“En el Me­di­te­rrá­neo no an­da­mos so­bra­dos de gran­des com­pa­ñías”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, Cis­co Systems ha re­to­ma­do la fie­bre de ad­qui­si­cio­nes, que fue una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas du­ran­te años. En el 2012 ha com­pra­do diez em­pre­sas, la ma­yo­ría de ta­ma­ño me­diano o pe­que­ño y de­di­ca­das a re­for­zar tres de los pi­la­res –así los lla­ma la com­pa­ñía– de su es­tra­te­gia: nu­be, ví­deo y mo­vi­li­dad. Re­cur­sos no le fal­tan: Cis­co dis­po­ne de una ri­ca te­so­re­ría, a la que aca­ba de aña­dir otros 2.500 mi­llo­nes de cash en el tri­mes­tre. Geo­grá­fi­ca­men­te, los ne­go­cios en EE.UU. se han re­cu­pe­ra­do, mien­tras que en Eu­ro­pa em­peo­ran.

Las ad­qui­si­cio­nes coin­ci­den con la de­sig­na­ción de Da­vid Be­vi­lac­qua co­mo nue­vo vi­ce­pre­si­den­te de Cis­co y res­pon­sa­ble de la re­gión me­di­te­rrá­nea, don­de se en­cuen­tran seis de los fo­cos de la cri­sis eco­nó­mi­ca eu­ro­pea. Be­vi­lac­qua, ciu­da­dano ita­liano, re­em­pla­za en ese pues­to a Jor­di Bo­ti­foll, quien ha pa­sa­do a ocu­par­se de la re­gión la­ti­noa- me­ri­ca­na, en rá­pi­da ex­pan­sión.

