Em­plea­dos con al­ma in­no­va­do­ra

Tra­ba­ja­do­res de cual­quier ni­vel pue­den apor­tar ideas muy útiles pa­ra me­jo­rar la or­ga­ni­za­ción don­de tra­ba­jan: son los lla­ma­dos em­pren­de­do­res cor­po­ra­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

Lu­cía tie­ne un pe­que­ño ne­go­cio. Luis es ope­ra­rio en una em­pre­sa, pe­ro gra­cias a una idea su­ya, la com­pa­ñía ha ini­cia­do un pro­yec­to que abre nue­vas vías de ne­go­cio. Sus je­fes la han fe­li­ci­ta­do, y Luis es­pe­ra que al­gún día pien­sen en él pa­ra un as­cen­so. Lu­cía es una em­pren­de­do­ra. Luis tam­bién, pe­ro den­tro de la com­pa­ñía don­de tra­ba­ja: es lo que se de­no­mi­na un em­pren­de­dor cor­po­ra­ti­vo o in­tra­em­pren­de­dor.

Se­gún el Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor (GEM), sólo el 2,5% de los es­pa­ño­les de en­tre 18 y 64 años em­pren­den en su tra­ba­jo. En los paí­ses nór­di­cos es­te por­cen­ta­je su­pera el 8% y en Sue­cia se apro­xi­ma al 14%. “Exis­ten dos tipos de ma­los em­plea­dos: los que no ha­cen lo que tie­nen que ha­cer, y los que sólo ha­cen lo que tie­nen que ha­cer –la­men­ta Ma­nuel Ma­rín, di­rec­tor del Cen­tro de Em­pren­de­do­res de Ea­da–. Se aca­bó la épo­ca en la que uno te­nía ideas y los de­más eje­cu­ta­ban: aho­ra en una em­pre­sa, to­dos tie­nen que in­no­var”. Y ade­más, to­dos pue­den ha­cer­lo: las me­jo­res ideas no siem­pre son de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­das ni vie­nen del con­se­jo de di­rec­ción. En to­dos los ni­ve­les de la je­rar­quía pue­den sur­gir ideas (por ejem­plo, so­bre pro­duc­tos o mé­to­dos de tra­ba­jo) que apor­ten a la em­pre­sa una di­fe­ren­cia com­pe­ti­ti­va.

Pe­ro ¿qué ga­nan los em­plea­dos ofre­cien­do ideas gra­tis a sus je­fes? “La em­pre­sa de­be re­co­no­cer es­tas ini­cia­ti­vas, no sólo eco­nó­mi­ca­men­te sino tam­bién dan­do la im­por­tan­cia que se me­re­ce a la per­so­na que desem­pe­ña es­ta fa­ce­ta”, di­ce Joan Rou­re, pro­fe­sor del Iese. Así, se­gún Rou­re, los em­plea­dos que ac­túan co­mo in­tra­em­pren­de­do­res “con­si­guen vi­si­bi­li­dad” en la em­pre­sa, lo que les pue­de fa­ci­li­tar la pro­mo­ción in­ter­na y, so­bre to­do, apren­den, al­go que les pue­de ser do­ble­men­te útil: pa­ra em­pren­der por su cuen­ta o pa­ra bus­car otro em­pleo. Así, se­gún Rou­re, “ca­da vez más, las em­pre­sas bus­can per­fi­les que que la com­pa­ñía po­nía en mar­cha a tra­vés de los em­plea­dos, y les pro­pu­se ex­ten­der mi ex­pe­rien­cia al res­to de la or­ga­ni­za­ción: en­se­gui­da con­si­de­ra­ron mi idea de con­se­guir un ele­va­do nú­me­ro de apa­dri­na­mien­tos y me apo­ya­ron pa­ra lo­grar­lo”, ex­pli­ca. Así sur­gió una cam­pa­ña pa­ra que los em­plea­dos de DKV apa­dri­nen ni­ños de un co­le­gio en Ni­ca­ra­gua. “Ya he­mos su­pe­ra­do los 60 apa­dri­na­mien­tos y mi idea es ex­ten­der el pro­yec­to a clien­tes y pro­vee­do­res mé­di­cos, co­mer­cia­les... Pue­de con­ver­tir­se en un pro­yec­to so­cial in­ter­na­cio­nal”, ex­pli­ca or­gu­llo­so. ha­yan pa­sa­do por nue­vos pro­yec­tos, y, por otro la­do, el me­jor en­tre­na­mien­to pa­ra em­pren­der al­gún día es ha­ber em­pren­di­do den­tro de una or­ga­ni­za­ción, aun­que no fue­se con ca­pi­tal pro­pio”.

