de 12.000 dó­la­res anua­les co­mo “el ni­vel por en­ci­ma del cual las de­mo­cra­cias no dan mar­cha atrás ha­cia sis­te­mas au­to­ri­ta­rios”.

El as­cen­so de la cla­se me­dia en Asia, pa­ra­le­lo a la ur­ba­ni­za­ción, dis­pa­ra­rá la de­man­da de agua, ener­gía y co­mi­da en un 40%, 50% y 35%, res­pec­ti­va­men­te.

“El mun­do ha con­su­mi­do más co­mi­da de la que pro­du­ce en sie­te de los úl­ti­mos ocho años”, di­cen los au­to­res. El cam­bio cli­má­ti­co, que su­ce­si­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes de EE.UU. no han que­ri­do o lo­gra­do afron­tar, re­pre­sen­ta una de las va­ria­bles que “em­peo­ra­rá las pers­pec­ti­va de que es­tos re­cur­sos ne­ce­sa­rios es­tén dis­po­ni­bles”.

No abun­dan las hi­pó­te­sis apo- ca­líp­ti­cas en el do­cu­men­to, pe­ro una de ellas tie­ne en su cen­tro a la Unión Eu­ro­pea. Una sa­li­da “des­or­de­na­da” de Gre­cia de la eu­ro­zo­na se­ría lo que los au­to­res lla­man un “cis­ne ne­gro”, un even­to ines­pe­ra­do que al­te­ra­ría las hi­pó­te­sis de fu­tu­ro más pro­ba­bles.

La sa­li­da de Gre­cia –la de Es­pa­ña no apa­re­ce co­mo una po­si­bi­li­dad– “po­dría cau­sar un da­ño co­la­te­ral ocho ve­ces ma­yor que la ban­ca­rro­ta de Leh­man Brot­hers, y pro­vo­ca­ría una cri­sis más am­plia res­pec­to al fu­tu­ro de la UE”. El de­rrum­be del ban­co Leh­man Brot­hers, en sep­tiem­bre del 2008, fue el de­to­nan­te de una cri­sis fi­nan­cie­ra de la que EE.UU. y Eu­ro­pa no se han re­cu­pe­ra­do.

No es es­ta, sin em­bar­go, la hi­pó­te­sis más pro­ba­ble pa­ra la UE y el eu­ro, se­gún Glo­bal trends 2030. Los efec­tos de la cri­sis del 2008 –en­tre ellos una re­duc­ción de la deu­da que se­rá lar­ga y pe­no­sa– “sus­ci­tan la po­si­bi­li­dad de una cri­sis pro­lon­ga­da que po­dría so­ca­var el te­ji­do so­cial y po­lí­ti­co en mu­chos paí­ses oc­ci­den­ta­les y pro­vo­car efec­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res a lar­go pla­zo”.

Eu­ro­pa arras­tra otro pro­ble­ma que, aun­que su­pere la ac­tual cri­sis de la deu­da, pue­de las­trar el cre­ci­mien­to fu­tu­ro: el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. “An­te­rio­res cri­sis fi­nan­cie­ras y eco­nó­mi­cas, co­mo la gran de­pre­sión de los años trein­ta, ocu­rrie­ron cuan­do la po­bla­ción era jo­ven, lo que pro­por­cio­nó una ven­ta­ja de­mo­grá­fi­ca du­ran­te el boom de la pos­gue­rra mun­dial”, di­ce el in­for­me.

¿La so­lu­ción? Un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. En EE.UU. el pro­ble-

Se­gún el in­for­me, en 2030, por pri­me­ra vez, la ma­yo­ría de la po­bla­ción no es­ta­rá em­po­bre­ci­da Eu­ro­pa arras­tra otro pro­ble­ma que pue­de las­trar su cre­ci­mien­to: el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción

ma de­mo­grá­fi­co es me­nos agu­do. Y es­te país dis­fru­ta de otra ven­ta­ja: la pers­pec­ti­va de al­can­zar la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca en los pró­xi­mos años gra­cias a la ex­plo­ta­ción del gas de pi­za­rra y al au­men­to de la pro­duc­ción de pe­tró­leo. Es­te es uno de los “cam­bios tec­tó­ni­cos” que, se­gún Glo­bal trends 2030, de­fi­ni­rá el mun­do en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.