Las cifras de otro año en ro­jo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes de la Fun­da­ción de Ca­jas de Aho­rros (Fun­cas), ela­bo­ra­das con los aná­li­sis de los prin­ci­pa­les eco­no­mis­tas es­pa­ño­les, con­fir­man los ge­ne­ra­li­za­dos au­gu­rios ne­ga­ti­vos pa­ra el año que vie­ne. La gran ex­cep­ción es el ba­lan­ce por cuen­ta co­rrien­te, que gra­cias al em­pu­je de las ex­por­ta­cio­nes y el tu­ris­mo pa­sa del dé­fi­cit al su­pe­rá­vit. La en­ti­dad aven­tu­ra a una le­ve y len­ta me­jo­ría pa­ra el 2014 que no bas­ta­ría pa­ra re­ani­mar el em­pleo Cre­ci­mien­to. Re­tro­ce­so del -1,6%. Aun­que la caí­da es ma­yor que la pre­vis­ta pa­ra el 2012 (-1,4%), la evo­lu­ción tri­mes­tral, a di­fe­ren­cia de es­te año, irá de me­nos a más. Así, se es­pe­ran caí­das tri­mes­tra­les de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en los tres pri­me­ros tri­mes­tres, mien­tras que en el úl­ti­mo po­dría co­men­zar a es­ta­bi­li­zar­se. Dé­fi­cit pú­bli­co. Se re­du­ci­rá has­ta el 5,6% del PIB; es de­cir, se man­ten­drá el pun­to por­cen­tual de des­via­ción so­bre el ob­je­ti­vo (ini­cial), de­bi­do a que se par­te de un dé­fi­cit en el 2012 tam­bién por en­ci­ma del ob­je­ti­vo en esa mis­ma cuan­tía, sal­vo que se to­men me­di­das de ajus­te fis­cal adi­cio­na­les a las ya anun­cia­das. Con­su­mo y cré­di­to. El con­su­mo pri­va­do cae­rá un 3,3%. La con­ti­nua­ción del ajus­te del dé­fi­cit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes da­rá lu­gar a una re­duc­ción del con­su­mo pú­bli­co del 4,9%. El cré­di­to se­gui­rá con­tra­yén­do­se has­ta que se ha­ya com­ple­ta­do el pro­ce­so de sa­nea­mien­to de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, lo que re­quie­re una re­duc­ción de su vo­lu­men de en­deu­da­mien­to y del ta­ma­ño de sus ba­lan­ces, en­tre otras co­sas. Em­pleo y pro­duc­ti­vi­dad. La pre­vi­sión re­la­ti­va a la evo­lu­ción del em­pleo se man­tie­ne en una caí­da del 4,3% pa­ra es­te año, y me­jo­ra has­ta un des­cen­so del 3,2% el año que vie­ne. Las ta­sas de des­em­pleo res­pec­ti­vas se­rán del 25,1% y del 27,3%. El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, que se ace­le­ra­rá en el 2012 has­ta el 3%, se mo­de­ra­rá en el 2013 has­ta el 1,6%, de­bi­do so­bre to­do al im­pac­to de la re­for­ma la­bo­ral. Los cos­tes la­bo­ra­les uni­ta­rios se­gui­rán re­du­cién­do­se en am­bos ejer­ci­cios. Ba­lan­ce por cuen­ta co­rrien­te. El dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te, que es­te año des­cen­de­rá has­ta un 2,1% del PIB, cam­bia­rá de signo en el pró­xi­mo y se con­ver­ti­rá en un su­pe­rá­vit del 0,2% del PIB. Un en­torno ex­te­rior más fa­vo­ra­ble que en el 2012, uni­do a la me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad en cos­tes, da­rá lu­gar a un cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes más in­ten­so que en el 2012: un 4,5%. Las im­por­ta­cio­nes re­gis­tra­rán una va­ria­ción muy se­me­jan­te a la del ejer­ci­cio ac­tual (-4,6%), pues­to que el im­pul­so a las mis­mas de­ri­va­do de la ace­le­ra­ción de las ex­por­ta­cio­nes se­rá con­tra­rres­ta­do por el efec­to ne­ga­ti­vo de­ri­va­do de la in­ten­si­fi­ca­ción de la caí­da de la de­man­da in­ter­na. Avan­ce pa­ra 2014. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas co­men­za­rán len­ta­men­te a me­jo­rar en el 2014 –es­ti­ma Fun­cas–, siem­pre que la cri­sis de la deu­da eu­ro­pea se re­suel­va de una for­ma or­de­na­da. Pe­ro di­chas con­di­cio­nes to­da­vía es­ta­rán le­jos de sus­ten­tar el ini­cio de una re­cu­pe­ra­ción só­li­da. La evo­lu­ción del cré­di­to se­rá me­nos res­tric­ti­va que has­ta ese mo­men­to; el ajus­te fis­cal se sua­vi­za­rá y el pro­ce­so de co­rrec­ción de los des­equi­li­brios ha­brá avan­za­do. Tam­bién las pre­sio­nes a la ba­ja so­bre la de­man­da na­cio­nal se mo­de­ra­rán. En su­ma, ca­be es­pe­rar una mo­des­ta re­cu­pe­ra­ción del PIB del 0,3%: un cre­ci­mien­to in­su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar em­pleo, que se re­du­ci­rá en un 0,6%, has­ta si­tuar la ta­sa de pa­ro en el 27,2%. fis­cal es más ba­ja que la me­dia eu­ro­pea, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te en el ca­so de quie­nes con­tri­bu­yen por sa­la­rios”. Al mis­mo tiem­po –se­ña­la–, el frau­de es su­pe­rior al pro­me­dio en los Vein­ti­sie­te, lo que sig­ni­fi­ca que ahí el cam­po de ac­tua­ción es amplio.

