La es­pe­ran­za sólo co­ti­za en el mer­ca­do de fu­tu­ros

Los eco­no­mis­tas coin­ci­den en la pre­vi­sión de un año más de do­lor pa­ra la economía es­pa­ño­la, aun­que dis­cre­pan res­pec­to al con­di­cio­nan­te eu­ro­peo y el mar­gen de ac­tua­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fernando Gar­cía

Es­pa­ña tie­ne an­te sí otro año de su­fri­mien­to, y van seis. La in­men­sa ma­yo­ría se ve­rá aún más po­bre, la ti­je­ra se­gui­rá su cur­so en el gas­to y el país se­rá más de­sigual. Ca­si to­do irá de mal a peor, aun­que el ca­si es im­por­tan­te por­que se re­fie­re a unas me­jo­ras es­truc­tu­ra­les que pue­den fun­da­men­tar una re­cu­pe­ra­ción más só­li­da que las an­te­rio­res. Así que la es­pe­ran­za sólo co­ti­za en el mer­ca­do de fu­tu­ros, y las apues­tas al al­za son en­tre tí­mi­das y mo­de­ra­das. To­dos los eco­no­mis­tas di­bu­jan un pai­sa­je os­cu­ro pa­ra los tres pri­me­ros tri­mes­tres del ejer­ci­cio del 2013, co­mo po­co, y fían las ex­pec­ta­ti­vas de re­cu­pe­ra­ción a los efec­tos de las do­lo­ro­sas re­for­mas ya em­pren­di­das y a la bue­na mar­cha de las ex­por­ta­cio­nes. Tam­bién hay amplio con­sen­so en las crí­ti­cas a la ges­tión po­lí­ti­ca de la cri­sis, que se con­si­de­ra po­co afi­na­da, tar­día y en­ga­ño­sa. Me­nos coin­ci­den­cia exis­te en los jui­cios so­bre los már­ge­nes in­ter­nos de ac­tua­ción y en re­la­ción al pe­so del con­di­cio­nan­te eu­ro­peo en el ca­mino ha­cia el fin del tú­nel de la re­ce­sión, to­da­vía in­vi­si­ble.

La con­vic­ción ge­ne­ral de que ha­brá nue­vos y más crue­les re­cor­tes se de­ri­va tan­to de los dic­ta­dos de Ber­lín y Bru­se­las co­mo del he­cho de que es­ta sea en gran me­di­da una cri­sis de in­gre­sos. So­bre lo pri­me­ro, to­do apun­ta a que la Unión Eu­ro­pea for­za­rá al Go­bierno a re­du­cir el dé­fi­cit en unos 25.000 mi­llo­nes de eu­ros (so­bre el 2,5% del PIB), has­ta de­jar­lo en el 4,5% al fi­nal del 2013. La cuen­ta de­fi­ni- ti­va de­pen­de­rá de si –co­mo es­pe­ran y de­fien­den ca­si to­dos los ex­per­tos– Ma­drid pi­de el res­ca­te del país. Eso acor­ta­ría la abul­ta­da fac­tu­ra de los in­tere­ses de la deu­da, lo que ló­gi­ca­men­te “per­mi­ti­ría mo­de­rar unos re­cor­tes del gas­to que afec­ta­rán a sa­ni­dad, edu­ca­ción y pen­sio­nes”, se­ña­la el pro­fe­sor Jo­sep Co­ma­jun­co­sa, de la es­cue­la de ne­go­cios Esade. En su opi­nión, la desea­ble sa­li­da de la cri­sis en el 2014 “de­pen­de más de la so­lu­ción de los pro­ble­mas en la eu­ro­zo­na que de Es­pa­ña mis­ma”. So­bre to­do por­que “las re­for­mas que te­nían que ha­cer­se ya se han he­cho bá­si­ca­men­te”, si

Los ex­per­tos sub­ra­yan que es­ta­mos an­te una cri­sis de in­gre­sos, por lo que lla­man a me­jo­rar la fiscalidad

bien la del sec­tor fi­nan­cie­ro “lle­gó tar­de y se que­dó cor­ta”.

Pe­ro el Eje­cu­ti­vo si­gue te­nien­do mu­cho que de­cir y ha­cer, de mo­do que no ca­be echar la cul­pa de to­do al club eu­ro­peo, so­bre to­do en ma­te­ria de fiscalidad: “Sin im­pues­tos no hay ser­vi­cios de bie­nes­tar. Es­ta es una de­ci­sión in­ter­na, y pe­dir más tiem­po pa­ra man­te­ner dé­fi­cits pú­bli­cos con los que no se pue­de fi­nan­ciar un Es­ta­do de bie­nes­tar es rehuir el de­ba­te”, sos­tie­ne el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na Ger­mà Bel. “En Es­pa­ña –aña­de–, o se ac­túa más por vía de in­gre­sos o no que­da otro re­me­dio que se­guir re­cor­tan­do gas­tos. Y eso se de­ci­de aquí, no en Ale­ma­nia ni en Bir­ma­nia”, di­ce Bel, a la vez que des­ta­ca que “nues­tra pre­sión

La cam­pa­ña del Gran Re­cap­te en Ca­ta­lun­ya, or­ga­ni­za­da por el Banc dels Ali­ments, con­si­guió re­cau­dar más de 2.000 to­ne­la­das de co­mi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.