Ja­pón bus­ca la in­fla­ción per­di­da

El fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes ja­po­ne­sas quie­re su­bir pre­cios y ba­jar la deu­da del 250% del PIB

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Vi­va la in­fla­ción! Pue­de ser la con­sig­na del nue­vo go­bierno ja­po­nés si, tal co­mo se pre­vé, el can­di­da­to li­be­ral Shin­zo Abe se im­po­ne en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bran hoy. To­do in­di­ca que Abe no sólo quie­re reac­ti­var la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ja­po­ne­sa –aho­ra atra­ve­san­do la quin­ta re­ce­sión en los úl­ti­mos 20 años– sino que pre­ten­de aca­bar, de gol­pe, con dos dé­ca­das de de­fla­ción (pre­cios de­cre­cien­tes).

Abe has­ta ha ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te en la cam­pa­ña elec­to­ral que el ban­co cen­tral ni­pón de­be­ría fi­nan­ciar un new deal a la ja­po­ne­sa me­dian­te la com­pra de bo­nos de cons­truc­ción por va­lor de bi­llo­nes de ye­nes. Pa­ra Abe, el Ban­co de Ja­pón de­be­ría ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar una ta­sa de in­fla­ción del 2% o in­clu­so del 3%. Si es­to des­en­ca­de­na tam­bién una de­pre­cia­ción del yen pa­ra es­ti­mu­lar las ex­por­ta­cio­nes, bien­ve­ni­da sea.

Si ba­sar una cam­pa­ña elec­to­ral en la pro­me­sa de ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra su­bir pre­cios es un buen in­di­cio de la di­ná­mi­ca per­ver­sa de la economía ja­po­ne­sa 25 años des­pués del gran pin­cha­zo de su bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, ca­be re­cor­dar que hay mu­chas si­mi­li­tu­des con la zo­na eu­ro ac­tual­men­te: “La cues­tión es si Eu­ro­pa es­tá ca­mi­nan­do por el mis­mo ca­mino que Ja­pón”, ad­vier­te Se­bas­tian Ma­llaby, economista del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­tran­je­ras.

Abe cal­cu­la (con un buen cri­te­rio que qui­zás es­ca­sea en la zo­na eu­ro) que es im­po­si­ble re­ba­jar la es­tra­tos­fé­ri­ca deu­da pú­bli­ca ja­po­ne­sa –el 250% del PIB– sin una bue­na do­sis de in­fla­ción. Las subidas ge­ne­ra­les de pre­cios re­du­cen au­to­má­ti­ca­men­te el va­lor de la deu­da, aun­que el im­pac­to so­bre los tipos de in­te­rés ele­van los cos­tes de fi­nan­cia­ción de la deu­da.

En los úl­ti­mos vein­te años, la cla­ve del tra­ba­jo de­li­ca­do de ges­tio­nar la me­ga­deu­da ja­po­ne­sa ha si­do el con­trol de es­tos cos­tes de fi­nan­cia­ción. Re­sul­ta in­ve­ro­sí­mil vis­to des­de Es­pa­ña, pe­ro Ja­pón, con una deu­da tres ve­ces ma­yor que la es­pa­ño­la, ha lo­gra­do man­te­ner los tipos so­bre sus bo­nos del Es­ta­do por de­ba­jo del 1% du­ran­te 15 años. Es­to es po­si­ble por­que más del 90% de los in­ver­so­res en bo­nos del Es­ta­do ja­po­nés son aho­rra­do­res na­cio­na­les.

Pe­ro hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que la fór­mu­la ya se ago­ta, se­gún ex­pli­có en una en­tre­vis­ta man­te­ni­da el mes pa­sa­do en To­kio Ri­chard Murphy, economista es­ta­dou­ni­den­se de la Uni­ver­si­dad de Ja­pón. “Ha­ce me­dio si­glo que Ja­pón no de­pen­de de los ca­pri­chos de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra fi­nan­ciar su deu­da, pe­ro es­to pue­de es­tar a pun­to de cam­biar”, di­jo. “No hay nin­gún es­ce­na­rio que per­mi­ta sa­lir de es­to sin que al­go sal­te por los ai­res por­que las di­men­sio­nes de la deu­da son de­ma­sia­do gran­des”, di­jo. Por si te­ner una deu­da dos ve­ces y me­dio ma­yor que el PIB no fue­se su­fi­cien­te, la deu­da pú­bli­ca ja­po­ne­sa equi­va­le al 93% de to­dos los ac­ti- vos pri­va­dos de las fa­mi­lias ja­po­ne­sas, se­gún los cálcu­los de Murphy. En EE.UU. equi­va­le al 41%. “Re­em­bol­sar la deu­da ja­po­ne­sa ani­qui­la­ría to­dos los ac­ti­vos de las fa­mi­lias ja­po­ne­sas de un plu­ma­zo”, di­ce.