Tam­bién el pro­fe­sor Juan Ru­bio, de Fe­dea, in­ci­de en la fiscalidad. Con otra pers­pec­ti­va: “Es­pa­ña tie­ne un im­pues­to so­bre la ren­ta cu­yos tipos mar­gi­na­les son de los más al­tos de Eu­ro­pa. Pe­ro las de­duc­cio­nes son exa­ge­ra­das y lle­van a de­vol­ver el 16%. Si me­jo­ra­se la efi­cien­cia, se in­cen­ti­va­ría más el tra­ba­jo, la re­cau­da­ción se­ría ma­yor y se po­dría me­jo­rar la re­dis­tri­bu­ción”, de­fien­de.

Con­cuer­dan Bel y Ru­bio en cen­su­rar “la ex­ce­si­va” car­ga que el Go­bierno ha tras­la­da­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. “Ma­drid ha des­pla­za­do to­da la du­re­za del ajus­te a los go­bier­nos re­gio­na­les, que­dán­do­se pa­ra sí to­da la fle­xi­bi­li­dad con­se­gui­da, y por eso los re­sul­ta­dos de la con­ten­ción han si­do es­ca­sos has­ta aho­ra”, afir­ma el pri­me­ro. “Las au­to­no­mías ten­drán que re­du­cir el gas­to en 8.000 mi­llo­nes el pró­xi­mo año, cuan­do sus in­gre­sos au­men-

“El Go­bierno tras­la­dó la du­re­za del ajus­te a las au­to­no­mías y Ca­ta­lun­ya se que­ja con ra­zón”, di­ce Ru­bio

ta­rán po­co más de 100 mi­llo­nes y de­pen­den en tres cuar­tas par­tes de trans­fe­ren­cias del Es­ta­do cen­tral. Las que­jas de Ca­ta­lun­ya so­bre su es­ca­sa ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va en la re­cau­da­ción fis­cal están jus­ti­fi­ca­das”, se­ña­la Ru­bio.

Los eco­no­mis­tas sue­len re­mar­car las di­fe­ren­cias en­tre im­pac­to so­cial de la cri­sis, du­ra­ción de la re­ce­sión en sí y, en­tre me­dias, cam­bio de ten­den­cia en fun­ción de in­di­ca­do­res o pro­yec­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas y em­pre­sa­ria­les. El do­lor en la ca­lle es siem­pre el que más se pro­lon­ga, má­xi­me cuan­do el cas­ti­go se ceba en los dé­bi­les y la cla­se me­dia, co­mo es hoy es el ca­so en Es­pa­ña. Pe­ro hay quie­nes, aún ad­mi­tien­do ese he­cho, se mues­tran ya op­ti­mis­tas en ba­se a los es­pe­ra­bles fru­tos de las re­for­mas em­pren­di­das y cier­tos in­di­cios po­si­ti­vos. “El en­fer­mo es­tá en el hos­pi­tal, lleno de tu­bos. Pe­ro su re­cu­pe­ra­ción ya ha co­men­za­do, aun­que es­te­mos en la fa­se más lar­ga, abu­rri­da y mo­les­ta del res­ta­ble­ci­mien­to. El pa­no­ra­ma de la em­pre­sa ha cam­bia­do; se no­ta en las ex­por­ta­cio­nes. Nos he­mos es­pa­bi­la­do, y tal vez en un año em­pe­ce­mos a re­co­brar la con­fian­za”, de­cla­ra An­to­nio Ar­gan­do­ña, del Iese. Aho­ra bien: ni so­ñar con vol­ver a los ni­ve­les del 2007 a cor­to ni me­dio pla­zo. “Pa­ra eso, écha­le hi­lo a la co­me­ta y, des­de lue­go, alár­ga­la más allá del 2015”, pre­ci­sa el pro­fe­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.