Re­fu­gio de si­len­cio y so­sie­go

Una ma­sía del XVIII, en el ma­ci­zo del Ga­rraf y pró­xi­ma al mo­nas­te­rio bu­dis­ta de la Pla­na No­ve­lla, ideal pa­ra ar­mo­ni­zar cuer­po y men­te

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea Fo­tos: Car­les Cas­tro ca­sas@lavan­guar­dia.es

En el im­po­nen­te ma­ci­zo del Ga­rraf pre­do­mi­na el pai­sa­je de des­nu­da ro­ca cal­cá­rea ro­dea­da de ma­to­rral, mo­tea­do en de­ter­mi­na­das zo­nas por el vi­vo ama­ri­llo de la man­za­ni­lla y el ver­de de los aro­má­ti­cos to­mi­llo y ro­me­ro. En otros en­cla­ves,

el pai­sa­je se sua­vi­za por la pre­sen­cia de gru­pos de ár­bo­les de dis­tin­tas es­pe­cies, cuan­do no de tu­pi­do bos­que me­di­te­rrá­neo de pi­nos y en­ci­nas. Bro­ta tam­bién ale­gre­men­te, por allí y por allá, el pal­mi­to ( margalló en ca­ta­lán), una co­que­ta pal­me­ra enana en­dé­mi­ca de la zo­na y fe­liz­men­te muy pro­te­gi­da.

Res­tan asi­mis­mo rui­nas de an­ti­guas po­bla­cio­nes des­apa­re­ci­das, co­mo Ja­fra y sus mis­te­rio­sas le­yen­das, o de ma­sías aban­do­na­das tiem­po ha por sus ocu­pan­tes. Y en lo al­to de una de las mon­ta­ñas, se­ño­rea el ma­jes­tuo­so Pa­lau No­ve­lla, an­ti­gua ma­sía de la fa­mi­lia Ra­ven­tós, que fue ad­qui­ri­da en 1875 por Pe­re Do­mè­nech i Grau, un in­diano que hi­zo for­tu­na en Cu­ba.

Es­te trans­for­mó la an­ti­gua ha­cien­da ru­ral en un opu­len­to pa­la­cio de es­ti­lo ecléc­ti­co, con una mez­co­lan­za de ele­men­tos neo­clá­si­cos, ba­rro­cos, orien­ta­les y ára­bes. Al ca­bo de unos años Do­mè­nech se arrui­nó y, pa­ra­do­jas del des­tino, el ple­tó­ri­co pa­la­cio se con­vir­tió en un tem­plo de la in­ma­te­ria­li­dad al ser ad­qui­ri­do por una co­mu­ni­dad bu­dis­ta que, des­de en­ton­ces im­par­te es­tu­dios, en­se­ñan­zas y prác­ti­cas re­la­cio­na­das con es­ta re­li­gión no teís­ti­ca.

To­do ello vie­ne a cuen­to ya que en épo­ca de los Ra­ven­tós de­pen­dían dos ma­sías: Les Pi­ques y el Co­rral Nou, co­no­ci­do tam­bién co­mo la Ca­sa Pe­ti­ta. La pri­me­ra es­tá en rui­nas y la se­gun­da, de­di- ca­da en sus ini­cios a la ga­na­de­ría ovi­na y, tras mu­chos usos, opera hoy co­mo pe­que­ño ho­tel ru­ral con en­can­to.

El Co­rral Nou fue eri­gi­da en el si­glo XVIII y de­pen­den de ella 25 hec­tá­reas de te­rreno, en su bue­na par­te ap­to pa­ra el cul­ti­vo de fru­ta­les. Con una su­per­fi­cie de 600 m2, dis­tri­bui­dos en plan­ta ba­ja y pri­me­ra, la es­truc­tu­ra con­ser­va su pu­re­za ori­gi­na­ria de ca­sa ru­ral. Pe­ro en su in­te­rior sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios efec­tua­ron una ra­di­cal trans­for­ma­ción pa­ra ade­cuar­la co­mo ho­tel, pre­ser­van­do los ele­men­tos de ma­yor va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co. En co­la­bo­ra­ción con la de­co­ra­do­ra An­na Vi­la­no­va, or­na­men­ta­ron los es­pa­cios con mue­bles an­ti­guos ad­qui­ri­dos en mer­ca­di­llos de al­mo­ne­da, de es­ti­lo ca­ta­lán, pro­ven­zal y tos­cano, amén de mo­bi­lia­rio pro­ce­den­te de su fa­mi­lia.

