LA IM­PRES­CRIP­TI­BI­LI­DAD TRI­BU­TA­RIA

La Vanguardia - Dinero - - FISCALIDAD -

El tér­mino im­pres­crip­ti­bi­li­dad es de­fi­ni­do por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) co­mo la cua­li­dad de aque­llo que no pue­de pres­cri­bir. Es­te es el nue­vo vo­ca­blo que en el ám­bi­to tri­bu­ta­rio se co­mien­za a uti­li­zar pa­ra de­fi­nir el as­pec­to de más ca­la­do in­tro­du­ci­do por la nue­va ley de lu­cha con­tra el frau­de, que en­tró en vi­gor el 31 de oc­tu­bre y que re­pre­sen­ta, se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria, “el pa­lo” del co­no­ci­do di­cho de “el pa­lo y la za­naho­ria”.

Sien­do la za­naho­ria la ya con­clui­da am­nis­tía fis­cal que se ce­rró el 30 de no­viem­bre, el pa­lo re­pre­sen­ta que aque­llos con­tri­bu­yen­tes po­see­do­res de bie­nes o de­re­chos en el ex­tran­je­ro que no los de­cla­ren a la Ad­mi­nis­tra­ción en el pri­mer tri­mes­tre del 2013 no po­drán ale­gar la pres­crip­ción del ori­gen de di­chos bie­nes o de­re­chos, aun cuan­do fue­ran reales pro­pie­ta­rios des­de ha­ce bas­tan­tes años. La con­se­cuen­cia es que la ins­pec­ción de Ha­cien­da, de acuer­do con la re­for­ma operada por di­cha ley a tra­vés de mo­di­fi­car los dos ar­tícu­los que se re­fie­ren a las “ga­nan­cias pa­tri­mo­nia­les no jus­ti­fi­ca­das” en el IRPF y en el im­pues­to so­bre so­cie­da­des, va a ha­cer tri­bu­tar el va­lor de di­chos bie­nes en el ejer­ci­cio más an­ti­guo en­tre los no pres­cri­tos. En el ca­so de las per­so­nas fí­si­cas, al ti­po ge­ne­ral, que en Ca­ta­lun­ya pue­de lle­gar al 56%, ade­más de ser san­cio­na­da la con­duc­ta de ocul­ta­ción con el 150% de mul­ta e in­tere­ses de de­mo­ra.

En de­fi­ni­ti­va, que a par­tir del 1 de abril del 2013, el con­tri­bu­yen­te en si­tua­ción irre­gu­lar co­rre el ries­go de per­der to­dos los bie­nes ocul­ta­dos y te­ner que des­pren­der­se de otra par­te de su pa­tri­mo­nio de­cla­ra­do pa­ra sal­dar la deu­da con Ha­cien­da, ries­go que no des­apa­re­ce con el pa­so del tiem­po.

La fi­gu­ra de la im­pres­crip­ti­bi­li­dad no es to­tal­men­te des­co­no­ci­da en el sis­te­ma tri­bu­ta­rio, ya que des­de el 2002 exis­te en el im­pues­to so­bre su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes una nor­ma pa­re­ci­da pa­ra las es­cri­tu­ras pú­bli­cas au­to­ri­za­das en el ex­tran­je­ro que no ge­ne­ran pres­crip­ción al­gu­na en Es­pa­ña.

Co­mo cues­tión pre­via, he­mos de se­ña­lar que si los bie­nes o de­re­chos ocul­ta­dos es­tu­vie­ran si­tua­dos en otros paí­ses de la UE y a nom­bre de los reales ti­tu­la­res, di­fí­cil­men­te po­dría apli­car­se es­ta nor­ma ya que su­pon­dría una dis­cri­mi­na­ción por ra­zón del lu­gar de ubi­ca­ción de los bie­nes o de­re­chos que in­frin­gi­ría la le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria.

Pa­ra ana­li­zar es­ta nue­va le­gis­la­ción, he­mos de par­tir del he­cho de que la doc­tri­na ad­mi­nis­tra­ti­va vie­ne re­co­no­cien­do que los con­tri­bu­yen­tes no pue­den de­cla­rar que po­seen ga­nan­cias pa­tri­mo­nia­les no jus­ti­fi­ca­das, sien­do úni­ca­men­te la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria la que pue­de li­qui­dar por es­te con­cep­to.