Pa­ra que sur­jan em­pren­de­do­res cor­po­ra­ti­vos, la em­pre­sa de­be pro­mo­ver­lo ac­ti­va­men­te con el apo­yo de la di­rec­ción, ya sea en­tre to­da la plan­ti­lla o sólo en de­par­ta­men­tos de­ter­mi­na­dos. Ca­da vez más em­pre­sas tie­nen he­rra­mien­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra sa­car el la­do in­tra­em­pren­de­dor de sus pro­pios em­plea­dos. Ya exis­ten in­clu­so pro­gra­mas in­for­má­ti­cos: por ejem­plo, la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca iSo­co desa­rro­lla pla­ta­for­mas co­la­bo­ra­ti­vas en la que los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos o em­plea­dos pue­dan apor­tar sus ideas, in­ter­cam­biar opi­nio­nes y me­jo­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas de un de­ter­mi­na­do pro­yec­to, pro­duc­to o ser­vi­cio. Los em­plea­dos de Fran­ce Te­le­com Es­pa­ña, a tra­vés de la in­tra­net, pue­den pro­po­ner ideas que me­jo­ran pro­ce­sos in­ter­nos, pro­duc­tos y ser­vi­cios, la ex­pe­rien­cia de los clien­tes o las re­la­cio­nes em­plea­do-em­pre­sa. “Has­ta el mo­men­to, se han re­ci­bi­do 1.570 ideas de 470 em­plea­dos y un 4% se han pues­to en mar­cha”, ex­pli­ca la em­pre­sa. Los tra­ba­ja­do­res de Ga­lli­na Blan­ca, por su par­te, se reúnen regularmente en equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res lla­ma­dos Inno-cells, pa­ra tra­tar des­de fór­mu­las de fu­tu­ros pro­duc­tos has­ta sa­bo­res o en­va­sa­do: de esos equi­pos de­ri­van lue­go de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas de la com­pa­ñía. “La idea es ca­na­li­zar to­do el ta­len­to y po­der crea­ti­vo de los em­plea­dos y que ellos tam­bién sean par­tí­ci­pes de las de­ci­sio­nes de la em­pre­sa”, des­ta­ca la fir­ma. En In­foJobs se or­ga­ni­zan se­sio­nes pa­ra que los em­plea­dos pue­dan pro­po­ner nue­vas ideas a la di­rec­ción ge­ne­ral o de mar­ke­ting.

“El apo­yo de la di­rec­ción es vi­tal pa­ra que sur­jan in­tra­em­pren­de­do­res, ya que cuan­do un em­plea­do tie­ne una idea in­no­va­do­ra que no con­si­gue desa­rro­llar en el mar­co de su pro­pia com­pa­ñía, la frus­tra­ción pue­de ten­tar­le a mar­char y ex­plo­tar­la por su cuen­ta con un ne­go­cio pro­pio, una pér­di­da de ta­len­to pa­ra la em­pre­sa”, aler­ta el pro­fe­sor Rou­re.

GETTY IMAGES

Las em­pre­sas de­ben re­co­no­cer a sus em­plea­dos más in­no­va­do­res

Fuente: GEM 2011 Glo­bal Re­port LA VAN­GUAR­DIA

DKV / ARCHIVO

Ja­vier Martínez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.