La cien­cia de la fe­li­ci­dad

Na­sar re­co­rre có­mo tres si­glos de pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co han ale­ja­do la con­de­na de la po­bre­za

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Barranco

LA GRAN BÚS­QUE­DA Syl­via Na­sar Tra­duc­ción de Zo­rai­da de To­rres De­ba­te. Bar­ce­lo­na, 2012 608 pá­gi­nas Pre­cio: 29,90 €

De la cien­cia lú­gu­bre a la cien­cia de la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar ha trans­cu­rri­do un lar­go ca­mino. Co­mo mí­ni­mo, el re­co­rri­do en­tre las ideas de Tho­mas Malt­hus (1766-1834) –que afir­ma­ba que la po­bla­ción hu­ma­na tien­de siem­pre a cre­cer más de­pri­sa que los ele­men­tos a su al­can­ce, así que nor­mal­men­te nue­ve dé­ci­mas par­tes del gé­ne­ro hu­mano se ven con­de­na­das a una ab­yec­ta mi­se­ria y un tra­ba­jo pe­no­so– has­ta las ideas so­bre el bie­nes­tar so­cial y la so­cie­dad jus­ta del economista in­dio Amart­ya Sen (1933), que ha bus­ca­do in­di­ca­do­res de bie­nes­tar al­ter­na­ti­vos al pro­duc­to in­te­rior bru­to de los paí­ses, una cifra que pue­de me­jo­rar gra­cias a fac­to­res co­mo la cons­truc­ción de ar­mas o la ma­la sa­lud de los ciu­da­da­nos.

Y des­de Malt­hus a Sen se de­sen­vuel­ve La gran bús­que­da, el nue­vo li­bro de Syl­via Na­sar, au­to­ra de Una men­te ma­ra­vi­llo­sa, un li­bro so­bre otro economista, John Nash, que aca­bó con­ver­ti­do en exi­to­sa pe­lí­cu­la. Eso sí, aho­ra re­co­rre tan­tos si­glos y es­ce­na­rios que di­fí­cil­men­te aca­ba­rá en la gran pantalla, aun­que la vi­da de los eco­no­mis­tas que ha uti­li­za­do pa­ra na­rrar 300 años de pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co re­sul­ta en sus pá­gi­nas fas­ci­nan­te y da­ría pa­ra múl­ti­ples fil­mes, fue­ran so­bre Marx y En­gels, so­bre Bea­tri­ce Webb, Key­nes, Schum­pe­ter, Ha­yek, Joan Ro­bin­son o Sen.

Una fra­se de Gal­braith en­ca­be­za la obra: “La ex­pe­rien­cia que las na­cio­nes tie­nen de la pros­pe­ri- dad es ex­tra­or­di­na­ria­men­te es­ca­sa. Ca­si to­das, a lo lar­go de la his­to­ria, han si­do muy po­bres”. Otra fra­se de Al­fred Mars­hall la com­ple­men­ta: “El de­seo de po­ner a la hu­ma­ni­dad a las rien­das es lo que mo­ti­va la ma­yo­ría de tra­ta­dos de economía”. Y Na­sar (Ro­sen­heim, Ba­vie­ra, 1947), econo- mis­ta es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen ára­be, plan­tea có­mo la teo­ría eco­nó­mi­ca ha avan­za­do des­de unos pri­me­ros eco­no­mis­tas co­mo Malt­hus, Smith, Ricardo o Mill que co­lo­ca­ban los sa­la­rios al ni­vel de sub­sis­ten­cia y pa­re­cían dar por he­cho que la mi­se­ria más ex­tre­ma acom­pa­ña­ría siem­pre en abun­dan­cia a la ri­que­za, a otros eco­no­mis­tas que ven po­si­ble que la economía, sus ideas y las pro­pias per­so­nas to­men las rien­das so­bre su des­tino y su si­tua­ción.