Tras el ves­tí­bu­lo, en la plan­ta ba­ja se ha­lla la an­ti­gua co­ci­na, don­de se ha con­ser­va­do el ho­gar y un horno de pan per­fo­ra­do en la pa­red, re­con­vir­tién­do­se el res­to en un aco­ge­dor sa­lón. Con­ti­guo a es­te se ubi­ca una zo­na des­ti­na­da a co­me­dor al la­do de la co­ci­na, equi­pa­da con elec­tro­do­més­ti­cos in­dus­tria­les pa­ra aten­der a los hués­pe­des. Por su par­te, el co- me­dor se pro­lon­ga en otro agra­da­ble sa­lón, con una zo­na pa­ra jue­gos de me­sa. Es­ta es­tan­cia conecta a su vez con otra diá­fa­na pa­ra ha­cer gim­na­sia y yo­ga so­bre un sue­lo de par­quet na­tu­ral, pa­vi­men­to que es­tá pre­sen­te en otras es­tan­cias de la ca­sa. El re­cién men­cio­na­do sa­lón y la co­ci­na dan a sen­dos agra­da­bles pa­tios in­te­rio­res ajar­di­na­dos con pér­go­las pa­ra pro­te­ger­se del sol.

En la pri­me­ra plan­ta, y en torno a una sa­la dis­tri­bui­do­ra, se re­par­ten las sie­te ha­bi­ta­cio­nes de los hués­pe­des, de­co­ra­das con cui­da­do es­ti­lo rús­ti­co pro­ven­zal y ju­gan­do con los co­lo­res. Ca­da dor­mi­to­rio dis­po­ne de cuar­to de ba­ño pro­pio, que ar­mo­ni­za con el es­ti­lo y to­na­li­da­des de la ha­bi­ta­ción.

Por úl­ti­mo, des­de la co­ci­na par­te una es­ca­le­ra que con­du­ce a la zo­na pri­va­da don­de vi­ven los pro­pie­ta­rios. Cons­ta de un sa­lón, con sa­li­da a una te­rra­za , una am­plia ha­bi­ta­ción con cuar­to de ba­ño y, en un ni­vel su­pe­rior, un es­tu­dio con mu­cho en­can­to.

Ca­sa u ho­tel ideal pa­ra un gru­po de per­so­nas aman­tes de la tran­qui­li­dad y del cul­ti­vo de la paz es­pi­ri­tual. A 20 mi­nu­tos an­dan­do y a 10 en bi­ci es­tá el mo­nas­te­rio bu­dis­ta de la Pla­na No­ve­lla.

5

1

2

6

7

3

8

me­sa es­cri­to­rio y un mue­ble pro­ven­zal

1 y 2 La an­ti­gua co­ci­na se ha trans­for­ma­do en un cá­li­do sa­lón que con­ser­va to­da­vía el an­ti­guo ho­gar y un horno de pan in­crus­ta­do en la pa­red

3 Otro de los sa­lo­nes con bi­blio­te­ca y zo­na de jue­gos de me­sa

4 Sa­la dis­tri­bui­do­ra de las ha­bi­ta­cio­nes de­co­ra­da con un an­ti­gua

5 Vis­ta de la ma­sía del Co­rral Nou ro­dea­da del agres­te pe­ro se­duc­tor pai­sa­je del ma­ci­zo del Ga­rraf

8 Pe­se a ser la co­ci­na de un ho­te­li­to y es­tar equi­pa­da con elec­tro­do­més­ti­cos in­dus­tria­les, ex­ha­la un am­bien­te cá­li­do y fa­mi­liar

9 Uno de los ba­ños de las ha­bi­ta­cio­nes, que ha re­cu­pe­ra­do una an­ti­guo fre­ga­de­ro de co­ci­na de már­mol a mo­do de la­va­ma­nos. El

blauet de la pa­red con­tras­ta con los

10 Fachada prin­ci­pal, orien­ta­da a sud­es­te, con la puer­ta de en­tra­da a la ma­sía

azu­le­jos ocres de ba­rro co­ci­do

11 Uno de los dos pa­tios in­te­rio­res ajar­di­na­dos. Cuen­ta con una zo­na de es­tar y otra de desa­yuno ba­jo una pér­go­la re­cu­bier­ta de gli­ci­na, aho­ra ador­me­ci­da por el in­vierno

6 y 7 Dos de las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel en las que se apre­cia el es­me­ro y crea­ti­vi­dad que se han pues­to en la ori­gi­nal de­co­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.