Be­vi­lac­qua es­tu­vo en Bar­ce­lo­na pa­ra par­ti­ci­par en la con­fe­ren­cia Smart City Ex­po. En la im­po­si­bi­li­dad de un en­cuen­tro per­so­nal, la con­ver­sa­ción con Di­ne­ro tu­vo lu­gar al día si­guien­te me­dian­te vi­deo­con­fe­ren­cia. Pro­pon­go que em­pe­ce­mos por los re­sul­ta­dos del tri­mes­tre. Los glo­ba­les han si­do bue­nos y los de Eu­ro­pa ma­los, se­gún ha di­cho su pre­si­den­te, John Cham­bers. Sí, pa­ra la com­pa­ñía ha si­do un tri­mes­tre muy bueno, con un 6% de cre­ci­mien­to en los in­gre­sos en un con­tex­to eco­nó­mi­co di­fí­cil, y con dis­tri­bu­ción re­gio­nal dis­par. Vi­vi­mos un pe­rio­do di­fí­cil en Eu­ro­pa, par­ti­cu­lar­men­te en la re­gión que es­tá ba­jo mi res­pon­sa­bi­li­dad des­de ha­ce sólo dos me­ses. En una fra­se es­pa­ño­la, di­ría­mos que le ha to­ca­do bai­lar con la más fea. No me que­jo en ab­so­lu­to. Qui­zá mi vi­sión de las co­sas hu­bie­ra si­do dis­tin­ta si lle­va­ra en el pues­to unos años, pe­ro la pri­me­ra im­pre­sión que ten­go no es muy di­fe­ren­te a la que te­nía co­mo res­pon­sa­ble de Ita­lia. Di­cho sim­ple­men­te, cons­ta­to que la in­ver­sión en TIC y la pe­ne­tra­ción de la ban­da an­cha son más ba­jas que en otras par­tes de Eu­ro­pa, y que hay una co­rre­la­ción en­tre esos in­di­ca­do­res y los ba­jos ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. ¿En to­dos los paí­ses? Evi­den­te­men­te hay ma­ti­ces, con un sus­tra­to co­mún que es la deu­da y el des­em­pleo, pe­ro hay otro ele­men­to que con­si­de­rar, la pro­duc­ti­vi­dad: te­ne­mos los ni­ve­les más ba­jos de in­ver­sión en TIC con re­la­ción al PIB. Si ex­clui­mos a Is­rael, que por mu­chas ra­zo­nes es un ca­so apar­te, ¿có­mo va el ne­go­cio de Cis­co en los paí­ses de su com­pe­ten­cia? En al­gu­nos me­jor que en otros, co­mo Fran­cia, que en es­to se pa­re­ce más al cen­tro de Eu­ro­pa. Pe­ro hay una cri­sis y la es­ta­mos su­frien­do; so­mos una em­pre­sa que ven­de tec­no­lo­gía, y la in­ver­sión en tec­no­lo­gía es­tá en de­cli­ve. Nos preo­cu­pa mu­cho la pro­pen­sión a ver la tec­no­lo­gía sólo co­mo un ins­tru­men­to pa­ra ba­jar los cos­tes; por su­pues­to que hay que ba­jar­los, pe­ro se equi­vo­ca quien crea que las TIC son un cos­te y no una in­ver­sión. No qui­sie­ra ge­ne­ra­li­zar, pe­ro he de de­cir­le que en Por­tu­gal, uno de los paí­ses más afec­ta­dos por la cri­sis, he ob­ser­va­do una ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia la in­ver­sión en TIC. ¿Re­cien­te­men­te? He es­ta­do en Lis­boa ha­ce po­cos días. Es bien sa­bi­do que los ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes son clien­tes muy im­por­tan­tes pa­ra Cis­co, por lo que se­gui­mos con aten­ción lo que ha­cen o de­jan de ha­cer. (...) Por­tu­gal Te­le­com es­tá mon­tan­do uno de los ma­yo­res cen­tros de da­tos de Eu­ro­pa pa­ra pres­tar ser­vi­cios en la nu­be. Des­de mi pun­to de vis­ta, Por­tu­gal tie­ne más de ex­ce­len­cia que de ex­cep­ción. Lo com­pa­ro con mi país: Te­le­com Ita­lia ofre­ce ser­vi­cios en la nu­be, pe­ro ha reac­cio­na­do tar­de y es­tá ace­le­ran­do pa­ra no que­dar­se fue­ra de la tran­si­ción que vi­ve el mer­ca­do. ¿Cuál es su diag­nós­ti­co so­bre Es­pa­ña? Es otro ejem­plo de có­mo las ope­ra­do­ras y las com­pa­ñías que ofre­cen ser­vi­cios ges­tio­na­dos han des­cu­bier­to el va­lor de la pro­pues­ta de Cis­co en la nu­be. Nues­tra fi­lial es­pa­ño­la ha desa­rro­lla­do in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la nu­be pa­ra Te­le­fó­ni­ca, y otras em­pre­sas están eva­luan­do pro­pues­tas que les per­mi­ti­rán ofre­cer ser­vi­cios de al­ma­ce­na­mien­to, ví­deo, co­la­bo­ra­ción y vir­tua­li­za­ción. No me di­rá que ve lo mis­mo en Gre­cia. No lo di­ré, pe­ro se­gui­mos fir­man­do con­tra­tos en Gre­cia. Por su­pues­to que la si­tua­ción es te­rri­ble­men­te com­pli­ca­da, pe­ro mi im­pre­sión es que ya po­de­mos ser un po­qui­to más op­ti­mis­tas. Ten­go en­ten­di­do que las in­ver­sio­nes en TIC en Es­pa­ña se sos­tie­nen so­bre las em­pre­sas de pri­me­ra fi­la y que, por lo ge­ne­ral, están orien­ta­das a apun­ta­lar la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, no al mer­ca­do in­te­rior. No es al­go ex­clu­si­vo de Es­pa­ña. En el Me­di­te­rrá­neo no an­da­mos so­bra­dos de gran­des com­pa­ñías, y las que te­ne­mos en Es­pa­ña o en Ita­lia pue­de que es­tén in­vir­tien­do en otros paí­ses y no en los pro­pios, pe­ro esas in­ver­sio­nes han de ser bien­ve­ni­das por­que re­ve­lan ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a los re­tos de la economía mun­dial, y fi­nal­men­te re­vier­ten so­bre nues­tros paí­ses. Mien­tras es­to ocu­rre, te­ne­mos un se­rio pro­ble­ma: las py­mes atra­vie­san di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras y de cré­di­to, y por tan­to son rea­cias a in­ver­tir. John Cham­bers di­jo días atrás que las redes nun­ca han te­ni­do un pa­pel tan de­ci­si­vo co­mo aho­ra, pe­ro que Cis­co ha de ser vis­ta co­mo una com­pa­ñía de TIC, y no sólo co­mo es­pe­cia­lis­ta en redes. Pa­ra que ocu­rra, de­be­ría acen­tuar su pa­pel en el cen­tro de da­tos y en la nu­be, don­de ya se es­tá en­con­tran­do con po­de­ro­sos com­pe­ti­do­res y ne­ce­si­ta alia­dos. ¿Es es­ta la es­tra­te­gia? Ha re­su­mi­do una de las prio­ri­da­des es­tra­té­gi­cas que se ha mar­ca­do la com­pa­ñía. La idea ma­triz es in­te­grar la compu­tación con el al­ma­ce­na­mien­to; con­ce­bi­mos los cen­tros de da­tos co­mo ar­qui­tec­tu­ras uni­fi­ca­das. Es lo que es­ta­mos ha­cien­do a tra­vés de nues­tra alian­za con EMC y VM­wa­re, pe­ro tam­bién jun­to con otras com­pa­ñías co­mo Ne­tApp y Ci­trix. No­so­tros no ve­mos el da­ta­cen­ter co­mo una acu­mu­la­ción de com­po­nen­tes y apli­ca­cio­nes sino co­mo una ar­qui­tec­tu­ra uni­fi­ca­da, y pro­ba­ble­men­te se­rá, en­tre las va­rias áreas de ne­go­cio de Cis­co, una de las de más rá­pi­do cre­ci­mien­to.

ARCHIVO

Da­vid Be­vi­lac­qua, de 47 años, fue nom­bra­do vi­ce­pre­si­den­te de Cis­co pa­ra la re­gión me­di­te­rrá­nea a prin­ci­pios de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.