Gavyn Da­vies, ex economista je­fe de Gold­man Sachs en Lon­dres coin­ci­de: “El vie­jo mo­de­lo ja­po­nés es­ta en vía muer­ta; la com­bi­na­ción de una po­bla­ción en­ve­je­ci­da, un sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro po­co com­pe­ti­ti­vo, una in­fra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca ro­ta y vo­tan­tes que no quie­ren pa­gar más im­pues­tos, es una mez­cla tó­xi­ca”. El aho­rro na­cio­nal que ha fi­nan­cia­do la deu­da has­ta aho­ra, di­fí­cil­men­te se man­ten­drá en una so­cie­dad en la que se ven­den más pa­ña­les pa­ra an­cia­nos que pa­ra be­bés.

Murphy plan­tea que dos de los pi­la­res de la es­tra­te­gia que ha he­cho sos­te­ni­ble la gi­gan­tes­ca deu­da ja­po­ne­sa ya em­pie­zan a tam­ba­lear­se. Pri­me­ro, un su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te que –al igual que el ro­bus­to aho­rro pri­va­do–

De­bi­do al en­ve­je­ci­mien­to glo­bal se ven­den más pa­ña­les pa­ra an­cia­nos que pa­ra be­bés

ha pro­te­gi­do a la deu­da ja­po­ne­sa de los ava­ta­res de los mer­ca­dos. Se­gun­do, los ba­jos tipos de in­te­rés. “En los pró­xi­mos diez años Ja­pón va a re­gis­trar dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te; y hay in­di­cios de que ha­brá más de­man­da de cré­di­to en la pró­xi­ma fa­se, lo cual pue­de ge­ne­rar pre­sio­nes al­cis­tas so­bre tipos”, di­ce Murphy.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la re­cu­pe­ra­ción de la de­man­da y de la in­fla­ción que Abe pre­ten­de oca­sio­nar con las po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas pue­de re­sul­tar da­ñi­na. “La deu­da ha si­do fá­cil de fi­nan­ciar por­que no hay de­man­da de cré­di­to en el sec­tor pri­va­do”, di­ce Murphy. “Las em­pre­sas han es­ta­do des­en­deu­dán­do­se du­ran­te dé­ca­das lo cual ejer­ce pre­sio­nes ba­jis­tas so­bre los tipos”.

Pe­ro aho­ra mu­chos eco­no­mis­tas te­men un re­pun­te de tipos en Ja­pón, a la vez que se vuel­ve más de­pen­dien­te de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra fi­nan­ciar su deu­da. “Se em­pie­za a ver un re­pun­te de sa­la­rios en Ja­pón por pri­me­ra vez en vein­te años; es­to ge­ne­ra­ría más de­man­da de vi­vien­das y otros bie­nes. O sea que pue­de ser que el lar­go es­tan- ca­mien­to es­tá to­can­do a su fin”.

“Eso es bueno en al­gún sen­ti­do”, di­ce. “Pe­ro sig­ni­fi­ca tam­bién que las em­pre­sas em­pe­za­rán a bus­car fi­nan­cia­ción de nue­vo y es­to pro­vo­ca­rá pre­sio­nes al­cis­tas so­bre tipos, lo que en Ja­pón es un pro­ble­ma enor­me”. Es de­cir, que Abe pue­de aca­bar por arre­pen­tir­se si con­si­gue lo que quie­re.

GETTY

Em­pie­za a ha­ber un re­pun­te de sa­la­rios en Ja­pón que pue­de be­ne­fi­ciar al con­su­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.