Así Mars­hall, vien­do en Man­ches­ter tan­ta pe­nu­ria en­tre tan­ta ri­que­za, pien­sa si la exis­ten­cia de un pro­le­ta­ria­do es “una ne­ce­si­dad de la na­tu­ra­le­za”. Y co­mien­za a dar nue­vas ex­pli­ca­cio­nes de có­mo la ri­que­za de los in­di­vi­duos y no sólo de la so­cie­dad pue­de au­men­tar: no es la va­gan­cia de los tra­ba­ja­do­res ni la ra­ca­ne­ría em­pre­sa­rial la que ex­pli­ca­ba los sa­la­rios ba­jos, sino la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad. En la me­di­da en que la tec­no­lo­gía, la edu­ca­ción y las me­jo­ras or­ga­ni­za­ti­vas in­cre­men­ten la pro­duc­ti­vi­dad, los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res tam­bién su­birán.

Tras Mars­hall, Na­sar re­cu­pe­ra la fi­gu­ra de Bea­tri­ce Webb, “la per­so­na a la que con más de­re­cho pue­de atri­buir­se el mo­derno Es­ta­do de bie­nes­tar. Cree en un Es­ta­do ad­mi­nis­tra­dor des­ti­na­do a ali­viar la mi­se­ria y a im­pe­dir su for­ma­ción com­pa­ti­ble con la li­ber­tad de mer­ca­do y con la de­mo­cra­cia. Y tras Webb vie­nen Ir­ving Fis­her y Key­nes, que jun­to a Ha­yek pen­sa­ban que las eta­pas de pros­pe­ri­dad y de­pre­sión no eran el re­sul­ta­do de fuer­zas ex­ter­nas im­pre­vi­si­bles ni in­he­ren­tes al sis­te­ma, y que se po­día di­se­ñar ins­tru­men­tos de con­trol que Fis­her y Key­nes creían que po­dían que­dar a dis­cre­ción del sec­tor pú­bli­co y que Ha­yek, con una his­to­ria na­cio­nal más trá­gi­ca, que­ría su­je­tos a cier­tas nor­mas.

Schum­pe­ter ha­bla de la for­mi­da­ble des­truc­ción crea­do­ra del ca­pi­ta­lis­mo, Sa­muel­son rea­li­za la síntesis neo­clá­si­ca, Fried­man ata­ca que el Es­ta­do pue­da ma­ni­pu­lar los pre­su­pues­tos pa­ra ob­te­ner ni­ve­les de­ter­mi­na­dos de des­em­pleo e in­fla­ción, So­low mues­tra el pa­pel cla­ve de la tec­no­lo­gía... Na­sar di­ce que las ver­da­des eco­nó­mi­cas no son eter­nas, pe­ro que

Mars­hall vio que era la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad la que ex­pli­ca­ba los ba­jos sa­la­rios, y no la va­gan­cia o la ava­ri­cia

la teo­ría eco­nó­mi­ca ha si­do cla­ve pa­ra sa­ber qué fun­cio­na­ba y qué no: que las me­jo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad eran el prin­ci­pal fac­tor im­pul­sor de los sa­la­rios y el ni­vel de vi­da, que la edu­ca­ción y una red de se­gu­ri­dad pue­den re­du­cir la po­bre­za sin pro­vo­car es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, que una moneda es­ta­ble es ne­ce­sa­ria pa­ra la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca... Así, di­ce, pe­se a las cri­sis, la reali­dad ha su­pe­ra­do a la ima­gi­na­ción de Malt­hus, aun­que no ha­bría es­ta­do mal que Na­sar abor­da­ra las ideas de la economía acer­ca de los pro­ble­mas am­bien­ta­les a los que nos en­fren­ta­mos.

Ilustración pa­ra Cuen­to de Na­vi­dad,

que Dic­kens es­cri­bió con­tra las lú­gu­bres ideas de Malt­hus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.