La opor­tu­ni­dad del si­glo en bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA - Pri­mo Gon­zá­lez

Es­tos días ha cir­cu­la­do por los mer­ca­dos y en­tre los ana­lis­tas un in­for­me bas­tan­te op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro de la bol­sa es­pa­ño­la. Lo pre­sen­ta­ron en Lon­dres los ana­lis­tas de Bar­clays y en él se apues­ta en fir­me, de ca­ra al año 2013, por las bol­sas de Es­pa­ña y de Ita­lia, en es­pe­cial por la es­pa­ño­la.

La ra­zón de es­ta apues­ta es­tri­ba, so­bre to­do, en las ba­jas va­lo­ra­cio­nes que ofre­cen los ac­ti­vos es­pa­ño­les. La com­pa­ñías co­ti­za­das mues­tran ren­ta­bi­li­da­des por di­vi­den­do su­pe­rio­res al 5%. Po­cas ve­ces se ha­bía es­ce­ni­fi­ca­do un ho­ri­zon­te de par­ti­da tan apa­ren­te­men­te po­si­ti­vo, lo que ha lle­va­do a los ex­per­tos a pro­nos­ti­car que es­ta pue­de ser “la opor­tu­ni­dad del si­glo” pa­ra to­do in­ver­sor avis­pa­do si se de­ci­de a en­trar a tiem­po en las bol­sas pe­ri­fé­ri­cas, tan mal­tra­ta­das en los úl­ti­mos me­ses.

De creer es­te pro­nós­ti­co, la si­tua­ción im­pli­ca­ría un vuel­co ra­di­cal, aun­que na­da per­mi­te pen­sar que la economía es­pa­ño­la va a ir en el año 2013 ca­mino del éxi­to y del cre­ci­mien­to. Mu­cho me­nos, si al­guien pien­sa que es po­si­ble re­cu­pe­rar pron­to las ta­sas de cre­ci­mien­to que pre­ce­die­ron al ini­cio de la cri­sis, que arran­có en el 2007 con la quie­bra de Leh­man Brot­hers.

Pe­ro la ba­se de pro­nós­ti­cos tan fa­vo­ra­bles pa­ra los ac­ti­vos es­pa­ño­les, tan­to pa­ra los del mer­ca­do de la ren­ta va­ria­ble co­mo pa­ra los de la ren­ta fi­ja, re­si­de en la hi-

Las op­cio­nes de in­ver­sión en ren­ta va­ria­ble apun­tan ha­cia las bol­sas pe­ri­fé­ri­cas en el año 2013 La bol­sa es­pa­ño­la, una de las más ba­ra­tas en­tre las gran­des, pa­re­ce pre­pa­ra­da pa­ra un vuel­co

pó­te­sis ge­ne­ral­men­te ad­mi­ti­da de que el Go­bierno es­pa­ñol so­li­ci­ta­rá el res­ca­te eu­ro­peo en los pri­me­ros me­ses del año 2013, lo que ac­ti­va­ría de for­ma con­si- de­ra­ble la acep­ta­ción de los ac­ti­vos es­pa­ño­les.

La va­lo­ra­ción, muy ba­ja en la ac­tua­li­dad, de los ac­ti­vos bur­sá­ti­les es otro gan­cho que ejer­ce no­ta­ble atrac­ti­vo en­tre los in­ver­so­res. Las ren­ta­bi­li­da­des por di­vi­den­do son muy al­tas, en oca­sio­nes do­blan la ren­ta­bi­li­dad de los bo­nos a diez años. Y hay po­cas em­pre­sas en el Ibex 35 con di­vi­den­do en sus­pen­so. Las que no lo pa­gan en la ac­tua­li­dad tie­nen, en al­gu­nos ca­sos, mo­ti­vos muy es­ti­ma­bles que lo jus­ti­fi­can ya que han op­ta­do por es­tra­te­gias de cre­ci­mien­to que les han acon­se­ja­do sa­cri­fi­car el re­par­to del be­ne­fi­cio pa­ra des­ti­nar­lo ín­te­gra­men­te a la con­ten­ción de la deu­da de la pro­pia com­pa­ñía.

La en­tra­da del año pue­de ser, en su­ma, una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra re­plan­tear la com­po­si­ción de la car­te­ra. En to­do ca­so, la apues­ta que han desa­rro­lla­do los ges­to­res es­pa­ño­les du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, hu­yen­do del ries­go na­cio­nal pa­ra re­fu­giar­se en otras la­ti­tu­des, pue­de ne­ce­si­tar un re­equi­li­brio en­tre las op­cio­nes de in­ver­sión que ya apos­ta­ban por el ries­go e in­clu­so avan­zar un pa­so más en de­tri­men­to de las op­cio­nes más con­ser­va­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.