2013: ¿y el Ibex vuel­ve a la vi­da?

Ana­lis­tas y ges­to­res eco­nó­mi­cos re­fle­xio­nan acer­ca de las po­si­bi­li­da­des del prin­ci­pal ín­di­ce es­pa­ñol, an­te un cur­so que se abre sal­pi­ca­do de cla­ros­cu­ros

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

El 8 de no­viem­bre del 2007, jus­to en vís­pe­ras del ac­tual ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, el Ibex to­có el cie­lo. Su cie­lo. En el apo­geo de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, el prin­ci­pal ín­di­ce es­pa­ñol se ha­bía pro­yec­ta­do has­ta los 15.945 pun­tos, a un pa­si­to de los 16.000.

A par­tir de ese ins­tan­te má­gi­co, quién sa­be si úni­co, ya na­da vol­vió a ser lo mis­mo.

Tal co­mo ha­bían pro­nos­ti­ca­do mu­chos, to­dos los fac­to­res eco­nó­mi­cos del país se irían vi­nien­do aba­jo en los días, se­ma­nas y me­ses su­ce­si­vos. To­do ello, pe­se a la to­zu­da ne­ga­ción del Go­bierno de turno: por­que Za­pa­te­ro, o no vio el apo­ca­lip­sis o no qui­so ver­lo. Ca­si un año más tar­de, el 28 de oc­tu­bre del 2008 –mien­tras los aman­tes del de­por­te to­da­vía re­me­mo­ra­ban las ha­za­ñas de Usain Bolt y Mi­chael Phelps en los Jue­gos de Pe­kín–, la co­ti­za­ción del Ibex ha­bía men­gua­do en un 55%: 7.905 pun­tos. ¡Glups!

Lo cu­rio­so del ca­so es que hoy, cua­tro años des­pués, es­ta­mos en lo mis­mo, en la mis­ma de­pre­sión: pe­se a sus múl­ti­ples vai­ve­nes (al­guno de ellos de ór­da­go, con subidas y pi­ca­dos de has­ta el 5% en di­ver­sos epi­so­dios in­tra­día), el Ibex si­gue rondando la fron­te­ra de los 8.000 pun­tos. Y eso, en vís­pe­ras de un 2013 que se pre­sen­ta sal­pi­ca­do de cla­ros­cu­ros, sus­ci­ta de­ba­tes y le ani­ma la vi­da a los arri­bis­tas. “El 2013 pue­de ser un gran año pa­ra el Ibex –va­ti­ci­nan al­gu­nos–. ¿Y por qué no?”.

Lo cier­to es que el se­lec­ti­vo es­pa­ñol tie­ne mar­gen de ma­nio­bra. Un re­co­rri­do amplio. Se di­ría que in­fi­ni­to. Bas­ta con re­co­rrer a la in­ver­sa el ca­mino plan­tea­do al ini­cio de es­ta pie­za. Ha­ce cin­co años, el va­lor del Ibex du­pli­ca­ba su pre­cio ac­tual. ¿Por qué no va­mos a vol­ver a aque­llos tiem­pos...?

“Hombre, au­gu­rar esa po­si­bi­li­dad es un brin­dis al sol –di­ce An­to­nio Hor­mi­gos, pre­si­den­te de Mi­ra­baud Ges­tión–. Eso de vol­ver a los 16.000 pun­tos es más un de­seo que otra co­sa. No es al­go im­po­si­ble, por­que ya he­mos es­ta­do allí. Pe­ro, pa­ra que ocu­rra, ten­drán que pa­sar co­sas po­si­ti­vas y una lar­ga tem­po­ra­da”.

Otra co­sa es la pers­pec­ti­va a cor­to pla­zo, sub­ra­yan to­das las fuen­tes con­sul­ta­das. “Creo que la economía es­pa­ño­la me­jo­ra­rá con­si­de­ra­ble­men­te el año que vie­ne –opi­na Ja­vier Nie­der­leyt­ner, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB)–. Bas­ta con que se re­ba­je el di­fe­ren­cial de la deu­da pú­bli­ca. Y eso, tan pron­to co­mo las ayu­das lle­guen a Es­pa­ña, ocu­rri­rá. Con­for­me se re­la­je la pri­ma de ries­go y me­jo­re la per­cep­ción de Es­pa­ña en el ex­tran­je­ro, el Ibex po­dría cre­cer en­tre un 10% y un 15%”. Es de­cir, que a fi­nes del 2013 po­dría ha­ber­se au­pa­do a 8.800 pun­tos...

“An­te es­ta pa­no­rá­mi­ca, a mis clien­tes les re­co­mien­do en­trar en el Ibex –di­ce Hor­mi­gos–. El ries­go que se asu­me es re­la­ti­va­men­te ba­jo. Lo peor que pue­de ocurrir es que la si­tua­ción ac­tual, que ya

“Yo re­co­mien­do en­trar en el Ibex en es­tos mo­men­tos; el ries­go que se asu­me es ba­jo”, di­ce un ex­per­to

es su­fi­cien­te­men­te bue­na, per­sis­ta. Es de­cir, que el ín­di­ce per­ma­nez­ca es­ta­ble, o con una li­ge­ra ten­den­cia al al­za. Eso, po­co a po­co, ha­rá que la pri­ma de ries­go va­ya ba­jan­do. Lo que es im­pen­sa­ble es una fuer­te caí­da”.