Ex­pues­to lo an­te­rior, el pa­no­ra­ma que se pre­sen­ta pa­ra los con­tri­bu­yen­tes que po­sean bie­nes o de­re­chos ocul­tos a la Ad­mi-

El fu­tu­ro se­rá ex­tre­ma­da­men­te du­ro a ni­vel fis­cal si es la ins­pec­ción quien des­cu­bre la ocul­ta­ción

nis­tra­ción es­pa­ño­la des­pués del 31 de mar­zo del 2013 es realmente preo­cu­pan­te. No obs­tan­te, en­tien­do que esa si­tua­ción se­rá del to­do con­tun­den­te a par­tir del 2 de ju­lio del 2016 (y en ca­so de de­li­to fis­cal un año más tar­de).

Ba­so mi ar­gu­men­ta­ción en que la nue­va ley de lu­cha con­tra el frau­de no tie­ne efec­tos re­tro­ac­ti­vos y ba­jo nin­gún con­cep­to pue­de afec­tar a los ejer­ci­cios no pres­cri­tos en los que no es­tu­vo vi­gen­te, al día de hoy los años 2008, 2009, 2010 y 2011. Y pre­ci­sa­men­te por ello, la nue­va ley ha in­tro­du­ci­do una dis­po­si­ción adi­cio­nal, la se­gun­da, con el tí­tu­lo Impu­tación de ga­nan­cias de pa­tri­mo­nio no jus­ti­fi­ca­das y de ren­tas no pres­cri­tas, dis­po­si­ción que se in­cor­po­ró en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio pa­ra sal­var la nue­va apli­ca­ción.

¿Qué sig­ni­fi­ca to­do ello? Pues que en tan­to el obli­ga­do tri­bu­ta­rio pue­da pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias por los años no pres­cri­tos (los úni­cos por los que pue­de pre­sen­tar) y de­cla­rar los ren­di­mien­tos de esos bie­nes ocul­ta­do en esos años y asi­mis­mo, de­cla­rar el va­lor de los mis­mos en la de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio del 2011, esos bie­nes se en­ten­de­rán de­cla­ra­dos en ejer­ci­cios an­te­rio­res a la nue­va ley an­ti­frau­de. Eso no sig­ni­fi­ca que el con­tri­bu­yen­te no de­je de asu­mir un ries­go muy im­por­tan­te y po­co acon­se­ja­ble du­ran­te es­te pe­rio­do, que po­de­mos de­no­mi­nar pe­rio­do tran­si­to­rio, ya que si es la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria la que ac­túa pri­me­ro des­cu­brien­do los bie­nes, la so­lu­ción no es tan cla­ra, y me te­mo que la ins­pec­ción in­ten­ta­ría ha­cer tri­bu­tar el va­lor de los bie­nes ocul­ta­dos en el pri­mer ejer­ci­cio en que es de apli­ca­ción la nue­va ley, es de­cir, el año 2012 de en­tra­da en vi­gor.

Cier­to es que el te­ma se­rá con­tro­ver­ti­do y que si exis­ten ren­di­mien­tos de años an­te­rio­res no pres­cri­tos, la ins­pec­ción tie­ne la obli­ga­ción de li­qui­dar­los en los años co­rres­pon­dien­tes, por el prin­ci­pio de in­de­pen­den­cia de ejer­ci­cios o años, e in­clu­so li­qui­dar el va­lor de los bie­nes en el pa­tri­mo­nio del 2011, pe­ro el te­ma no se­rá pa­cí­fi­co si es Ha­cien­da la que des­cu­bre los bie­nes ocul­tos. Pue­de tra­tar­se de una ca­rre­ra pa­ra ver quien lle­ga pri­me­ro, si Ha­cien­da o el obli­ga­do tri­bu­ta­rio.

El pró­xi­mo 1 de abril se ini­cia­rá una nue­va eta­pa en nues­tro sis­te­ma tri­bu­ta­rio en la lu­cha con­tra el frau­de de bie­nes y de­re­chos ocul­tos si­tua­dos en el ex­tran­je­ro y, por tan­to, se­ría acon­se­ja­ble que aque­llos con­tri­bu­yen­tes que no se ha­yan aco­gi­do a la pa­sa­da am­nis­tía fis­cal pien­sen se­ria­men­te en re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción me­dian­te de­cla­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias de los años no pres­cri­tos, en don­de se pue­de ale­gar sin pro­ble­ma al­guno la po­si­ble pres­crip­ción del ori­gen de los fon­dos. El fu­tu­ro se­rá ex­tre­ma­da­men­te du­ro a ni­vel fis­cal si es la ins­pec­ción quien des­cu­bre la ocul­ta­ción.

ARCHIVO

Vis­ta aé­rea de la ciu­dad de Gi­ne­bra, en Sui­za, uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos del ca­pi­tal no de­cla­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.