Es­pa­ña ha he­cho los de­be­res, opi­na Nie­der­leyt­ner: “Ha im­pul­sa­do múl­ti­ples re­for­mas, ha subido im­pues­tos y ha con­ge­la­do gas­tos. En cier­to mo­do, ha ha­bi­do un res­ca­te en­cu­bier­to”. Así que to­do es­tá en ma­nos de la deu­da so­be­ra­na, di­cen los ana­lis­tas. Por­que la unión en­tre am­bos, en­tre el Ibex y la pri­ma de ries­go, es ín­ti­ma. “Es cier­to que el Ibex es­tá ba­ra­to –di­ce Jau­me Puig, di­rec­tor ge­ne­ral de GVC Gaesco Ges­tión–. Pe­ro, aun así, el efec­to de su as­cen­sión no co­bra­rá una fuer­za de­fi­ni­ti­va mien­tras la pri­ma de ries­go si­ga es­tan­do al­ta. Pien­se que el Es­ta­do es­tá pa­gan­do ca­ra su deu­da pú­bli­ca. Y que, a

cuen­ta de eso, las em­pre­sas es­pa­ño­las que se fi­nan­cian a tra­vés de bo­nos del Es­ta­do, tam­bién lo están ha­cien­do tam­bién pa­gan ca­ra su deu­da. Y eso ¿có­mo se re­suel­ve? Pi­dien­do el res­ca­te...”.

To­das las fuen­tes con­sul­ta­das abun­dan en esa teo­ría. El Ibex va a más. Pe­ro aún iría a me­jor si el Go­bierno es­ce­ni­fi­ca­ra la so­li­ci­tud del res­ca­te a Bru­se­las. “Es di­fí­cil pre­de­cir con exac­ti­tud qué ocu­rri­rá –di­ce Ricardo de Ma­nuel, so­cio de Ca­pi­tal Va­lue–. Pe­ro el año que vie­ne ha­brá vo­la­ti­li­dad. Eso, se­gu­ro. Ha­brá fuer­tes subidas y ba­ja­das pro­vo­ca­das por el po­si­ble res­ca­te, ten­drá que so­lu­cio­nar­se el asun­to del pre­ci­pi­cio fis­cal en Es­ta­dos Uni­dos y po­drían abun­dar las ten­sio­nes en Orien­te Me­dio. El res­ca­te se­ría un re­vul­si­vo pa­ra la subida del Ibex y la re­la­ja­ción de la deu­da. Aho­ra bien, el res­ca­te hay que ne­go­ciar­lo muy bien. Si ne­go­ciar im­pli­ca no re­du­cir el gas­to en el apa­ra­to pú­bli­co, esa no es una so­lu­ción. Lo que hay que ha­cer es re­du­cir suel­dos y re­du­cir el nú­me­ro de fun­cio­na­rios, aun­que esa sea una me­di­da im­po­pu­lar”.

“Yo veo el Ibex cre­cien­do en­tre un 12% y un 15% el año que vie­ne –di­ce Jau­me San­taeu­la­ria, so­cio di­rec­tor de Sum­ma Pa­tri­mo­nia–. A fi­na­les del año pró­xi­mo, es­ta­rá en­tre 8.800 y 9.000 pun­tos. Eso no sig­ni­fi­ca que la si­tua­ción de la economía real, la del tra­ba­ja­dor de a pie, va­ya a me­jo­rar de for­ma no­ta­ble...”.

Pa­ra en­ten­der­le, hay que des­ga­jar el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co en dos por­cio­nes. Una co­sa es la economía real: el tra­ba­ja­dor se­gui­rá pa­sán­do­lo mal, es po­si­ble que pre­sen­cie­mos más re­cor­tes, el PIB se­gui­rá ti­ran­do a ne­ga­ti­vo, ape­nas se crea­rá em­pleo... Y otra co­sa es el es­ce­na­rio del Ibex, “que des­cuen­ta co­sas fu­tu­ras –di­ce San­taeu­la­ria–, va­lo­ra la coor­di­na­ción en­tre ban­cos cen­tra­les, las in­yec­cio­nes de li­qui­dez, la ba­ja­da de los tipos de in­te­rés...”.

En es­te ám­bi­to, el del se­lec­ti­vo, el en­torno apun­ta bue­nas ma­ne­ras. Es­ta­dos Uni­dos da se­ña­les de un ini­cio de re­cu­pe­ra­ción. Los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad de los mer­ca­dos emer­gen­tes, pe­se a su re­la­ti­vo fre­na­zo, se­gui­rán me­jo­ran­do. Y la eu­ro­zo­na se va acla­ran­do las ideas. “Otra co­sa es que se pro­duz­ca un nue­vo efec­to Ber­lus­co­ni y to­do se con­fun­da”, apun­ta Nu­ria Ál­va­rez, de Ren­ta 4. In­clu­so así, el mer­ca­do aguan­ta el ti­po. El za­ran­deo del lu­nes ape­nas du­ró unas ho­ras, el tiem­po que tar­da­ron los mer­ca­dos en amor­ti­zar­lo. Lue­go, si­guie­ron ti­ran­do ha­cia arri­ba. Y el Ibex, con ellos.

BLOOMBERG

Un in­ver­sor con­tem­pla la evo­lu­ción del mer­ca­do en una pantalla du­ran­te una se­sión de la Bol­sa de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.